www.madridiario.es
Alfonso Serrano: “Nada le haría más daño a Sánchez que una amplísima mayoría de Ayuso”
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

Alfonso Serrano: “Nada le haría más daño a Sánchez que una amplísima mayoría de Ayuso”

“El comunismo de hoy no es el de la Transición”

viernes 30 de abril de 2021, 07:40h

Fue director de campaña de Isabel Díaz Ayuso cuando la actual presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección el próximo 4 de mayo se presentó a los comicios de 2019. Entonces, dice Alfonso Serrano a Madridiario, la mandataria “era solo una candidata más”, pero ahora “la conoce el 99 por ciento de los madrileños” gracias a que “allá a dónde va, despierta ilusión, ganas de tocarla, de abrazarla, de hacerse fotos...”.

En este sentido, dice Serrano, esta campaña electoral ha generado que “los que llevamos su gestión hayamos perdido el control de una parte por completo”, algo que además de no haber ocurrido nunca en la política española. “Es algo negativo para los que la dirigimos, porque queremos tenerlo todo controlado”, dice el hasta ahora portavoz del Partido Popular en la Asamblea, que sin embargo matiza: “En esta ocasión es algo muy bonito porque está saliendo de los propios madrileños con su creación de videos, camisetas, tartas y pulseras”.

“Ha habido un exceso por parte de la izquierda a la hora de tratar” las amenazas, denuncia Serrano, que aboga por seguir “lo que dicen los expertos” y ser “lo más prudentes y cautelosos posibles para dejar trabajar a las autoridades y no crear un efecto llamada”, al tiempo que achaca la “falta de propuestas y las malas expectativas” el trato dado por las formaciones de izquierda a los hechos. “Es como en un partido de fútbol, cuando el equipo malo va perdiendo y se dedica a embarrar el terreno de juego”, señala.

Pregunta: ¿Cómo está viviendo esta campaña electoral?

Respuesta: Pues con muchísima intensidad y con mucha ilusión, como no solo todos los que pertenecen al Partido Popular, sino una inmensa mayoría de madrileños. Lo hemos visto desde el día en el que se convocaron las elecciones, la presidenta Isabel Díaz Ayuso, allá por donde va, despierta ilusión, ganas de tocarla, de abrazarla, de hacerse fotos. Y la verdad es que esa ilusión y esas emociones que vemos cada día, sin duda, ayudan a que la campaña sea bastante más llevadera.

P: Independientemente de la campaña de Isabel Díaz, en general, ¿no está haciendo una campaña electoral crispada?

R: Yo creo que hay algunas formaciones que sí que tienen interés en crispar la campaña y posiblemente es porque las encuestas no le están dando lo que les gustaría o porque van a tener un resultado que evidentemente no les va a gustar. Y por eso tratan, como hace el equipo malo en los partidos de fútbol, embarrar el terreno del juego y pegar patadas en las espinillas. Por desgracia, eso en esta campaña lo estamos viendo con temas muy serios, que se están banalizando y con los que se pretende dar una imagen de Madrid que no es la realidad. Madrid es cosmopolita, abierta, solidaria, donde la gente busca su futuro y emprender sus propios sueños, es un sitio pacífico y de mucha seguridad pero hay quienes pretenden dar otra imagen de un Madrid que no existe.

P: También fue director de campaña en 2019 con Isabel Díaz Ayuso. ¿Está notando grandes diferencias en el sentir de la gente?

R: Ahora partimos de que tenemos una candidata que es conocida prácticamente por el 99 por ciento de los madrileños, y sobre todo que tiene un grado de aceptación y de apoyo que evidentemente no existía antes, cuando simplemente era una candidata en el año 2019. Por otro lado, cuando ves que el proyecto político que representa Isabel Díaz Ayuso ha trascendido, ya no solo a su persona y las siglas del propio partido, sino a una amplia mayoría de madrileños más allá de sus opciones ideológicas, supone un salto cualitativo en lo que es la campaña. Además hay un tercer factor muy importante que es que hay parte de la campaña de la que hemos perdido el control totalmente, y eso para quien tenemos experiencia en campaña suele ser algo negativo porque queremos tener todo controlado, pero en esta ocasión es algo muy bonito porque está saliendo de los propios madrileños: estamos viendo unas creatividades, vídeos, imágenes, gente que se hace pulseras, tartas, camisetas o cosas así, y eso es algo nuevo no solo con respecto a la campaña de 2019, sino en la política española. Refleja lo que es la identificación que existe en estos momentos entre la gran mayoría de los madrileños y su presidenta.

P: ¿Está siendo ese el punto fuerte de la campaña de Isabel Díaz Ayuso?

R: El punto más fuerte es que los madrileños, en este año tan difícil que hemos pasado, hemos visto cómo ha habido una presidenta que lo ha dado todo por ellos. Uno puede estar de acuerdo con unas opiniones políticas o con una ideología, pero cuando se ve que alguien está dando el callo y que se enfrenta a quien haga falta con tal de defender los intereses de los madrileños, se reconoce. La presidenta y el Gobierno regional ha estado luchando contra el virus y tratando de ayudar a los madrileños, y ha tenido enfrente a Moncloa tratando de luchar contra la propia presidenta, y eso se está viendo.

Cuando la gente de comercios y bares que durante años ha votado a otras opciones políticas dicen “yo, con Ayuso” o ves las encuestas y hay en torno a un 10 por ciento que siempre ha votado al PSOE y que va a votar a Ayuso, es porque evidentemente el proyecto, que llegados a este punto se basa en un concepto tan bonito, tan amplio y tan profundo como es la libertad, funciona. La suma de todo eso es el eje principal de la campaña.

P: ¿Cuáles son los puntos clave del programa del Partido Popular?

R: Partiendo de que el programa está impregnado de la palabra 'libertad' y que la llevamos a todos los extremos, podríamos hablar de varios bloques. En materia de economía, por ejemplo, se ha puesto en duda esta conciliación de la economía y salud, lo que nosotros creemos que es posible y lo estamos demostrando. Madrid representa el 19 por ciento del PIB nacional, por lo que si nos va mal, a España le va peor. Si la economía madrileña va bien, generaremos más riqueza y empleo, por lo tanto recaudará más y podremos seguir atendiendo los grandes servicios públicos que tiene la Comunidad Madrid. Por eso estamos trabajando en nuevas rebajas fiscales del IRPF en el tramo autonómico o del impuesto de sucesiones y donaciones.

En materia educativa defendemos la Ley de Defensa de la Libertad Educativa, el seguir construyendo y terminando los centros educativos que están pendientes de hacerlos desde punto vista de eficiencia energética, que es un compromiso de esta nueva etapa. Pero algo a lo que estamos dando muchísima importancia en esta campaña es a la crisis económica y social que ha generado la crisis sanitaria. Hay muchísima gente damnificada y hay que atenderlos, pero uno de los grupos que no podemos permitirnos tener damnificada es la juventud. En España tenemos una tasa de paro juvenil del 40 por ciento, en Madrid 10 puntos menos, pero es muy alta y hay que buscar herramientas para mejorar su formación, como por ejemplo la FP dual y bilingüe, u otras medidas para ayudarles a cabo sus proyectos vitales, como el Plan Vive.

P: A través de Twitter ha denunciado cierto “plagio” de otras formaciones de su modo de campaña.

R: Sí, ya sé a lo que te refieres. En las campañas, y yo he tenido la fortuna de trabajar en muchas, a la hora de ponerte a trabajar se mira qué se ha hecho en otros sitios, en otros momentos, en Europa, Estados Unidos...es lo normal. Lo que yo nunca veo es que la gente se copie dentro de la propia campaña, de la misma, es algo un poco “chusco”. Me resulta curioso que en el spot de campaña de la presidenta, en el que se ve una mujer haciendo algo que suele hacer con normalidad, que es correr por las calles, fuera ampliamente criticado por la izquierda y luego un día desayunamos con un vídeo de la señora que es médica, madre y que nos señala con pistolas, la candidata de Más Madrid, haya cerrado un polideportivo o un centro de atletismo para grabase su video corriendo. Llevamos un año y pico en el que la izquierda primero critica las medidas que hace el Gobierno y luego las copia, y lo mismo ha pasado con el spot, primero lo critican y luego lo copia. En cualquier caso, no está mal que imiten a Isabel Díaz Ayuso.

P: En un ejercicio de objetividad, ¿qué le están pareciendo las campañas del resto de formaciones?

R: Hay una cosa que dicen que es que cuando el adversario se equivoca, no le distraigas. Yo creo que con eso está dicho, en muchos sentidos. Cada uno tiene su estrategia, su manera de entender la política, pero hay algo que tengo claro y es que una cosa es defender el proyecto político de cada uno y criticar al adversario, eso es democracia, y otra es traspasar determinadas líneas rojas, como son los ataques personales o embarrar el terreno de juego por la falta de propuestas y de alternativa.

P: ¿Qué está pasando en esta campaña electoral con las amenazas?

R: Pues lamentablemente yo creo que aquí lo que ha pasado, y lo ha dicho la propia presidenta, es que ha habido un exceso por parte de la izquierda a la hora de tratar esta cuestión. Se ha dicho muchas veces por parte de profesionales y expertos de Interior que a estas cuestiones hay que darles la publicidad justita porque existe un efecto llamada. En cualquier caso, todo demócrata tiene que condenar y rechazar cualquier ejercicio de violencia. Nosotros no tenemos que demostrarlo porque llevamos haciéndolo desde que nació el Partido Popular y la presidenta lo ha hecho a lo largo de toda su carrera política.

Lo que no se puede hacer es utilizar algunos episodios para atacar al adversario o para victimizarse. Hay que ser muy escrupulosos, serios y rigurosos y condenar la violencia, absolutamente toda, y lo que no puede pasar es que quienes en algún momento han visto cómo otros sufríamos la violencia y la justificaban, ahora quieran dar lecciones al resto. Hasta hace poco había personas que disfrutaban viendo cómo le pateaban la cabeza a un policía nacional o llamaban 'jarabe democrático' a hacer escraches a adversarios políticos, como era Pablo Iglesias en su faceta de presentador. Ahora que lo sufre en primera persona, cosa que me parece francamente mal que lo sufra tanto él como a su familia, me alegra que lo haya entendido y que de una vez por todas todos condenemos todo tipo de violencia y todo tipo de odio.

P: ¿Ustedes también sospenchan, como ha señalado Vox, que las amenazas hacia las formaciones de izquierdas han sido provocadas por ellos mismos?

R: Me remito a que creo que hay que hablar lo justo de esta cuestión y a que cuando se da algún tipo de situación así, sea la Policía y la Justicia la que actúe mientras el resto mantiene un prudente silencio para que los responsables de las investigaciones puedan trabajar con tranquilidad, celeridad y el rigor que merece.

P: La Delegación del Gobierno ha tenido que poner escoltas a los candidatos que no contaban con seguridad hasta el momento. ¿Se ha producido un auge de inseguridad durante esta campaña?

R: Eso es un mensaje que yo creo que también tiene que ser desterrado totalmente. Madrid no es menos segura que hace una semana, ni hace quince días, ni hace un mes. Madrid es una región segura, los datos están ahí, Madrid es una ciudad abierta donde se puede caminar y estar por las noches sin problema, por lo tanto lo que tenemos que hacer es desterrar esa imagen que algunos pretenden hacer. Bienvenido sea extremar todas las medidas de precaución y seguridad, pero no para generar una falsa sensación de inseguridad, que es lo que algunos pretenden inculcar. Estamos en una campaña, en una democracia como la española, ante unas elecciones autonómicas que son fundamentales para el futuro de la Comunidad de Madrid y posiblemente el futuro de España y lo que tenemos que hacer es hablar de Madrid y no de otras cosas como quieren algunos partidos.

P: Las encuestas les dan ahora mismo una amplia mayoría

R: Las encuestas son encuestas y la única que vale es la del 4 de mayo, por lo que hay que apelar todos a esa. El proyecto político que representa Isabel Díaz Ayuso, según esas encuestas, cuenta con un amplio respaldo y es muy positivo, pero no debemos de caer en la autocomplacencia. Si todos aquellos que quieren que Isabel Díaz Ayuso siga siendo presidenta, no acuden en masa a votar el día 4 de mayo, a lo mejor lo que tenemos la noche electoral es una nueva foto del abrazo entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Hay que trabajar con las encuestas, saber cómo van, ubicarse con ellas, pero sobre todo intentar que se cumplan, y el objetivo que tenemos es ese.

La presidenta aspira a conseguir una amplia mayoría que le permita llevar a cabo su proyecto, el del Partido Popular, pactando principalmente con los madrileños para a partir de ahí trabajar durante los próximos dos años. En estos dos años, especialmente en este último, la oposición no ha estado solo sentada en los bancos de enfrente en la Asamblea, ha estado en Moncloa y Ferraz y ambos se han involucrado desde el principio en esta campaña, con el propio Pedro Sánchez y sus ministros, a los que van sacando un día sí y otro también exclusivamente para atacar a los madrileños y a la presidenta. No hay nada que más daño le haría a Pedro Sánchez en estos momentos que una amplísima mayoría de Isabel Díaz Ayuso.

P: La batalla contra el 'sanchismo' es clave también de la campaña del Partido Popular, ¿no?

R: Hombre, es que el 'sanchismo' ha estado trabajando y haciendo política contra los madrileños durante este año y medio. Nosotros lo hemos diferenciados porque estamos viendo socialistas, de la socialdemocracia clásica, que tampoco comulgan con Sánchez, que se ha apoderado del Gobierno y del propio Partido Socialista. Nosotros somos muy respetuosos con eso, pero es que este 'sanchismo' ha estado trabajando y remando una y otra vez en contra de los intereses de Madrid. Yo no he visto en ninguna campaña que le pidan la confianza a aquellas personas, a los madrileños en este caso, a los que nos han llamado insolidarios, fascistas y xenófobos. Han dicho que hacemos dumping fiscal, que si somos todos ricos, en fin, nos han llamado de todo a los madrileños. Pero no ha sido solo la izquierda, ha sido Moncloa con sus ministros diciendo que es que pagamos menos impuestos, que somos insolidarios, cuando resulta que el 70 por ciento de los fondos que tiene la caja común de las comunidades autónomas provienen de Madrid. Ante eso, yo creo que los madrileños se tienen que rebelar y que lo van a hacer el próximo 4 de mayo.

P: Si Isabel Díaz Ayuso no consigue una amplia mayoría que le permita gobernar con coalición con los madrileños, como dice, ¿van a pactar con Vox?

R: Nosotros no hacemos ningún planteamiento hasta saber cuál es el resultado de las elecciones, algo que también es una manera de entender la política y de respetar lo que tienen que ser. Quedan cuatro días por delante hasta el 4 de mayo y por lo tanto lo que tenemos que hacer es trabajar para que todos aquellos madrileños que, según esas encuestas, dicen que quieren que Isabel Díaz Ayuso sea presidenta cojan su la papeleta el día de las elecciones, la metan en la urna y tengamos a Isabel Díaz Ayuso de presidenta.

P: ¿Cómo valoran desde el Partido Popular que llamen a Vox fascistas?

R: Utilizar palabras gruesas por parte de algunos partidos responde a un interés de dinamitar la campaña porque las expectativas que tienen no son buenas. Desde el Partido Popular lo que creemos firmemente es que tenemos una democracia consolidada y plena, pero en las democracias hay matices. No es igual la democracia francesa o americana que la española, pero tanta democracia hay en Madrid como en Castilla y León, Valencia o Asturias, cada uno ejerce sus competencias de la manera en la que mejor estima, según lo que te han votado los ciudadanos. En Madrid una de las señas de identidad es libertad, o sea, esas palabras gruesas que otros partidos intentan meter en el debate electoral tienen una motivación electoral, pero lo que está en juego en Madrid es la libertad, esa manera de entender la vida que construido los madrileños en los últimos 25 años.

Muchas veces me dicen que no está en juego la libertad, pero hoy podemos elegir a qué colegio llevar a nuestros hijos, qué médico u hospital queremos según nos recomiendan o nos interesa, por ejemplo, y la izquierda quiere acabar con eso, y eso es un derecho. Si cambia el gobierno, si Isabel Isabel Díaz Ayuso no es presidenta y llega un gobierno del candidato de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en Madrid, eso se acaba. Se está cercenando la libertad, también recuperando impuestos obsoletos o subiéndolos, lo cual es una manera de ejercer también nuestra libertad fiscal dentro de lo que es el marco constitucional y las competencias que tenemos. Hay elementos suficientes como para poner en valor esa palabra.

P: Dice que fascismo es una palabra muy gruesa, pero ¿comunismo no lo es también?

R: Hombre, es que tenemos a un candidato, Pablo Iglesias, al que el otro día le preguntaron si comunismo o libertad, y constestó “comunismo, qué cojones”. Es que hay gente en este país que entre la gente de libertad comunismo tiene claro que ha elegido el comunismo, y no ese comunismo antifranquista de la época de la Transición, de una izquierda, un centro y una derecha responsables que eran capaces de sentarse y llegar a acuerdos. Esta izquierda radical y bolivariana que sufrimos los madrileños, los españoles, en los últimos años, nació precisamente denigrando a sus padres y sus abuelos, poco menos que diciendo que esa Izquierda Unida y ese Partido Comunista de la Transición habían traicionado los principios de la izquierda, y atacando a esos es como ellos crecieron.

Lo que tenemos en estos momentos son unos partidos y unos dirigentes que se han formado ideológicamente y se han nutrido económicamente de regímenes como el de Irán, Venezuela, Bolivia y Ecuador, donde precisamente lo que han hecho es acabar con esas libertades. Por lo tanto, claro que no es una exageración cuando se les llama así, hay gente que se da patadas en el pecho defendiendo a día de hoy un régimen y una ideología, como es la comunista, que precisamente las instituciones europeas, los crímenes y las muertes que han generado han sido condenadas recientemente.

P: ¿El Partido Popular contemplaría dialogar con el PSOE para dejar de lado un posible pacto con Vox o con Unidas Podemos en función de los resultados?

R: Es que creo que el Partido Socialista está en descomposición, lo que existe es el 'Partido Sanchista'. Es muy complicado llegar a ningún tipo de acuerdos cuando el 'sanchismo' prefiere pactar con los golpistas, con los herederos de ETA, mientras que a nosotros se nos cuestiona la calidad democrática. Hae poco veía a un exalcalde socialista decir que a la hora de tomarse un café prefiere hacerlo con partidos golpistas e independentistas que con partidos de centroderecha de derecha, lo que me parece tremendo. El problema no lo tenemos nosotros, nosotros tenemos muy claro cuál es nuestro proyecto y hemos sido siempre un partido dialogante, capaz de llegar a acuerdos con todas las fuerzas democráticas que respeten el orden constitucional, pero la realidad es que por el otro lado lo que tenemos es un partido 'sanchista' que ha roto todos los puentes, que cuestiona la calidad democrática del Partido Popular y que se ha pasado los últimos dos años insultando, atacando y menospreciando al gobierno de la Comunidad de Madrid y a su presidenta.

P: Isabel Díaz Ayuso no tenía previsto acudir a ningún debate más allá del que finalmente se celebró en Telemadrid. ¿No lo necesitaba o podía perjudicarle exponerse en más debates?

R: Perjudicarle, nada. Si algo ha visto Madrid entera es que presidenta no se achanta ante nada. Si en los momentos más complicados de la pandemia no ha tenido problemas en enfrentarse al presidente del Gobierno de España, evidentemente un debate no va a suponerle ningún problema, máxime cuando todas las semanas de la Asamblea de Madrid ha tenido que contestar y debatir con todos los grupos parlamentarios. Es una cuestión que utilizan los grupos de la izquierda para justificarse. Una campaña se compone de muchas cosas, los debates, las entrevistas, los actos sectoriales, la actividad de partido evidentemente, las visitas a municipios o distritos... Conjugar todo eso es muy complicado, no se puede ir a todo, hay que priorizar.

Nosotros planteamos la posibilidad de que hubiera un solo debate a seis, porque hacer más era reeditar el mismo modelo y los mismos temas durante varias veces. Creo que el tiempo nos ha dado la razón, porque la Presidenta se presentó a ese debate con la idea de explicar su propuesta y cuáles eran los riesgos si Ayuso no conseguía reeditar la presidencia, y ahora vemos cómo otros partidos están utilizando precisamente estos debates para conseguir notoriedad.

P: ¿Cuál es el plan que ha pensado el Partido Popular con la Radiotelevisión pública si forma parte del gobierno?

R: El máximo respeto, como siempre hemos tenido. La televisión pública cumple un papel de servicio público y como cualquier organismo público tiene que trabajar y ser muy escrupuloso con el uso del dinero, en el sentido de atenerse al presupuesto y gastarlo correctamente. Por otro lado, creo que lo que tiene que hacer Telemadrid es dedicarle mucho tiempo a la cultura madrileña y a los municipios y distritos de la Comunidad Madrid. Una división pública tendría que estar más pendiente de lo que ocurre hasta en el más pequeño municipio de Madrid, que a lo mejor desde el punto de vista de share no tiene mucho eco, pero el punto es de servicio público. La televisión pública no está para competir con las privadas, está para defender, promulgar y promover cuestiones que tienen que ver con su cultura, gastronomía y turismo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

7 comentarios