www.madridiario.es
Gonzalo Caballero en el inicio de su faena de muleta al último de la tarde
Ampliar
Gonzalo Caballero en el inicio de su faena de muleta al último de la tarde (Foto: PLaza1)

San Isidro: tres banderilleros nos salvan del aburrimiento general

Por Emilio Martínez
viernes 13 de mayo de 2022, 08:57h
Los hombres de plata no sólo también tienen su corazoncito, sino que en ocasiones brillan más que sus jefes. Y escuchan los únicos restallantes aplausos del festejo. Cual aconteció en esta quinta corrida del serial isidril, un muermo generalizado, con José Chacón, Raúl Rodríguez y Fernando Sánchez como excepciones de lucimiento con los rehiletes. Del conjunto plúmbeo la mayor parte de la culpa recayó en un encierro bronco, insípido y sin fijeza de El Torero, aunque los jefes, o sea los de oro y a pie, justos de musas, en vista del panorama acabaron sin pena ni gloria sus respectivas labores.

No obstante, uno de ellos, Gonzalo Caballero, que volvía a la cátedra -donde fue obligado a saludar al destrenzarse el padeíllo- y que en las dos anteriores ocasiones resultó herido de mucha gravedad, tampoco aprovechó el único bicorne con algo de codicia y movilidad, el sexto, de nombre Virtuoso, al que hizo honor, aunque tampoco para tirar cohetes. Mas ya se sabe que en el país de los ciegos… Pues, eso.

Es cierto que el coletudo abrió la faena doblándose por bajo y sacándolo a los medios, pero luego no estuvo a la altura y tras unos doblones por bajo, sólo apuntó algún muletazo digno de mención. Es posible que de haber actuado con más festejos -sólo uno el año pasado- hubiera brillado más, pero no deja de ser una especulación.También le correspondió antes el único que mostró cierto amenazante peligro por ambos pitones hasta que se rajó y su matador anduvo con cierta soltura y valor.

Con éste sí que se lució Raúl Ruiz con dos pares soberbios, como sus colegas José Chacón -igualmente excelente en la brega con el que abrió plaza- y Fernando Sánchez en el cuarto también al banderillear. El animal, rebrincadito, poco dejó hacer a un Antonio Ferrera gris que pronto tomó la decisión de despenarlo. Con el anterior, de similar catadura y además muy flojo, el ibicenco-extremeño no se complicó y no pasó de anodino.

Algo mejor, sin exagerar, estuvo Daniel Luque con el descastado sobrero de Montealto, con el que logró el único momento artístico de toda la tarde con el capote al recibirlo con bellas verónicas, antes de aburrirse en el último tercio. Y algo peor anduvo el sevillano con el otro, en una labor larga y tediosa en la que no supo evitar continuos enganchones con la flámula.

FICHA

Toros de EL TORERO, bien presentados, astifinos y muy ofensivos de cabeza, mansos -con el 3º comn mucho peligro-, y que no dieron juego. 5º, sobrero de MONTEALTO -al ser devuelto por inválido el de la divisa titular-, descastado. ANTONIO FERRERA: silencio; silencio. DANIEL LUQUE: silencio; silencio. GONZALO CABALLERO: silencio, palmas de despedida. Plaza de Las Ventas, 12 de mayo, 5ª de feria. Tres cuartos de entrada (16.591 espectadores, según la empresa).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios