www.madridiario.es

Empieza la cuenta atrás para Pekín 2008

Madrid'16 agradece el apoyo de los chinos a la candidatura española

Madrid'16 agradece el apoyo de los chinos a la candidatura española

jueves 09 de agosto de 2007, 00:00h
El director general de Madrid'16, Antonio Fernández Arimany, asistió este miércoles a la fiesta organizada por las Asociaciones de Chinos Residentes en España para celebrar que únicamente queda un año para la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. En un acto al que también asistieron diferentes representantes de la Embajada China en España, Fernández Arimany agradeció el apoyo que los ciudadanos chinos residentes en Madrid prestan a la candidatura de la capital española de cara a organizar los Juegos Olímpicos de 2016.
Además, el director general de Madrid'16 afirmó que los madrileños sienten "envidia sana" de Pekín porque la ciudad también quiere experimentar el "honor" de organizar unas olimpiadas. Después de recordar el tradicional hermanamiento entre ambas capitales, Fernández Arimany se despidió con unas palabras en chino con las que proclamó que Madrid "ama a Pekín y ama a China", antes de desear mucha suerte a la capital asiática en el reto de organizar un evento de la "magnitud" de unos Juegos Olímpicos.

Pekín celebró, justo a un año de la inauguración de los próximos Juegos Olímpicos de 2008, el inicio oficial de la cuenta atrás en una gala multitudinaria trufada de mensajes políticos y organizada en el corazón simbólico del pueblo chino, la plaza Tiananamen. "El mundo está mirando a China y Pekín con grandes expectativas", afirmó el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, durante la celebración. "Ésta es una excelente oportunidad no sólo para organizar unos Juegos exitosos, sino también para promover el intercambio cultural, el respeto y el entendimiento", agregó Rogge, que aprovechó también para alabar el avanzado estado de las obras preolímpicas y las instalaciones, que calificó de "fantásticas".

Por su parte el presidente del Parlamento chino, Wu Bangguo, declaró en su intervención que Pekín 2008 será un buen vehículo para difundir los principios de "paz, amistad y progreso" que caracterizan a los Juegos Olímpicos, así como para impulsar "el entendimiento mutuo entre China y el mundo".

Tras los discursos comenzó el espectáculo de una gala que, aunque mucho menos extensa y celebrada en un entorno de excepción, recordó algo a las galas organizadas en el Año Nuevo Chino por la televisión pública, CCTV. El arranque llegó con cerca de 200 bailarines ataviados con los trajes típicos de distintas etnias del país (entre la que no faltaban los trajes mongoles o tibetanos) y continuó con la interpretación de la composición clásica 'Río Amarillo' (considerado cuna de la cultura china), que fue acompañada con fuegos artificiales.

El resto de la gala continuó con repetidas menciones a la Gran Muralla china y al Río Amarillo, así como a los supuestos '5.000 años de Historia' china sobre los que la maquinaria propagandística del país suele hablar con insistencia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios