www.madridiario.es
La capital pide que la M-61 discurra en trinchera

La capital pide que la M-61 discurra en trinchera

Por Carmen M. Gutiérrez
miércoles 16 de julio de 2008, 00:00h
El Ayuntamiento de Madrid también presentó sus alegaciones al proyecto al cierre norte de la M-50, conocida también como M-61. En su escrito solicita que la carretera discurra en trinchera a su paso por la futura Casa de Campo del Norte.
La delegada de Medio Ambiente, Ana Botella, expuso este miércoles durante la Comisión Permanente de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid las alegaciones y observaciones presentadas por su departamento al proyecto de la M-61, que atravesará bajo tierra el monte de El Pardo, y la futura Casa de Campo del Norte.

Entre las propuestas está la de construir la carretera en trinchera y con falsos túneles en los puntos más altos a su paso por la futura Casa de Campo del Norte, con el objetivo de salvaguardar así "una de los últimos espacios en las inmediaciones de la ciudad de Madrid que conserva el paisaje tradicional de cultivos agrícolas extensivos y campos sin grandes transformaciones antrópicas".

En relación a esta alternativa propuesta por el Consistorio, el concejal socialista de Medio Ambiente, Pedro Santín alertó sobre la cantidad de escombros que generaría la propuesta de la delegación de Medio Ambiente y su difícil gestión.

Asimismo, la capital pide que se estudie un trazado alternativo para evitar daños en un pinar situado dentro del polígono de Valverde por ser de los pocos espacios arbolados de la zona.

Parte de las propuestas del Ayuntamiento a la carretera proyectada por la Comunidad se centran en solicitar que se amplíen aquellos aspectos del estudio de impacto ambiental que están "insuficientemente desarrollados". Entre ellos se encuentran los relativos a la afección acústica de la infraestructura, la influencia en las reservas de agua subterránea, las emisiones de gases contaminantes del túnel que cruzará el monte de El Pardo o el impacto de los elementos auxiliares de la obra.

El Ayuntamiento también propone medidas compensatorias. Según aseguró Botella exigirán que cualquier afección a la vegetación se realice con el consentimiento de su departamento y que los trasplantes de árboles se efectúen entre noviembre y marzo, las fechas más adecuadas.

Tanto el concejal socialista de Medio Ambiente como la edil de Izquierda Unida argumentaron tras la intervención de Botella que las alegaciones del Ayuntamiento responden a intereses políticos más que a un estudio del impacto que causará la M-61 en la capital. La delegada negó estas acusaciones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios