www.madridiario.es
Daniel Luque recibe del alguacilillo las dos orejas que cortó al último toro del festejo
Ampliar
Daniel Luque recibe del alguacilillo las dos orejas que cortó al último toro del festejo (Foto: Muriel Feiner)

San Isidro: El despertar de Daniel Luque

Por Alejandro Martínez
miércoles 19 de mayo de 2021, 07:04h
Daniel Luque es uno de esos toreros que parecen jóvenes, pero que ya no lo son tanto. En otro tiempo, con 31 años y casi 14 de alternativa, el sevillano estaría abriendo carteles como el más veterano de la terna. Hoy, sin embargo, suele actuar como tercer espada en la mayoría de ocasiones. Y es que Luque es uno de esos matadores que nos siguen pareciendo jóvenes como consecuencia de un escalafón “anciano” que no parece terminar de renovarse nunca.

Un buen ejemplo de ello era el cartel del sexto festejo de la “nueva” Feria de San Isidro, que se celebra en el Palacio de Vistalegre: los tres diestros anunciados sumaban la friolera de (casi) 65 años de alternativa. Los 30 años, ¡30!, de Finito de Córdoba; 21 de El Fandi; y los ya citados 14 de Daniel Luque. ¿Cómo puede resultar atractivo un espectáculo cuyos protagonistas son los mismos desde hace dos o tres décadas?

Al menos Luque, un ya no tan joven torero que se pasó años compartiendo los mejores carteles de las grandes ferias con las principales figuras del toreosin lograr grandes triunfos, parece haber despertado por fin. Siempre se le adivinaron buenas condiciones, pero nunca terminó de dar el paso. En las grandes citas, apuntaba, pero no disparaba. Hasta ahora.

Ya se escuchabanen las últimas temporadas algunas voces que lo anunciaban, sobre todo desde Francia: “Luque está en muy buen momento”. Pero siempre quedaba la duda. Hasta hoy. Esta tarde, en Vistalegre, el de Gerena firmó una seria actuación, basada en la firmeza y la actitud, que le valió el premio de la puerta grande.

Dos orejas paseó tras tumbar de un estoconazo de efecto fulminante al toro que cerró plaza. Un premio excesivo que no debe empañar, sin embargo, el conjunto de sus labores. A sus dos oponentes, los mejores de la deslucida corrida de Fuente Ymbro, los entendió y supo aprovechar. A su primero, de mayor entrega por el pitón izquierdo, le toreó templado y profundo al natural, aunque sin llegar a cuajarlo. De uno en uno, y casi siempre por alto, inteligente para conectar con el público, solventó las dificultades que plateó el animal por el lado derecho.Seguramente habría cortado una oreja, pero una estocada defectuosa y los repetidos errores con el descabello lo dejaron todo en una ovación.

Se quitó la espina frente al sexto, que, al contrario que su hermano, se mostró bondadoso por el pitón derecho, y más corto y violento por el izquierdo.Pese a que en ocasiones se colocó al hilo, ejecutó algunas tandas en redondo de estimable trazo, templanza y hondura, abrochadas por largos pases de pecho o hermosos remates por bajo.

Muy diferente fue lo realizado por sus dos compañeros, cuya resurrección sí que se antoja imposible. Si desconfiado se mostró Finito, especialmente frente al cuarto, al que no quiso ni ver; la tarde de El Fandi fue todo un alarde de su innata y desesperante vulgaridad. Al noble y soso segundo lo molió a trallazos y ante el quinto, que reponía y se defendía, tiró pronto la toalla. ¡Retírense ya, por favor!

FICHA DEL FESTEJO

Toros de FUENTE YMBRO, bien presentados, pero de deslucido juego en conjunto. FINITO DE CÓRDOBA: silencio y leves pitos tras aviso. EL FANDI: silencio en ambos. DANIEL LUQUE: ovación con saludos tras aviso y dos orejas. Plaza de Vistalegre, 18 de mayo, 6ª de Feria. Alrededor de 1.000 espectadores de un aforo permitido de 6.000 localidades.

Crónica del festejo anterior

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios