www.madridiario.es
Salvador Victoria exconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid
Ampliar
Salvador Victoria exconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid (Foto: Kike Rincón)

Victoria admite que medió para que pagaran al 'conseguidor' De Pedro pero nunca en negro

Por MDO/E.P.
viernes 25 de septiembre de 2015, 11:34h
El exconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid Salvador Victoria ha admitido ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco que medió para que la Administración regional pagara unos 21.000 euros al presunto conseguidor de la red de corrupción Púnica, Alejandro de Pedro, pero que nunca ordenó ni realizó ningún abono con dinero negro, informaron fuentes jurídicas presentes en su comparecencia.

Victoria, que ha declarado como imputado durante más de tres horas, ha señalado que realizó esta gestión porque se lo pidió la directora general de Medios de Comunicación, Isabel Gallego, a la que ha señalado como la persona que contrató a De Pedro. "Le atendí porque era muy insistente y traté de tranquilizarlo diciéndole que se le pagaría cuando se solucionaran los problemas de tesorería y tuviéramos liquidez", ha explicado.

No obstante, ha matizado que los trabajos que las empresas de De Pedro (Madiva y EICO) realizaron para la Comunidad de Madrid, que nunca se plasmaron en ningún contrato, consistieron en el posicionamiento en redes sociales de las labores de la Administración regional y no en la mejora de la reputación 'on line' del entonces presidente Ignacio González o de sus consejeros. "Mi Twitter me lo llevo yo", ha asegurado Victoria, según las fuentes presentes en el interrogatorio.

A pesar de que la investigación ha revelado que el informático valenciano llamaba de forma habitual a Victoria para solicitar el pago de las facturas que estaban pendientes, el exconsejero ha dicho que sólo le vio "una vez" y que el trato entre ambos era "esporádico". En este sentido, ha admitido haber estado presente en una comida que tuvo lugar en julio de 2014 y ha negado otro encuentro de similares características.

Se llevaba mal con Nicolás

El juez Eloy Velasco y las fiscales Anticorrupción Carmen García y Teresa Gálvez, han preguntado repetidamente a Victoria, de forma "sugestiva" y "buscando una respuesta equívoca o dubitativa", según las defensas de los imputados, por tres pagos de 120.000 euros que supuestamente habría ordenado realizar a la empresa Indra.

El exnúmero dos del Gobierno madrileño, que continúa imputado por los delitos prevaricación, cohecho, fraude y malversación de caudales públicos, ha asegurado que no dio ninguna orden al entonces consejero delegado de la Agencia Informática de la Comunidad de Madrid (ICM) José Martínez Nicolás, dependiente de su departamento, para realizar estos pagos. De hecho, ha apuntado que nunca tuvo una buena relación con él y que fue su subordinado el primero que le habló de De Pedro para que lo contrataran.

También ha minimizado sus relaciones con Indra, multinacional a la que habría procurado contratación en la Administración regional a cambio de la realización de encuestas y otros trabajos de interés político, según un auto del juez Velasco. Victoria ha dicho que la única relación que tuvo con la compañía fue la derivada de la firma de un contrato para el desarrollo de aplicaciones informáticas en los juzgados madrileños, por el que fueron remunerados jueces, fiscales, funcionarios y secretarios judiciales.

El exconsejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid Salvador Victoria ha dicho estar "muy tranquilo" cuando ha entrado en la Audiencia Nacional para declarar a petición propia ante el juez Eloy Velasco para dar respuesta a las acusaciones que se le atribuyen por favorecer y entregar sobres con dinero negro a uno de los supuestos 'conseguidores' de la red de corrupción Púnica.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 acordó su declaración en un auto en el que señalaba que el exnúmero 2 del Gobierno madrileño deberá explicar "las imputaciones que ya se le explicaron oralmente" durante su última comparecencia, en la que fue imputado por los delitos de prevaricación, cohecho, fraude y malversación de caudales públicos.

Victoria, que dimitió de todos sus cargos en la Comunidad de Madrid el pasado 4 de junio, habría dispensado un "trato de favor" al informático valenciano Alejandro de Pedro, uno de los presuntos 'conseguidores' de contratos de la red supuestamente liderada por el exsecretario general del Partido Popular (PP) de Madrid, Francisco Granados.

El exconsejero, que se negó a declarar en dos ocasiones en el marco de este procedimiento, solicitó comparecer ante el juez instructor tras haber conocido el contenido íntegro del sumario, cuyo secreto fue levantado el pasado 22 de julio.

Dos declaraciones fallidas

El imputado acudió por primera vez a la Audiencia Nacional el 26 de junio aunque el juez instructor pospuso su declaración después de que su defensa, ejercida por el abogado José Javier Vasallo, planteara que había sido citado cuando todavía era miembro del Gobierno regional y diputado autonómico y, por tanto, aforado ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

El magistrado le volvió a tomar declaración el 20 de julio, aunque Victoria volvió a ejercer su derecho a no declarar. Tras la comparecencia, Velasco le prohibió salir del territorio nacional, ordenó la retirada de su pasaporte y le impuso comparecencias mensuales para asegurar su sometimiento al procedimiento judicial.

Pagos ilícitos

Según el juez, Victoria estaría relacionado con al menos cinco pagos en efectivo supuestamente ilícitos que habrían hecho varios empresarios y sociedades como la multinacional Indra, a los que habría procurado contratación en la Administración regional a cambio de la realización de encuestas y otros trabajos de interés político.

Además, habría adjudicado a las empresas de De Pedro contratos de reputación 'on line' e influencia en redes sociales con el fin de favorecer la imagen de varios políticos, así como contratos de publicidad que se otorgaron de forma amañada. Todos ellos fueron sufragados con fondos públicos.

En concreto, el juez Velasco sospecha que la multinacional Indra realizó tres supuestos pagos en negro por valor de 120.000 euros. De Pedro relató ante la Guardia Civil que una de esas retribuciones se efectuó en un vehículo de alta gama, "un Audi, Mercedes o BMW", en el parque empresarial de La Moraleja. Le dieron un sobre con 10.000 euros y le dijeron que "se bajara del coche".

El pago se hizo a instancias del exconsejero delegado de la Agencia Informática de la Comunidad de Madrid (ICM) José Martínez Nicolás, dependiente del departamento de Victoria. "Pepe me dijo que fuera a un sitio, que me estaba esperando una persona de Indra y asistí. Cuál fue mi sorpresa que cuando asistí, tenía un sobre debajo del asiento. Me dijeron: 'Coge el sobre y abre la puerta'. Había 10.000 euros", señaló después ante el juez.

Del mismo modo, el también imputado Víctor Torres admitió ante el juez instructor que entregó dos sobres con dinero negro porque el empresario para el que solía trabajar en la organización de eventos para la Comunidad de Madrid le encargaba muchos trabajos y llegó a colocar a su hijo. "Yo soy un desgraciado. Pequé de idiota", afirmó.

Según su declaración, las entregas se produjeron en el Hotel de Las Letras de Madrid y tuvieron como destinatarios a De Pedro y a su socio, el exalcalde de Cartagena (Murcia) José Antonio Alonso Conesa (PSOE).

De Pedro niega su vinculación

El empresario Alejandro De Pedro ha negado ser uno de los 'conseguidores' de contratos de la trama de corrupción Púnica y ha asegurado que nunca ha tenido relación con los cabecillas de la red, el ex secretario general del Partido Popular (PP) de Madrid Francisco Granados y su socio David Marjaliza. Además, ha denunciado que se ha visto sometido a un "juicio paralelo cruel y desmedido" que le ha acarreado un "sufrimiento personal y patrimonial que, en sí mismo, ya es una pena".

Así lo expone su defensa, ejercida por el despacho José Domingo Monforte Abogados Asociados, en un recurso presentado contra la decisión del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco de trocear la causa en doce piezas separadas para lograr una "tramitación más rápida y ordenada" y permitir "el enjuiciamiento sin dilaciones" de cada una a medida en que finalice su instrucción.

Los abogados José Domingo Monforte, Daniel Sala y Carles Gil piden que todos los hechos que se imputan a De Pedro y sus empresas EICO y Madiva sean instruidos y juzgados en una misma pieza separada puesto que lo contrario supondrá "cinco instrucciones, cinco acusaciones, cinco juicios, cinco exposiciones mediáticas" y, en síntesis, una "tortura procesal" que es "inasumible" en un Estado de Derecho".

Dicho esto, denuncian que De Pedro se ha visto sometido a un "juicio paralelo cruel y desmedido", a no poder trabajar en un campo que era pionero y a cerrar una empresa con 26 trabajadores. "El proceso, sus filtraciones y la utilización intencionada de los mismos por intereses espurios diversos, le ha llevado a un sufrimiento personal y patrimonial que en sí mismo ya en una pena", añaden. "Alejandro de Pedro no es Púnica, ni ha tenido vinculaciones societarias ni económicas de ningún tipo con los señores Marjaliza o Granados", prosiguen los abogados, para criticar que la investigación en torno a él comenzó a raíz de una serie de "elucubraciones y conjeturas carentes del mínimo rigor" que le situaron en una posición de 'cabecilla' de la trama "alejada de la realidad".

De Pedro, que critica la "desproporción mediática" de su caso, subraya que ha sido un empresario del sector de la comunicación 'online' de reconocida profesionalidad técnica que ha contado con un equipo de profesionales de "primer orden", constatado por la naturaleza de sus clientes, la mayoría empresas de IBEX o de una "extraordinaria" relevancia social y económica.

La defensa del empresario, que se encuentra en libertad y a quien la Audiencia Nacional le devolvió la fianza de 50.000 euros, ha argumentado que los hechos que se le imputan pueden ser instruidos en una sola pieza puesto que no revisten complejidad económica ni tienen relación con Granados ni Marjaliza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios