www.madridiario.es

Lo que queda de un teatro

martes 17 de marzo de 2015, 13:47h
Del teatro Madrid, en la plaza del Carmen, solo quedan ya las cuatro grandes columnas de la entrada principal. A través de ellas, en una de las paredes maestras, todavía se ve una guirnalda de la primitiva decoración con una fecha: 1943. Ese año, el 8 de octubre, se inauguró un enorme teatro, capaz para 1.950 espectadores. Antes estuvo en ese solar el frontón Central. No tuvo una prolongada etapa como teatro, apenas 15 años. Después se convirtió en cine hasta el año 2004.
  • Teatro Madrid

    Teatro Madrid
    Antonio Castro

  • Teatro Madrid

    Teatro Madrid
    Antonio Castro

  • Teatro Madrid

    Teatro Madrid
    Antonio Castro

  • Teatro Madrid

    Teatro Madrid
    Antonio Castro

Entre 1945 y 1950, en un Madrid todavía herido por la Guerra, 'Los Vieneses', con Franz Johan al frente, deslumbraron con el brillo del teatro centroeuropeo, con el lujo de unas producciones que no estaban al alcance de los promotores españoles. En el gran escenario actuaron también Lauri Volpi, Concha Piquer, Selica Pérez Carpio, Carmen de Lirio y Jorge Negrete.

Del primitivo edifico proyectado por César de la Torre Trasierra quedaba poco. La división en mini cines de 1979 lo desvirtuó. El Plan General de Ordenación Urbana de Madrid solo protegió las columnas de la fachada. Ellas, y las cuatro paredes perimetrales son las que hoy quedan en pie.

El teatro-cine Madrid ha estado diez años cerrado. En agosto del año pasado aparecieron los andamios, los obreros, los camiones. Y supimos que tenía los días contados en la vieja actividad. En 2003 el Ayuntamiento había autorizado la transformación en 18 salas de cine. Pero su uso fue nuevamente modificado para poder desarrollar el proyecto actual. Madridiario informó en primicia del comienzo de las obras y cómo se iba construir un gran gimnasio, un centro comercial y un aparcamiento.

Ya ha concluido el vaciado de todo el edificio, entre la plaza y las calles Tetuán y de la Salud. El hueco nos permite ver a través de las columnas el campanario de la iglesia del Carmen. En la esquina opuesta queda el edificio de viviendas que alberga al teatro Muñoz Seca, el primitivo 'Chantecler' que levantara 'La Chelito' con los ahorros ganados como cupletista.

Ahora el viejo teatro-cine Madrid está siendo transformado en un complejo de ocio y comercio según el proyecto de la arquitecta Sara Martín Madruga. Y estas cuatro columnas que enmarcan el vacío, se nos simulan una embocadura de escenario cuando se retiran los decorados y solo se ven la chácena y las cuatro paredes. Solo que esta vez, nadie volverá a levantar ahí un decorado. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.