www.madridiario.es

Cuatro grandes innovaciones funerarias para suavizar el trance

jueves 21 de febrero de 2019, 10:44h

La muerte es innegociable. Se trata de un acontecimiento culturalmente asumido, evidentemente, desde la tragedia y el trauma, entendido además como el desenlace fatal en cualquier aspecto de la vida, con su correspondiente mella psicológica. Está claro que esta consideración sobre el fallecimiento marca la casilla de salida a la hora de valorar su influencia sobre el ser humano, pero de igual modo es importante hacer de este trance una circunstancia más llevadera.

Cuatro grandes innovaciones funerarias para suavizar el trance
Ampliar

Para conseguir esto último, de alguna manera han servido los ritos y fórmulas que hemos ido adquiriendo con el paso del tiempo en torno a la muerte. Hemos conseguido suavizar este momento tan difícil sentimentalmente hablando, y es que para despedir y recordar a un ser querido se emplean multitud de formas que consiguen establecer un poco de calma en un entuerto de tal calibre.

Las compañías funerarias, que están al tanto de las necesidades de los dolientes, han conseguido detectar qué precisan éstos exactamente cuando afrontan la muerte de un amigo o un familiar. Esto lleva consigo la ampliación del menú de servicios y productos que están saliendo al mercado dentro de un sector tan delicado como este. Leer sobre Noticias funerarias es una buena manera de mantenerse actualizado sobre todo lo que encierra el mundo funerario, ahora también dentro de Internet.

Servicios digitales que proporcionan las funerarias

El recuerdo es un elemento emocional indispensable para guardar de algún modo en la memoria todo aquello que representa la persona fallecida. Una forma de manejar esto de una manera sencilla es con el uso de elementos digitales, como es el caso de la proyección de imágenes en tres dimensiones sobre las urnas de los fallecidos. Se trata de una práctica que está teniendo muy buena aceptación y que no está lejos de consolidarse. Asimismo, destacan otras innovaciones desde el punto de vista tecnológico, como pueden ser las urnas interactivas o las aplicaciones móviles destinadas a crear perfiles rememorativos en torno al difunto.

Cuestión de cenizas

El empleo de las cenizas viene siendo un símbolo inamovible dentro del rito funerario. Ahora bien, los usos que se les dan están variando para facilitar su inmersión en los quehaceres cotidianos. De este modo, surgen nuevas ideas en torno a esto. Las últimas tendencias están pasando por las mini-urnas transformadas en colgantes, una manera muy sencilla de llevar en todo momento el recuerdo de un fallecido con uno mismo.

El arte funerario es igualmente otra de las ramas que ha crecido en los últimos años, enriqueciendo así el sentimiento de apego y recuerdo hacia los seres queridos que ya no están entre nosotros. Así, están surgiendo técnicas que cada vez cuentan con mayor aceptación entre los usuarios. Es el caso de la creación de objetos decorativos y todo tipo de joyería fabricados a partir de las cenizas del fallecido.

Nichos verdes

El sector no claudica con respecto a la innovación de Productos y servicios funerarios. Otro de los grandes productos que el sector ha conseguido sacar a flote para embellecer la estética que la muerte ha conseguido implantar durante tanto tiempo, es el denominado nicho verde. Se trata de la implantación de jardines colgantes sobre el propio nicho, aportando de esta manera un carácter más amable desde el punto de vista decorativo. No sólo se consigue adornar de manera estilosa un entorno así, sino que además supone un modo de complementar el rito desde la sostenibilidad y el respeto hacia el medioambiente.

Ataúdes

Otra de las novedades dentro de este empeño que mantienen las funerarias por agilizar el proceso que encierra la muerte es la relativa a los ataúdes. En este sentido se han confeccionado ataúdes a partir de materiales parecidos a la pizarra, lo que permite dejar escrito sobre ellos todo tipo de mensajes. Es algo que contribuye con la idea de la memoria y el homenaje, pero incorpora un valor añadido: es una práctica más ecológica.

Los revestimientos de los ataúdes también están siendo objeto de creatividad, y es que se están empleando materiales que permiten una mejor descomposición del cuerpo del difunto, favoreciendo de este modo un mayor respeto medioambiental.