www.madridiario.es
Foto de archivo de enfermos de Parkinson
Ampliar
Foto de archivo de enfermos de Parkinson (Foto: MDO)

Condenado un seguro privado por tratar a un hombre con Parkinson como un enfermo psiquiátrico

viernes 21 de julio de 2017, 12:00h

La Audiencia Provincial de Madrid condena a un seguro privado a indemnizar con 317.000 euros a un asegurado que fue tratado como un enfermo psiquiátrico y lo que padecía era Parkinson.

La sección decimonóvena de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a un seguro privado a indemnizar con un total de 317.000 euros a un asegurado que padecía Parkinson y que fue tratado durante años como si tuviera una enfermedad psiquiátrica, entendiendo que hubo mala praxis por parte de los médicos que le atendieron.

En la sentencia, tramitada por los servicios jurídicos de la Asociación del Defensor del Paciente, los magistrados estiman parcialmente un recurso de apelación presentado por la parte demandada frente a una sentencia dictada por el Juzgado de Instancia número 71 de Madrid.

Como ha explicado la Asociación, el paciente, cuando contaba con 20 años, comenzó a notar un cuadro de temblor. En el año 1993 acudió a uno de los Centros Médicos de una aseguradora, donde se concluyó, sin exploración neurológica alguna, que no padecía ninguna anomalía orgánica.

Tras ello, se le diagnostico 'Temblor Esencial', y se le prenscribió al paciente Sumial. En los años siguientes se le diagnosticó trastorno conversivo, prescribiéndose Prozac, Tranxilium y otros ansiolíticos. En el año 1998 ya presentaba temblores al caminar, dedos de los pies en garra y miedo a salir a la calle. "El tiempo transcurría y los temblores y los problemas de movilidad empeoraban", han explicado.

Las consultas con este equipo Psiquiátrico del seguro se sucedieron durante el año 2000, 2001, 2002 y 2003 con idéntico resultado y diagnóstico. En cada consulta era catalogado como enfermo psiquiátrico "sin que nadie le hubiera hecho una mínima exploración neurológica", destacan desde la Asociación.

La historia se repitió durante años, añadiendo más fármacos para enfermedad psiquiátrica, hasta que, con fecha 1 de abril de 2008, el paciente acudió en silla de ruedas a la consulta de otro neurólogo quien, tras una exploración neurológica, concluyó que no padecía un cuadro conversivo sino la enfermedad de Parkinson.

"Tras pautar tratamiento específico el paciente comenzó a mejorar después de 12 años de sufrimiento y medicación ansiolítica. El Spect y los estudios genéticos pertinentes confirmaron la existencia de una enfermedad de Parkinson. La respuesta al tratamiento fue muy favorable, desapareciendo los temblores y mejorando la movilidad", han indicado.

Según informa el Letrado de la Asociación del Defensor del Paciente y de la familia, Álvaro Sardinero, el paciente fue dado de alta por todos los Servicios de Psiquiatría y Psicología una vez conocido el diagnóstico parkinsoniano.

No hay explicación a lo ocurrido

La sentencia, acogiendo los argumentos del letrado, recoge que "no puede encontrarse explicación alguna que mínimamente justifique que durante 12 años el demandante haya soportado todos los padecimientos que constan en el historial médico, que haya sido tratado psiquiátricamente, aun cuando los dos peritos coincidieron en que ese tratamiento lo es por exclusión de algún problema orgánico".

Tampoco se haya explicación a "que haya estado internado en un establecimiento psiquiátrico y que haya llegado hasta prácticamente la total inmovilidad por no haber sido diagnosticado ni desde luego tampoco evaluado por un especialista en trastorno del movimiento, a pesar de ser notorio el agravamiento de los síntomas que no eran aliviados con los tratamientos prescritos".

"Sólo desde la impericia o desde la falta de diligencia puede encontrarse explicación a que los facultativos que lo atendieron, todos ellos facultativos adscritos al cuadro médico de la aseguradora dejaran pasar 12 años sin, ante la persistencia y agravamiento de los síntomas y la ausencia de parámetros anormales en los TAC o RM realizadas".

En la sentencia, hace referencia a esta "falta de diligencia" el aceptar el fracaso de tratamiento al que estaba siendo sometido el actor y a buscar "habida cuenta los signos evidenciados o sospechados desde 2003, aunque ya aparecidos en 1996 cuando se le diagnosticó, no obstante, temblor esencial, la verdadera causa de la enfermedad, máxime cuando ya en 2000 contaban con herramientas más que suficientes para definitivamente confirmarla".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios