www.madridiario.es
Traspaso de carteras. Màxim Huerta, nuevo ministro de Cultura y Deporte.
Ampliar
Traspaso de carteras. Màxim Huerta, nuevo ministro de Cultura y Deporte. (Foto: Silvia Aguilar)

Máxim Huerta se la juega con la privatización de la Zarzuela, censurada por el PSOE

viernes 15 de junio de 2018, 09:00h
El futuro del Teatro de la Zarzuela se ha convertido en la primera piedra que tendrá que sacarse del zapato el nuevo ministro de Cultura, Máxim Huerta. En sus manos está la paralización del Decreto del PP que pretende fusionar la Zarzuela con el Teatro Real, una "privatización encubierta", según denuncian los sindicatos.

Máxim Huerta fue una de las sorpresas del nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Al discurso que dio en Moncloa para comunicar oficialmente los ministros que formarían su Gobierno llegó con todos los nombres filtrados por los medios menos uno: el de Cultura, un caramelo para el que había sonado Almudena Grandes pero que finalmente fue para el periodista y escritor que era rostro habitual en el programa de Ana Rosa.

Desde entonces, todas las miradas se postraron en él. Algunas más atentas que otras, como es el caso de los trabajadores del Teatro de la Zarzuela, que no han tardado ni 24 horas para manifestarse.

Después de la toma de posesión de este jueves en Zarzuela, Huerta se dirigió -como el resto de ministros- a su Ministerio, donde le esperaba Íñigo Méndez de Vigo y cientos de manifestantes.

Y, es que, hay conflictos que no pueden esperar ni los 100 días de cortesía con los que suele contar un Gobierno para marcar su línea de acción, como es el caso de la fusión entre el este teatro y el Real. Esta "privatización encubierta" supondrá, por tanto, la primera piedra en el zapato de Huerta porque, además, pondrá al PSOE frente a su espejo: los socialistas han defendido en la oposición, junto a Podemos, que no se produjese y ahora tienen en sus manos frenarla.

En este sentido, los sindicatos muestran esperanza pero también cautela. Javier Figueroa, secretario general de la sección sindical de Cultura de UGT Madrid, explica a Madridiario que ahora el conflicto "ha vuelto al punto de partida" y que, por eso, lo primero que han hecho han sido solicitar una reunión con el nuevo ministro. Además, su solicitud es urgente porque el Decreto, ya publicado en el BOE, entrará en vigor cuando se aprueben los presupuestos.

"Esto es un paquete del PP pero el PSOE: o lo deroga, o se lo come", explica. Eso sí, los trabajadores lucharán para que el PSOE opte por la primera opción. En una asamblea celebrada el pasado martes, UGT, CCOO y CSIF decidieron seguir movilizándose y la siguiente manifestación tendrá lugar el próximo jueves.

Meses de movilizaciones

Las movilizaciones comenzaron en el mes de abril. Lo que el Gobierno de Mariano Rajoy siempre defendió como una fusión con la intención de potenciar el género lírico, los sindicatos siempre lo vieron como una "privatización encubierta".

Por eso, comenzaron a parar días sueltos hasta llegar a convocar una huelga indefinida.

La misma, según explica Silvia Rubio, portavoz de CCOO, a este digital, fue desconvocada cuando el Ejecutivo del PP lo puso como condición para negociar el Decreto, publicado el 21 de abril.

Desde entonces, trabajadores y Administración comenzaron a tener conversaciones que se vieron paralizadas por la moción de censura que ha aupado a Sánchez a la Moncloa.

Pero, pese a que los actores han cambiado, la urgencia del problema no ha variado. Eso sí, lo que sí se ha visto alterado es los ánimos. Desde Comisiones se muestran tan cautos como UGT, pero sí que recuerdan las palabras en sede parlamentaria del Partido Socialista.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.