www.madridiario.es

ENTREVISTA A LA FUTBOLISTA TRANS DE LAS ROZAS CF

Alba Palacios, jugadora del Las Rozas C.F.
Ampliar
Alba Palacios, jugadora del Las Rozas C.F. (Foto: Kike Rincón)

Alba Palacios: "La gente cree que te metes en el campo y eres como un chico jugando"

domingo 23 de septiembre de 2018, 09:03h
La jugadora de fútbol Alba Palacios no sabía la repercusión que su debut con Las Rozas C.F. iba a tener. Tras mucho tiempo luchando por jugar, dos leyes de la Comunidad de Madrid le permitieron obtener un permiso especial por el que se dejaba en un segundo plano que en su DNI se llama Álvaro y que lleva casi dos años hormonándose para ser lo que siempre ha sabido que era: una mujer. Desde ese partido, Alba se ha enfrentado a la vorágine de entrevistas con los medios de comunicación para dar visibilidad y animar a aquellas personas transexuales a que persigan sus sueños. Así lo cuenta a Madridiario.

Buscaba un referente y acabó siéndolo ella. Desde el domingo 16 de septiembre, la madrileña Alba Palacios ha estado ocupando un puesto en las secciones de deportes de todos los medios de comunicación al convertirse en la primera mujer trans en jugar en una liga de fútbol española.

Pedja Mijatovic le hizo enamorarse del Valencia C.F., pero, además de ser valencianista, sigue al Real Madrid y al Madrid C.F., y afirma no ser ‘anti’ ningún equipo. No suele comprar periódicos en papel, pero el día que salió en la portada de Fútbol Femenino en el diario Marca, bajó corriendo al quiosco a comprar varios ejemplares. Desde entonces, la gente le reconoce y, aunque intenta pasar desapercibida, revela que le encanta que le saluden por la calle.

Confiesa a Madridiario que es una persona vergonzosa, pero se presta a hacer entrevistas para dar visibilidad. Como la gran mayoría de mujeres futbolistas, compagina su trabajo –es informática en una de las Cuatro Torres de Madrid– con los entrenamientos en las instalaciones de Las Rozas C.F., equipo que, junto a la Comunidad de Madrid y la Federación Madrileña de Fútbol, le ha dado la oportunidad de cumplir su sueño.

Alba Palacios, en uno de sus entrenos. [Foto: Kike Rincón]

PREGUNTA: ¿De dónde viene esa pasión por el fútbol que te llevó a ser jugadora?

RESPUESTA: Con tres, cuatro años ya tenía un balón en los pies y me encantaba jugar al fútbol. Y así ha sido hasta ahora, no ha cambiado nada. Es cierto que con mi “tema” he tenido altibajos. Tuve que dejar el fútbol profesional, pero la verdad es que estoy muy contenta porque nunca lo he llegado a dejar del todo. A ver, yo tengo una edad, pero quiero seguir jugando hasta que mi cuerpo diga basta. Me dijeron que podía ser entrenadora, pero es que no puedo. Veo un campo de fútbol y tengo que jugar.

Este país es todavía un poco machista, pero estamos creciendo

P: En este deporte, como en otros muchos, si ya entre mujeres y hombres existe una gran brecha, ¿cómo es batallar esta desigualdad cuando eres una mujer trans?

R: Es cierto que hay una brecha muy grande, pero lo bueno es que creo que el fútbol femenino está en auge y estoy súper contenta, pero queda mucho por hacer. Para romper esa brecha lo que tenemos que hacer es seguir apostando por el fútbol femenino. Es un fútbol más técnico, con menos fuerza y a mí siempre me ha encantado.

Como jugadora trans, yo lo que intentaba es normalizar lo mío, ser una chica más e intentar ayudar al fútbol femenino para que crezca, pero si se puede dar visibilidad, mejor. Además, parece que solo se habla de fútbol y hay otros deportes, como por ejemplo Carolina (Marín) con el tema del bádminton… Debería estar en primera plana, es una campeona. Creo que este país es todavía un poco machista, pero estamos creciendo.

