www.madridiario.es
La vivienda como polémica

La vivienda como polémica

Por Carmen M. Gutiérrez
viernes 15 de febrero de 2008, 00:00h
Dentro de las provocativas propuestas de Madrid Abierto, Santiago Cirugeda ha puesto de relieve el problema que la vivienda supone para las rentas bajas. Una casa construida con técnicas de bricolaje, pensada para "okupar" azoteas, llama la atención en pleno Paseo de Recoletos durante estos días en los que el arte ha salido a la calle.
La vivienda situada frente a la fuente de la diosa Cibeles es el último diseño del arquitecto Santiago Cirugeda para habitar azoteas. Aún no es definitivo, pero el sevillano ya ha probado la utilidad de otras creaciones parecidas. El objetivo es proporcionar recursos para resolver los altos precios de la vivienda, explica.

La solución que ofrece está expresamente prohibida por la normativa de varias ciudades españolas y, por ahora, ninguna de sus viviendas para azoteas han tenido que enfrentarse a la ley. Pero está convenido de que llegado el caso la justicia le dará la razón. El hecho de que sean construcciones reversibles que no producen daños en el inmueble puede ayudar, también que no haya fines lucrativos.

"El fin no es hacer algo ilegal, sino que cambie la normativa", asegura el arquitecto, que quiere sentar jurisprudencia y conseguir que esta alternativa barata para vivir bajo un techo pueda utilizarse sin riesgo.

Hasta ahora, según asegura, siempre ha ganado los juicios que se han derivado de sus obras, como el primero al que tuvo que enfrentarse. Según relata, para protestar contra la falta de columpios en Sevilla instaló algunos sobre contenedores de obra, para los que sí tenía licencia. Esta intervención le permitió llamar la atención sobre esa carencia. "Trabajo al filo de la legalidad", sentencia.

El objetivo del proyecto que presenta Cirugeda en Madrid Abierto es dar una solución habitacional a personas con recursos bajos: una casa de este tipo de unos 45 metros cuadrados puede costar unos 24.000 euros y además no hay que pagar el suelo. "Si me llama gente con intención de especular los mando a paseo, ellos pueden copiar o robar lo que quieran".

El arquitecto ofrece asesoría para la construcción de la vivienda, así como los estudios de sobrecargas y la redacción del contrato de arrendamiento, ya que la idea es que todos los vecinos del edificio estén de acuerdo en tener un nuevo inquilino. Así, con el alquiler que reciban pueden costear los gastos de comunidad, comenta.

Pero ¿esto es arte? Madrid Abierto opina que "hay que alejarse de los conceptos preconcebidos sobre lo que debería ser el arte público". Cirugeda prefiere que se le trate como arquitecto porque "el arte hace que se desacrediten los trabajos". En cualquier caso, la polémica y el arte hace tiempo que van unidos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios