www.madridiario.es
    20 de junio de 2019

Dirección General de Patrimonio Cultural

PATRIMONIO BIC Y BIP EN RIESGO

La presa de El Gasco, entre los términos municipales de Las Rozas, Torrelodones y Galapagar, será declarada Bien de Interés Cultural (BIC) en las próximas semanas. Un camino iniciado hace años para proteger una construcción, inacabada y casi en ruinas, que guarda una interesante historia que merece la pena ser conservada y difundida. Convertirse en BIC o BIP (Bien de Interés Patrimonial) no es sencillo. Su procedimiento puede alargarse meses hasta comprobar que realmente debe ser protegido. Estos son algunos de los bienes históricos que han conseguido alzarse con una protección que exige una serie de responsabilidades que, de incumplirlas, pueden implicar graves sanciones.

La Comunidad de Madrid ha decido aumentar el perímetro protector tendido alrededor de uno de los mayores iconos de la capital, la Plaza Mayor. Desde hoy, enclaves como la Cava de San Miguel, la plaza de la Provincia y unos 300 metros de la calle Mayor entran a formar parte de este Bien de Interés Cultural (BIC). Así, Patrimonio tendrá que autorizar cualquier modificación en el aspecto de los edificios que, con este movimiento, se incorporan al catálogo. La idea es evitar que reformas sin control provoquen irremediables consecuencias en la contemplación del visitado conjunto monumental. La directora general Paloma Sobrini defiende este "paso más" en la conservación del centro, adoptado sin contestación: "Todo el mundo agradece que se mantengan su esencia y su belleza".

El Capitol y su entorno forman, por derecho propio, un monumento que debe ser protegido como Bien de Interés Cultural (BIC). Aunque sus propietarios no quieran. Así lo argumenta la Comunidad de Madrid, que ha rechazado el recurso interpuesto por la familia Carrión contra este reconocimiento. La inclusión de este exponente racionalista en el catálogo de monumentos de la región limita usos y obliga a recuperar elementos originales de la fachada en detrimento del espacio destinado a la publicidad. De paso, recuerda que el luminoso de Schweppes está sujeto a una autorización periódica. Ahora, sus gestores deberán decidir si llevan el asunto a los tribunales.

La Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid investiga la posible salida de obras de arte del palacio del Canto del Pico y si ha habido "venta irregular". Entre el inventario que las asociaciones locales creen que se ha "expoliado", se cuenta un sarcófago renacentista expuesto en un hotel de Sevilla, un traslado del que Cultura no tiene constancia.

El Palacio del Canto del Pico está a punto de cumplir un siglo y se cae a trozos. Emblema de Torrelodones, este pastiche arquitectónico es Bien de Interés Cultural (BIC) desde hace décadas, pero su actual propietario se enfrenta a la apertura de un expediente de Patrimonio si persiste en no presentar un proyecto viable de conservación. Vecinos y asociaciones han denunciado estos días, además, la pérdida del patrimonio atesorado en este palacete en el que vivió Franco, un inventario que incluye un sarcófago renacentista que hoy se expone en un hotel sevillano.

Con una excavación arqueológica previa a la rehabilitación de la tapia de la Cartuja de Talamanca de Jarama, ha emergido un tramo de muralla enterrado y con resquicios de la época visigoda; un gran descubrimiento que ha puesto a la localidad en el punto de mira y que, allí esperan, atraiga nuevos visitantes.
  • 1