P: Tu equipo te acogió desde el primer momento.

R: La verdad que sí. Cuando llegué a Las Rozas lo que quería es que las chicas no se sintiesen incómodas por una persona trans. El entrenador preguntó y no hubo ningún problema. Es verdad que el primer día no sabían cómo actuar, pero como todo el mundo cuando conoce a alguien trans: te echa un poco para atrás. Lo que hago es hablar con la gente para normalizar y ya ahí empiezan a verte como una chica más y no pasa nada. Me acogieron súper bien, siempre han estado pendientes de mí y en mis días de bajón han estado allí, y eso lo agradezco un montón.

Alba Palacios, junto a sus compañeras de equipo. [Foto:Kike Rincón]

P: ¿Qué es lo más difícil que has experimentado en tu carrera como futbolista?

R: Lo que más me ha dolido fue cuando empecé en el Pozuelo y se formó el equipo femenino. Vi por primera vez a las chicas jugando y entrenando y pensé: “Quiero estar jugando con ellas”. Y empiezas a plantearte “¿por qué me pasa esto a mí?”, “¿por qué no puedo ser una mujer?” y “¿por qué estoy con los chicos?”. Me caen muy bien, pero no era mi sitio; yo me encontraba a gusto con las chicas.

Fueron varios años planteándome por qué me pasaba esto y me sentía vacía, no entendía nada de mi vida… Eso fue lo peor. Me evadía de mis problemas con el fútbol, me ayudaba mucho. Me ponía a jugar un partido y me olvidaba de si era una chica o un chico. Veo un balón, me pongo a correr y a competir, que es lo que más me gusta.

P: ¿Cómo te sentiste cuando pisaste el campo para entrar a jugar por primera vez con Las Rozas C.F.?

R: Cuando llegué al estadio ya estaba flipando. Es, probablemente, la misma sensación que sientes cuando apruebas un examen muy difícil o te toca el euromillones. Una alegría brutal mezclada con una especie de ‘mini shock’. Fue como: “Ya está. He conseguido algo que llevaba tantos años deseando”.

Cuando llegué con las chicas, cantamos, entramos al campo y sentí que flotaba. No me creía que estaba pasando eso. Es una sensación muy bonita, agradable; un sueño.

Me evadía de mis problemas con el fútbol. Se me olvidaba si era chica o chico

P: ¿Qué dirías a una persona que está pasando por la misma situación por la que has pasado tú?

R: Que no se rindan. Hay momentos de desesperanza, pero hay que luchar por lo que quieres. Solo se vive una vez y quiero vivir el momento, lo que yo quiera. Que se apoyen en la gente que realmente les quiere y que te empuja y te da alas; que no se encierren en sí mismos y que sigan luchando por sus sueños.

La vez que pude ir al Ramón y Cajal y me dejaron ser Alba me quité un peso tremendo de encima. Ese peso que tiene la gente trans de la sociedad… Que sean ellas y ellos mismos y que disfruten, que la vida merece la pena, es súper bonita y hay que vivirla.

P: ¿Crees que después de tu debut comenzarán a verse más casos de chicas y chicos trans que consiguen cumplir un sueño como el tuyo?

R: No tengo consciencia de la magnitud que está teniendo esto. Yo simplemente quería jugar al fútbol como una chica más. No soy ‘influencer’ ni ‘youtuber’, solo intento ser una chica normal, pero si esto puede servir de referencia está súper bien, porque pueden ver que las cosas se pueden conseguir y no hay nada imposible, además de haber mucha gente que te ayuda.

Alba, entrenando. [Foto: Kike Rincón]

Sería una ilusión ser la primera trans en la Liga Iberdrola

P: La Liga en Femenino Preferente acaba de comenzar. ¿Cómo crees que le irá la temporada al Las Rozas C.F.?

R: Tuvimos una pretemporada bastante difícil. Estuvimos jugando con equipos de Segunda División y eran muy fuertes. Es un equipo muy parecido al que teníamos el año pasado. Somos una piña, nos queremos un montón. Cuando hay adversidades tiramos, y vamos a intentar luchar por sacar el equipo hacia adelante.

Somos una familia, luchamos mucho por lo que queremos y vamos a intentar ganar los máximos partidos posibles, aunque va a ser complicado porque hay rivales muy difíciles como el Atlético de Madrid o el Rayo Vallecano, pero vamos a disfrutar del fútbol.

P: ¿Y cómo crees que te irá a ti en el futuro?

R: Es una pregunta que me he planteado mucho. No sé, solo quiero disfrutar. Hay gente que me dice que por mis capacidades podría estar en ligas mayores, pero me gusta mucho el club donde estoy y me encantaría poder ascender con Las Rozas; en eso soy muy fiel.

Si me llegase alguna oferta de algún equipo de arriba, –que no creo, pero quién sabe– no estaría mal, pero sería difícil por trabajo. Aun así, sería una ilusión ser la primera chica trans que juega en la Liga Iberdrola; sería como la cima, pero hay mucho nivel.

Desmontando mitos

Alba comenzó su transformación para dejar a Álvaro atrás hace dos años, y el 21 de marzo de 2019 podrá decir adiós para siempre a su antiguo nombre. Desde entonces, ha escuchado una gran cantidad de comentarios que sugieren que gracias a que ella fue hombre, tiene una mayor ventaja en el campo, y es algo que se cansa de desmentir.

“Me dicen que tengo mucha ventaja, pero hay mucho desconocimiento con el tema del tratamiento hormonal que tengo yo. La gente cree que te metes en el campo y que eres como un chico jugando. Da igual que seas Messi o Ronaldo, puedes perder el partido. Es un deporte de equipo y no por ser trans ya vamos a ganar siempre. Se equivoca mucha gente”, señala.

“Tomo cinco pastillas al día. He perdido siete kilos de masa muscular, mucho rendimiento, y también con el tema de los estrógenos, la circulación es más densa. Tengo dolor, náuseas, mareos, calambres… La gente piensa: “Es un chico, más fácil así” y les diría que se metan mi tratamiento hormonal y se pongan a jugar al fútbol, a ver si tienen ganas. Yo lo hago porque me encanta el fútbol, pero hay días que no sé ni cómo voy a poder jugar porque estoy hecha polvo”, explica.

Critica también la frase: “Es que es muy grande y va a arrasar”, acerca de su complexión: “Lo siento mucho, pero mido 1’70, peso 59 kilos y muchas chicas de mi equipo me empujan y me tiran al suelo. De 700 unidades de testosterona he bajado a 16, y se nota un montón”.

Pide que no se generalice, y se visibilice y explique realmente lo que es un proceso de transexualidad: “Se creen que es muy fácil todo y es bastante duro. Sí que es verdad que me encanta, porque el cuerpo me ha cambiado, pero es duro el tratamiento. Te acorta un poco la vida, porque estás metiendo químicos a tu cuerpo, pero cuando algo lo quieres, lo disfrutas”.

Un paraguas contra los ‘trolls’ de las redes sociales

Las redes sociales son un hervidero de críticas, y es algo que Alba ha aprendido a esquivar en estos dos años.

“He oído comentarios como: “Ahora todo el mundo se va a hacer trans”, y ser trans no es una elección, es algo que tienes desde que eres pequeño. La gente no debería sacar esos comentarios tan a la ligera, pero como soy así, los leo y no pasa nada. Saco mi paraguas y que resbale todo lo que digan. Estoy cumpliendo un sueño y nadie me lo va a estropear”, sentencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.