www.madridiario.es

La acelga de Fuenlabrada busca distinguirse

miércoles 23 de octubre de 2013, 07:30h
La imagen de ciudad metropolitana de Fuenlabrada es compatible con ser también la huerta que surte de acelgas a Madrid y a muchos otros puntos del país. El Ayuntamiento quiere crear un sello de calidad para apoyar esta actividad con larga tradición.
  • Huerta de acelgas en Fuenlabrada

    Huerta de acelgas en Fuenlabrada
    Ángel González

  • Huerta de acelgas en Fuenlabrada

    Huerta de acelgas en Fuenlabrada
    Ángel González

Entre el casco urbano de Fuenlabrada, el parque de Loranca, la Universidad Rey Juan Carlos, la M-407 y un polígono industrial de Humanes todavía hay sitio para la huerta que lleva décadas suministrando acelgas a Madrid. Son unas 100 hectáreas en las que también crecen lombardas, repollos, apios, puerros o coliflores, pero el principal cultivo es la acelga que, según sus productores, es de gran calidad. "Es una acelga seleccionada durante décadas y al final tenemos un producto excelente. También influye el agua subterránea", apunta Ángel González, presidente de la comunidad de regantes.

La acelga es el único producto autóctono que queda en esta huerta, según asegura González, quien no sabe situar el origen de estos campos de cultivo, aunque asegura que son centenarios o incluso milenarios, debido a la antigüedad de algunos pozos descubiertos. En cualquier caso, estas acelgas llevan décadas cultivándose aquí, sin que sus consumidores, muchos madrileños, sean conscientes de lo que cerca que crece este vegetal. "Mucha gente de Fuenlabrada no sabe ni que existimos", comenta González.

El 80 por ciento de la acelga que entra en Mercamadrid procede de este municipio del cinturón sur, que produce una media de 25.000 toneladas al día. "Si ves acelga en penca en el mercado, casi seguro que es de aquí", señala. Esto es, la planta entera y no cortada en hojas, como cada vez es más frecuente ver. Entera y bien crecida. Y es que una de las características de la acelga de Fuenlabrada es que se la deja crecer lo suficiente para que sea rica en minerales. "Si se corta muy pequeña es solo agua". Así, una acelga fuenlabreña mide 50 o 60 centímetros de largo y unos 7 de diámetro, y se acerca al medio kilo de peso.

Para potenciar este cultivo, que mantienen alrededor de 60 agricultores autónomos, el Ayuntamiento de Fuenlabrada está estudiando crear un sello de calidad que lo distinga al menos en el propio municipio, aunque todavía está en "fase embrionaria", apuntan fuentes municipales. "Hablar de denominación de origen serían ya palabras mayores", comenta González.

La distinción sería una ayuda para esta actividad tradicional que todavía pervive en una ciudad como Fuenlabrada, con 200.000 habitantes. "La agricultura está grave en todos los aspectos, pero en regadío es más débil", asegura el agricultor. El precio que les pagan por la acelga es prácticamente el mismo que hace 20 años, cuando los costes de producción han crecido considerablemente, sobre todo el de la energía eléctrica, como denuncia esta comunidad de regantes. "Se está dando un exceso de producción, porque el consumo ha bajado más de un 50 por ciento y se está importando de diferentes países", continúa el hortelano.

Además, tienen un problema que resolver. Son una comunidad de regantes sin agua, ya que no tienen concesión de la Confederación Hidrográfica del Tajo para explotar el pozo que utilizan. Es un asunto que están tramitando. "Sería un desagravio que nos echaran de aquí después de estar cien años. Seríamos ilegales después de toda un vida", se queja.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios