www.madridiario.es
La reapertura de clínicas de fisioterapia, clave para recuperar a pacientes que han superado el Covid-19
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

La reapertura de clínicas de fisioterapia, clave para recuperar a pacientes que han superado el Covid-19

jueves 07 de mayo de 2020, 07:00h

Las clínicas de fisioterapia reabrieron sus puertas este lunes bajo un estricto marco de seguridad. Si bien han prestado servicios de urgencia durante el estado de alarma, ahora retoman su actividad diaria con dos nuevos perfiles de pacientes. Por un lado, personas que han superado el Covid-19 y que requieren de su ayuda para acelerar el proceso de recuperación funcional y, por otro, quienes han sufrido lesiones deportivas durante el confinamiento.

La paulatina reapertura de los centros se produce con medidas extraordinarias, como la desinfección pormenorizada de instalaciones, el empleo de equipos de protección individual por parte del personal o la imposibilidad de que los usuarios compartan sala de espera. “Se han mejorado los protocolos de higiene de superficies, que ahora son incluso más exquisitos que antes, algunas clínicas han optado por el ozono y otros por virucidas recomendados a nivel oficial”, explica Aurora Araujo, decana del Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid.

La decana transmite un mensaje de tranquilidad a los potenciales pacientes: “Quienes no se han visto preparados han decidido no abrir aunque pierdan volumen de trabajo”. En Fuenlabrada, la clínica Zamar se ha encontrado con problemas de desabastecimiento de algunos materiales, pero han conseguido hacer acopio de estos a tiempo para retomar su actividad el 4 de mayo. “La semana pasada no encontrábamos guantes de nitrilo, mascarillas quirúrgicas suficientes ni batas para tratar a personas con dificultades respiratorias”, señala Sonia de Marco, una de sus fisioterapeutas. No obstante, ahora que disponen de stock suficiente trabajan con todas las garantías higiénico-sanitarias.

(Fuente: Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España)

Además de las dolencias habituales, los fisios deberán atender en las próximas semanas cuadros patológicos derivados del coronavirus. La fisioterapia ayuda a reeducar el patrón ventilatorio que deja la neumonía bilateral y fortalece la capacidad pulmonar perdida a la par que mitiga la debilidad muscular asociada a largos periodos de encamamiento. De hecho, Sonia de Marco indica que hay evidencia de que “disminuye la estancia en la UCI” de los contagiados. “Pasan muchos días en reposo, sin moverse y podemos ayudarles con sus limitaciones funcionales”, sostiene.

En la misma línea, Aurora Araujo reconoce que los ingresos se han prolongado por la “escasez” de fisioterapeutas en los hospitales. De los más de 11.000 colegiados en la región, tan solo unos 1.100 trabajan en la Sanidad pública. “Somos muy pocos para la cantidad de ingresados y las altas se han demorado por la lenta recuperación de los pacientes, ya que no dábamos abasto”, lamenta. Después de 25 años de trayectoria, a la decana le ha impactado “la debilidad extrema de los pacientes en planta” y ver que “la mayoría no toleraba ni estar sentados”.

Por ello, se ha mostrado preocupada por el “alto nivel de dependencia” que pueden presentar cuando regresen a sus domicilios. Salen del hospital con un programa para hacer ejercicios en casa, pero considera que muchos necesitaran acudir a profesionales. Además, Araujo pone el foco en los beneficios que la fisioterapia puede reportar a nivel cardiovascular y a prevenir el riesgo de sufrir trombosis, secuelas asociadas a las condiciones de estos pacientes.

Asimismo, la decana insta a las autoridades a “aprender de lo que hemos vivido y estudiar las necesidades” de cara a estar preparados ante un posible rebrote del virus más adelante. “La ratio de fisioterapeutas está muy por debajo de la recomendada para una correcta atención”, se queja. Para asegurar un trato acorde a la demanda, considera que el número de efectivos debería “duplicarse, fácilmente”.

Fisioterapia online internacional

Sonia de Marco ha pasado consulta vía online, y de forma altruista, a decenas de afectados por la pandemia. Durante la cuarentena no ha cesado su labor docente en el Centro Universitario San Rafael-Nebrija, pero su clínica sí se vio obligada a cerrar. Un escenario en el que sentía “tener parte de la vocación parada”. Por ello, habilitó un correo electrónico -sonimarcocovid@gmail.com- para ofrecer un servicio gratuito a personas con Covid-19 “pensando que no tendría trascendencia”. Sin embargo, la rápida difusión por redes sociales le ha permitido abordar más de 100 casos. Algunos contactaron con ella desde México, Perú o Ecuador.

A través de videollamada también ha dado instrucciones a otros compañeros que han recurrido a sus conocimientos como especialista en fisioterapia respiratoria. En las últimas semanas, ha tratado a personas que han padecido la enfermedad en un estadio de gravedad medio. “La gran mayoría sí han estado ingresados, pero no en la UCI”, aclara. Algunos de ellos han pasado por el recién clausurado hospital de Ifema.

En ellos ha detectado sintomatología como pérdida de la capacidad pulmonar y cansancio al realizar actividades básicas. No obstante, ha comprobado que esa sensación de fatiga se reduce, “o al menos no empeora”, cuando “son buenos alumnos y hacen los ejercicios que les mando”. Con la reapertura de las clínicas y la progresiva remisión de los contagios, entiende que esta atención virtual disminuirá, pero asegura que “mientras continúen las llamadas, seguiré contestando”.

Aumento de las lesiones deportivas

Al margen de las patologías ligadas al coronavirus, en los centros fisioterápicos se espera “un pico de lesiones deportivas”, augura de Marco. La causa, la actividad física realizada de manera incorrecta durante el confinamiento, como sentadillas mal ejecutadas. “La profesionalidad de los canales de Youtube a veces deja mucho que desear”, comenta. “El ejercicio en casa ha resultado bien intencionado, pero mal dosificado”, añade Aurora Araujo.

La máxima representante del Colegio también pone de relieve la posible aparición de cuadros graves por los que antes se acudía al fisioterapeuta de inmediato y ahora, por miedo, “la gente espera mucho”. Además, advierte del riesgo de caídas y fracturas de personas mayores tras dos meses en los que “apenas se han movido”. A aquellos que han vuelto a practicar deporte al aire libre en la desescalada les pide que incorporen este hábito “de forma progresiva”. A las personas con patologías de base como diabetes o hipertensión, los invita a consultar a un especialista antes de retomar el ejercicio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios