www.madridiario.es
Madrid Salud, en coma por incertidumbre

Madrid Salud, en coma por incertidumbre

martes 13 de marzo de 2012, 00:00h
Los trabajadores del organismo autónomo Madrid Salud esperan la decisión de la comisión de duplicidades para saber si pasan a formar parte de la Comunidad de Madrid. Peligran más de 400 puestos de trabajo.
Incertidumbre. Ese es el sentimiento que invade a los 1.300 trabajadores de Madrid Salud desde que se les pusiera en la diana de la comisión de duplicidades de la Asamblea de Madrid. El organismo autónomo, heredero de las casas de socorro, está a la espera del acuerdo al que tienen que llegar en breve Esperanza Aguirre y Ana Botella sobre su continuidad. "Dudo mucho que podamos continuar como empresa externa al Ayuntamiento. Ni siquiera el gerente en funciones debe saber qué es lo que va a pasar", explican fuentes de la dirección.

Hasta ahora, los trabajadores solo han conocido parte de su futuro y lo han hecho por la prensa. Los sindicatos aseguran que ni la empresa ni los responsables municipales les han dicho nada. De hecho, desde que empezó la negociación de las duplicidades en julio de 2011, les prometieron una y otra vez que no resultarían afectados.

Pero los hechos les quitaron la razón. Cuando la presidenta regional defendió que Madrid Salud debía ser parte de la sanidad madrileña, el entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, explicó en la Asamblea que Madrid Salud conservaría en el Ayuntamiento algunas de sus competencias, aunque lo hizo de manera tan genérica que ni siquiera saben en la empresa qué es lo que va a cambiar de manos. La idea que se hacen los trabajadores es la de un ente que va a ser fagocitado por las administraciones.

Inmuebles interesantes
Por lo que se rumorea en la empresa, lo lógico sería que quedase en el Ayuntamiento el centro de protección animal y la perrera, el laboratorio de higiene y seguridad alimentaria, el control de aguas en grifo, y el servicio de prevención de riesgos laborales para nutrir al Ayuntamiento. Sin embargo, desde la empresa, matizan que, acogiéndose a la Ley, Madrid Salud podría conservar todas sus atribuciones salvo la parte asistencial del Instituto de Adicciones. La realidad es que este departamento no tiene presupuesto de prevención, ni tampoco el departamento asistencial que proveía a los adictos de pisos tutelados y comunidades terapéuticas. Lo que se da por hecho es que Adicciones, los centros de promoción de la salud y los laboratorios clínicos pasen a la Comunidad.

Otro de los departamentos municipales afectados es Salud Pública. Esperanza Aguirre disolvió en 2008 esta dirección general en la Comunidad. Varios de sus directivos recalaron entonces en Madrid Salud. Fuentes de los trabajadores señalan que es posible que una de las razones de la Comunidad para hacerse con este departamento municipal es que el organismo autónomo posee varios inmuebles que podrían ser interesantes para la red del Servicio Madrileño de Salud.

Ante esta situación, ha comenzado una diáspora en la directiva. El gerente, José Manuel Torrecilla, ha recalado en Mercamadrid; el director de Calidad, Jesús Galván, es ahora viceconsejero de Sanidad en Castilla- La Mancha, y el subdirector general de Adicciones, Francisco Babín, ha pasado a ser delegado del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas. Solo queda Antonio Prieto, como gerente en funciones. En el consejo rector solo permanecen de los representantes originales los vocales de la oposición y el director general de Emergencias, Alfonso del Álamo. Se reúnen una vez cada 4 ó 5 meses.

UGT y CCOO llaman a la movilización controlada y mantenida para salvar las condiciones de los trabajadores. Están estudiando realizar concentraciones todas las semanas hasta que la situación se resuelva. Fuentes sindicales consideran que peligran alrededor de 450 puestos de trabajo. Cerca de 400 son interinos, de los que 105 están en proceso de consolidación. Otros 70 son laborales en trámite de funcionarización. Si se produce el traslado, todos podrían ir a la calle. El resto de trabajadores se encontrarían con problemas porque podrían ser incluidos en los nuevos centros sanitarios de la región, obligándoles a trasladar su lugar de trabajo a puntos muy lejanos de su domicilio. Eso sí, consideran que, aunque la Ley permite transferencias de trabajadores entre administraciones, concretan que los empleados municipales conservarían sus derechos y podrían participar en promociones en la administración municipal.

Fuentes del Consejo Rector concretan que la transferencia de trabajadores va a suponer un importante reciclaje formativo de los trabajadores procedentes de Madrid Salud. Los empleados de los centros de prevención tendrían que ir a centros de Atención Primaria para los que no están preparados. Los médicos especialistas no podrían ir a Primaria porque los centros de salud no poseen su especialización y los auxiliares sanitarios, al no tener categoría clínica, no tendrían titulación para trabajar en hospitales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.