www.madridiario.es

La M-30 quedó cortada durante tres horas a la altura de la avenida de la Ilustración

La lluvia inunda Madrid

La lluvia inunda Madrid

lunes 21 de mayo de 2007, 00:00h
La lluvia vuelve a inundar Madrid. Hasta 111 salidas tuvieron que realizar los Bomberos de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento desde poco después de las 18.00 horas hasta las 21.00 a causa de la tormenta y las inundaciones causadas por el agua. En la M-30, a la altura de la avenida de la Ilustración, se formaron balsas de agua que dejaron atrapados a numerosos vehículos. Además, la tormenta eléctrica provocó una avería en la catenaria de la vía del servicio de Renfe que cubre la línea Madrid-Huesca-Tarragona afectando a 4.494 pasajeros
Fuentes de Emergencias 112 informaron que los Bomberos de la Comunidad recibieron 375 avisos entre las 18:10 horas y las 21:00 horas, sobre todo procedentes de las zonas del sureste como Chinchón, Villaconejos, Colmenar de Oreja, Campo Real y Fuenlabrada. Las mismas fuentes precisaron que los Bomberos de la Comunidad tuvieron que hacer medio centenar de salidas, fundamentalmente por inundaciones y acumulaciones de balsas de agua en la calzada, así como en sótanos y garajes. A partir de las 19.00 horas, los avisos se extendieron también a la zona norte, principalmente a Pozuelo, Aravaca y Bohadilla del Monte.

Por su parte, los Bomberos del Ayuntamiento tuvieron que incrementar su trabajo entre las 19.00 horas y las 20.30 horas y en la zona noroeste de la capital, según informaron fuentes de Emergencias Madrid. Señalaron que veinte dotaciones de bomberos tuvieron que realizar 61 salidas de forma simultánea y "se emplearon a fondo" por los daños causados por la tormenta y la lluvia. Tuvieron que sanear árboles y ramas, además de desaguar sótanos y garajes y bolsas de agua en la vía pública.

Una de las salidas "más significativas", según las fuentes, los Bomberos de la capital la realizaron debido a las dificultades de acceso, a causa de la tormenta, a las Urgencias del hospital de Puerta de Hierro. Además, los bomberos actuaron, "especialmente" en algunas calles de la zona noroeste como las de Nueva Zelanda, Ramón Castroviejo, Villamil, así como en el enlace de la M-40 con la A-6.

 Además, la M-30 volvió a presentar problemas. Esta vez no hubo incidencias en los nuevos túneles sino en tramos más antiguos. Así, entre lo kilómetros 25 y 27 de la vía, a la altura de la avenida de la Ilustración, se formaron balsas de agua de hasta un metro de altura dejando atrapados a una veintena de conductores. La inundación obligó a cortar la carretera durante tres horas desde las siete y media de la tarde.

Cortado AVE Madrid-Tarragona
Por otro lado, una avería en la catenaria de la vía del servicio de Renfe que cubre la línea Madrid-Huesca-Tarragona, causada por la tormenta eléctrica ocurrida en la capital, afectó a 4.494 pasajeros durante horas. La incidencia tuvo lugar en el kilómetro 32 entre las localidades madrileñas de Alcalá de Henares y Mejorada del Campo, y afectó a ocho trenes AVE, tres Altaria y cinco Alvias, tanto en sentido de ida como en sentido de vuelta y que tuvieron que esperar en diferentes estaciones ferroviarias hasta que se restableciera el servicio.

La incidencia se produjo las 19.08 horas cuando a causa de la tormenta eléctrica la línea se quedó sin tensión y dos aves que cubrían el servicio Madrid-Huesca, y Madrid-Tarragona, con 272 y 280 pasajeros, respectivamente se quedaron parados en medio de la vía. El convoy con destino Huesca pudo volver a la estación de origen, la de Atocha, al encontrarse cerca de ésta, mientras que el otro tuvo que permanecer parado en medio de la vía varias horas hasta que, a las 23.20 horas otro tren, que circuló por la otra vía, recogió a los viajeros para llevarles hacia su destino, según precisaron las fuentes.

Problemas en Barajas
La lluvia y el viento también hicieron estragos en el aeropuerto de Barajas y afectó a una treintena de vuelos que tenían como destino Madrid que no pudieron aterrizar finalmente en el aeródromo madrileño, según informaron fuentes de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). Así, unos 30 aviones tuvieron que regresar a sus respectivas ciudades de salida o bien fueron desviados a los aeropuertos de Zaragoza, Valencia, Alicante y Barcelona, indicaron las mismas fuentes.

Asimismo, la tormenta de lluvia y aparato eléctrico, así como el fuerte viento, provocó que casi todos los vuelos con salida o llegada al aeropuerto madrileño sufrieran algún tipo de retraso. Las adversas condiciones meteorológicas, con tormenta y vientos fuertes y cruzados, obligó, fundamentalmente a partir de las siete de la tarde, a adoptar estas medidas como medida preventiva para garantizar la seguridad de los pasajeros.  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios