www.madridiario.es

 

Reunión en la Consejería de Asuntos Sociales
Reunión en la Consejería de Asuntos Sociales

El plan social de la Cañada, pendiente de revisión

lunes 29 de julio de 2013, 13:20h

Este lunes se ha dado un paso más para tratar de solucionar los problemas de la zona más conflictiva de la región. Los ayuntamientos de Madrid, Rivas y Coslada ya tienen el borrador del ansiado plan social para la Cañada Real, que contempla la creación de un consorcio urbanístico integrado por las administraciones competentes. A finales de agosto presentarán sus aportaciones al texto elaborado por la Comunidad.

Más de dos años después de que se aprobara la ley de 'desafección' de la Cañada Real, a través de la cual el terreno dejaba de ser un vía pecuaria protegida y pasaba a ser terreno patrimonial de la Comunidad de Madrid, administración que buscaría poner remedio a un problema social, urbanístico y de seguridad que lleva medio siglo coleando, todavía no han empezado, ni aún se sabe cuándo empezarán, los trabajos sobre el terreno.

Cierto es que planificar un remedio que satisfaga a todas las administraciones con competencias (Gobierno regional, ayuntamientos de Madrid, Rivas y Coslada y Delegación del Gobierno) ha sido complicado. Por un lado, hay que reorganizar el urbanismo legalizando algunas viviendas consolidadas y erradicando el chabolismo; por otro, acabar con la delincuencia (en un año más de cien personas han sido detenidas, 52 búnkeres de la droga desmantelados, ha habido tiroteos entre bandas enfrentadas por el control del narcotráfico, se han disuelto grupos especializados en el robo de vehículos y en el robo de cobre...) y; principalmente, hay que ofrecer recursos sociales que luchen contra la marginalidad, realoje a parte de la población y atiendan las dispares necesidades de los 7.725 habitantes censados (1.132 en Rivas, 927 en Coslada y 5.666 en Madrid).

Precisamente este último punto es el que ha generado más desencuentros. Tanto los ayuntamientos de Rivas-Vaciamadrid (Izquierda Unida) como el de Madrid (PP) lo exigían como prioridad. Y este lunes, por fin, el Gobierno de la región les ha entregado el borrador del plan social. Ahora deberá ser estudiado y "a finales de mes" los consistorios transmitirán las aportaciones que estimen oportunas. "A priori nos parece que quedan flecos por cubrir como que se aborde el asentamiento en conjunto", ha declarado el concejal ripense Fausto Fernández tras una reunión mantenida en la sede principal de la Consejería de Asuntos Sociales. Y es que el plan no tiene en cuenta los asentamientos de los márgenes de la vía "que en algunos tramos cuadriplican el ancho" ni poblados aislados como El Gallinero (poblado habitado por gitanos rumanos en su totalidad donde, según cifras del Consistorio madrileño, residen 430 personas, 185 de las cuales menores de edad). El consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, ha explicado que "El Gallinero no es Cañada Real" y ha recordado que el Ayuntamiento de Ana Botella ya ha presentado un plan específico para este poblado.

No obstante, para conocer el plan en profundidad habrá que esperar a que pase el verano. Entre las pinceladas que Fermosel ha adelantado este lunes a la prensa destaca la creación de un consorcio urbanístico integrado por Comunidad y ayuntamientos "que tendrá como herramienta para la obtención de los perfiles y las condiciones sociales al Instituto Regional de Integración Social (IRIS)". Además, se creará una "mesa social" en la que tendrán presencia ONG y vecinos. "El plan está enfocado desde tres puntos de vista: uno puramente social, otro de educación y empleo y otro sanitario", ha destacado el consejero.

Actualmente la Cañada Real se divide en seis sectores. Los sectores I, II y III se caracterizan, tal y como indica un informe del IRIS, por constar de viviendas unifamiliares ?mayoritariamente casas bajas y chalés? donde residen familias españolas. En el  sector IV se constituye por una mezcla de chabolas y viviendas humildes habitadas en su mayoría por españoles, gitanos y marroquíes. El sector V, conocido como Covibar, conviven familias españolas y extranjeras "en casas unifamiliares de hasta dos pisos". El sector VI, Valdemingómez, es el más mediático por tratarse de una extensión de chabolas donde ha aumentado el tráfico de drogas. Esta realidad obliga a que Valdemingómez cuente con actuaciones especiales en materia social donde se ha prometido "estudiar caso por caso" las opciones de cada familia residente, en un plazo de diez años.

Más información:

Policía 24 horas en la Cañada Real

La mitad de la Cañada será zona industrial

La Comunidad propone poner chalés en la Cañada

Censo definitivo: 7.725 personas viven en la Cañada Real

Asuntos Sociales niega que la Comunidad quiera hacer negocio con los terrenos de la Cañada

Entrevista al consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios