www.madridiario.es
El agua toma la palabra

El agua toma la palabra

Por Carmen M. Gutiérrez
domingo 06 de julio de 2008, 00:00h
La importancia vital del agua, su poder destructivo o la influencia que ejerce en las diferentes culturas de todo el planeta son tan solo algunos de los mensajes que pueden aprenderse en la Expo de Zaragoza sobre este recurso tan preciado como limitado.
La Exposición Internacional de Zaragoza ha decidido darle voz al elemento líquido. Bajo el lema 'Agua y desarrollo sostenible', 140 pabellones, 5.000 espectáculos y 2.000 expertos procuran ser los portavoces del agua y las buenas prácticas medioambientales.

Pabellón de EspañaEn la Expo una multitud de mensajes relacionados con el agua llega a los sentidos de los visitantes. Vivir un tsunami en el Pabellón Agua Extrema o una lluvia tropical en el dedicado al Caribe son algunas de las experiencias que puede tener el público que asista a esta exposición internacional hasta el 14 de septiembre.

Torre del Agua Este tipo de espectáculos, los que simulan la realidad, son los más buscados por los visitantes. Por ello, las filas de espera más largas se forman junto a los pabellones donde se proyectan vídeos en 4D, como los de Kuwait y Japón, o en el de Alemania, que ofrece un viaje en barca. Junto a ellos, el recinto dedicado a España y el Acuario son los más solicitados.

También la Torre del Agua es de visita obligada. El símbolo vertical de la Expo, con forma de gota de agua, es un edificio vacío en cuyo interior el diseño, la música, el color y las exposiciones que alberga simulan una ascensión que va desde la vida natural y su dependencia del agua hasta la vertiente más antropológica y cultural del agua.

El hueco central del edificio está ocupado por la sugerente escultura Splash. Suspendida del techo del edificio, una gota de agua fragmentada representa la importancia de la más mínima cantidad de este recurso fundamental para la vida, así como su poder destructor.

Cerca de la Torre del Agua, otra escultura recibe a los visitantes. Se trata del Alma del Ebro, una cabeza pensante formada con palabras que trata de evocar el decisivo papel que tiene la acción humana en el futuro del planeta.

La Expo de Zaragoza no solo da lugar a experimentar fenómenos extremos, al entretenimiento y a las sensaciones. Hay, además, mucha información útil que pretende mejorar el comportamiento medioambiental de las sociedades y de las personas.

Oikos Llama la atención la casa sostenible Oikos, un experimento del CSIC que tras su paso por Zaragoza se instalará en Madrid. Oikos puede parecer una casa del futuro, pero las tecnologías aplicadas ya existen, como las pilas de hidrógeno, la geotermia y otras energías verdes. Además, la instalación ofrece una visión de la crítica situación energética actual.

También hay numerosos espectáculos, como el que se representa cada noche en el Iceberg de cartón piedra instalado en el Ebro. Escenifica el paso de la situación actual del planeta, castigado por la contaminación y la falta de conciencia de sus habitantes, a una mejora del medio ambiente, que va unida indispensablemente a un cambio de los hábitos de la sociedad.

Un cambio que no todos los visitantes a la Expo están dispuestos a dar, a la vista de algunos pequeños detalles, como el resultado de una encuesta a la salida de Oikos. Se pregunta al público si está dispuesto a cuidar mejor el agua en casa. Un 37 por ciento de las más de 50.000 personas que habían contestado había pulsado el botón de no. Además, el contenido de las papeleras de colores para reciclar mostraba que este hábito aún no ha calado en parte de la población.

El objetivo de la Expo, influir en este cambio de mentalidad, encuentra cierta resistencia todavía en la actualidad, aunque siempre queda la esperanza de que entre los cientos de mensajes que encuentra el visitante en las 25 hectáreas del recinto alguno le llegue a lo más profundo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios