www.madridiario.es
Detención ilegal

Detención ilegal

Por Pedro Fernández Vicente
jueves 07 de julio de 2011, 00:00h
 
Los vecinos del madrileño barrio de Lavapiés, castizo donde los haya, protagonizaron una secuencia de enfrentamiento con la Policía Nacional difícil de explicar. Se trata de una historia con versiones diferentes, según quién las cuente. La visión de algún vecino, encargado de dar la voz de alarma para enfrentarse a la policía, cuyo coche fue zarandeado, aseguran que los agentes pretendían identificar a un hombre negro porque era ilegal. Pero no es eso lo que contaban los trabajadores del metro, si nos atenemos a los datos que figuran en la prensa. Dicen los encargados de guardar el orden en el suburbano que la persona en cuestión se coló sin pagar y al reclamarle el billete se puso violento con los trabajadores, que llamaron a la policía.

Desconozco la verdad, ni siquiera si existe una única verdad, pero el incidente con la policía es preocupante. Se empieza por ayudar a un vecino que le quieren echar de su casa y se termina por tomarse la justicia por su mano. El exceso de poder no es bueno y en manos irresponsables puede ser cancerígeno. ¿Alguien de los que se ofrecieron de salvapatrias conocían los hechos?. Es posible que no, pero no dudaron en zarandear al coche patrulla. Ante la duda...

La policía está ahí para seguridad de todos y, como el resto de los ciudadanos, merece un respeto. Si una detención es ilegal o no hay unas estructuras que garantizan la seguridad y la libertad. En otros países no, pero aquí si. Aquí, los agentes que vigilan las calles, las casas y la seguridad de las personas están bajo el control de los jueces, de los fiscales, de los abogados... En definitiva, de la democracia.

Aquí no son necesarias las patrullas vecinales, y menos las que pretenden imponer su propio orden. Estamos ante un suceso preocupante que no deberían protagonizar los miembros del 15 M que, por cierto, es el nombre que se adjudica cualquiera para demandar un respeto democrático. Quizá no todos los que dicen pertenecer a ese movimiento lo son, pero, en cualquier caso, están obligados a cumplir con esa democracia que invocan. La libertad lleva consigo algunas obligaciones y respeto a los demás.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios