www.madridiario.es
    18 de marzo de 2019

acibu

La presencia de drogas en Malasaña da un paso más. O, al menos, diferente. Al narcopiso de Tesoro 28 y el narcolocal de San Joaquín 12, ambos desmantelados y tapiados en las últimas tres semanas, se suma un narcoalmacén: varios vecinos han detectado que un domicilio del número 7 de la calle Palma está siendo utilizado para la distribución de drogas.

Dispuesta a que su barrio no muera de éxito turístico, la plataforma SOS Malasaña sigue con sus reivindicaciones. Un camino que, comenzado hace unas semanas, parece llevar a buen puerto. Queda mucho, muchísimo, por hacer, pero los vecinos ya reconocen algún avance.

"No queremos que Malasaña sea un parque temático, sino un barrio habitable y sostenible en el que la gente pueda vivir". La llamada de auxilio lanzada desde este rincón del distrito Centro, con los vecinos organizados bajo el 'grito' SOS Malasaña, parece surtir efecto. Pero los residentes piden cautela: hace solo unos días exigieron un plan de choque al Ayuntamiento, que se ha comprometido con varias medidas cuyos primeros resultados serán evaluados dentro de un mes. Quienes viven en la zona lo celebran... aunque con cautela.

Malasaña se asfixia, pero no quiere morir. Pisos turísticos, suciedad, botellones diarios, bares ilegales, venta y consumo de drogas... los problemas se acumulan y los vecinos dicen "basta". Este sábado cogen sus maletas y salen a la calle para lanzar un SOS: quieren que la alcaldesa les reciba, soluciones y que Madrid sepa cuál es la realidad de este barrio del distrito Centro.

El centro de Madrid ha acogido este sábado dos manifestaciones, una organizada por Hogar Social Madrid con el lema 'Defiende España, defiende a tu gente', y otra convocada por 'Madrid para todas' para protestar "contra el fascismo y toda forma de discriminación".
  • 1