www.madridiario.es
La 'Vaquilla' corre al frente de una multitud de participantes
Ampliar
La 'Vaquilla' corre al frente de una multitud de participantes (Foto: Ángel Serrano (Ayto. Fresnedillas))

La ancestral 'Fiesta de la Vaquilla' regresa a Fresnedillas

La tradición que se remonta a los celtas

domingo 19 de enero de 2020, 09:08h

La 'Fiesta de la Vaquilla' es una celebración insustituible del municipio de Fresnedillas de la Oliva, al oeste de Madrid. Una celebración milenaria que implica a todos sus vecinos para pasar una velada de risas, fiesta y convivencia de unos y otros con los más de 2.000 visitantes foráneos que cada año llenan la plaza del Ayuntamiento y los lugares de hospedaje del lugar.

Arranca desde la noche del 19 de enero, en la que los "mozos" colocan el carro en la plaza, e históricamente pasaban la madrugada en vela acompañados de alcohol de alta graduación. Al día siguiente, 20 de enero, se celebra San Sebastián y es el momento más importante de la celebración en la que desde por la mañana se organizan eventos como carreras y una misa especial, y se van dando a conocer a los peculiares personajes de esta tradición, que se alarga hasta el día siguiente e incluso al sábado próximo.

Escribano e Hilandera de la edición de 2015

El elenco de personajes consta del 'Alcalde y el Alguacil', que ataviados con vistosos trajes y sombreros dan comienzo a la velada. Le siguen el 'Escribano y la Hilandera', ambos representados por hombres que conforman lo más grotesco y desenfadado de la tradición popular. Los acompañan los 'Judíos', que estarían formados por la mayoría de jóvenes de la población. Y, cómo no, la 'Vaquilla', motivo principal del festejo, "de cuya sangre deben beber los 'Judíos', que no es otra cosa que vino, explican fuentes del municipio.

El pueblo, con un total de unos 1.500 habitantes, congrega en esta velada "entre 3.000 y 4.000 personas" que disfrutan de una fusión de tradiciones difícil de imitar. El origen de los ritos es anterior a Cristo, de las culturas prerromanas de la península, predominantemente la celta. A lo largo de los años acabó fusionandose con el imaginario popular de la tradición Cristiana y evolucionando hasta lo que hoy en día supone un "rito de iniciación" para todos sus habitantes.

Para los que se salten el orden establecido de la fábula existen también unas "multas" económicas que se suman al bote popular con el que la última noche se invita a comida y bebida tradicionalmente a las autoridades. Hoy en día es para todos los asistentes. Como explican los organizadores, se trata de una celebración muy arraigada y gran parte de su ambiente se vive en la intimidad, "sobre todo los jóvenes".

Cencerros usados por los participantes durante la carrera

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios