www.madridiario.es

Queda pendiente la segunda fase del proyecto, hasta la calle Costa Brava

El barrio de Mirasierra estrena la última ampliación de Metro de la legislatura

El barrio de Mirasierra estrena la última ampliación de Metro de la legislatura

lunes 28 de marzo de 2011, 00:00h
La estación número 324 y el kilómetro 323 de la red de Metro ya están en servicio. Los residentes de los barrio de Mirasierra y Arroyo del Fresno -unos 50.000 vecinos- pueden disfrutar desde este lunes de la estación de Mirasierra, la última inaugurada esta legislatura y una de las más polémicas en su construcción.
La presidenta regional, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, asistieron a la puesta de largo de la nueva infraestructura. Ambos tomaron el metro en la estación de Herrera Oria y recorrieron el túnel de 1,5 kilómetros que lleva hasta la nueva parada, situada en la confluencia entre la avenida del Ventisquero de la Condesa y la calle del Mirador de la Reina y construida sobre las cocheras de Metro de El Sacedal, entre las clínicas Ruber y Cemtro. Allí, recorrieron las instalaciones, observaron los murales que conmemoran los 25 años del Consorcio Regional de Transportes y se fotografiaron con los vecinos, aunque, como en Las Rosas, se dejaron sin inaugurar el parque construido en superficie para que el alcalde pudiese esquivar las protestas de los bomberos municipales.

Protesta de los bomberos municipales en la inauguración del Metro a Mirasierra.La de Mirasierra era una inauguración especial. Primero, por la polémica que generó su construcción. Según el proyecto inicial, al menos una parte del Instituto de Educación Secundaria del mismo nombre, situado justo al otro lado de la calle frente a la boca de Metro, debía ser derribado. Eso, o que la Comunidad invirtiese 50 millones de euros más para realizar un trazado alternativo. La movilización de los padres de alumnos, que llegaron a reunir cuatro mil firmas y a solicitar amparo al Defensor del Menor, logró detener el proyecto hasta el punto de provocar dudas sobre si el Metro llegaría al barrio. Finalmente, una tensa reunión entre el consejero de Transportes y los vecinos y residentes celebrada en el propio centro desembocó en la promesa de que el instituto no se tocaría, como así ha sido pese al sobrecoste que ello implicaba.

"Demostramos a la Consejería de Transportes y a los técnicos de Mintra que era posible hacer compatible el Metro con el respeto a la educación y al instituto", manifestó a Madridiario Ángel Martín, miembro de la Asociación de Madres y Padres del centro. Un colectivo que, según aseguró, no había sido invitado formalmente al acto de apertura. Antonio Albarrán, vecino que encabezó hace 15 años las reivindicaciones sobre el metropolitano, mostró su satisfacción por la mejora que esto supone para la movilidad del barrio: "La EMT nos dejaba sin servicio de autobús a las 23 horas y teníamos que volver a casa en taxi o andando desde Herrera Oria. Ahora ya podemos bajar al centro de Madrid y volver sin preocuparnos".

Aguirre y Gallardón en la inauguración del Metro a Mirasierra.El gran impulso al metro
El otro hito es que esta no era solo la última estación de Metro, sino la última obra que Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón inauguraban esta legislatura en Madrid. Desde este lunes, y según la reforma de la ley electoral, los responsables políticos no pueden realizar inauguraciones, visitas de obra, visitas de puesta en funcionamiento -como se llegaron a denominar las inauguraciones de los ocho nuevos hospitales-, colocación de primeras piedras ni balances.

Aguirre y Gallardón lo tuvieron muy presente y ambos aprovecharon el acto para recalcar que, en los 16 años en los que el PP ha gobernado la Comunidad de Madrid (ocho cada uno), se han construido en Madrid 200 kilómetros de nuevas vías, "mientras nuestros adversarios políticos, a los que respetamos mucho, construyeron en 12 años 14 kilómetros", lanzó Aguirre en referencia al PSOE. A su lado, su compañero de partido presumió que los socialistas podían "estar orgullosos de haber construido un kilómetro al año". La presidenta concluyó, como era obvio, prometiendo más Metro a las generaciones venideras, una infraestructura que tanto ella como Gallardón han convertido en la estrella de sus respectivos programas electorales. "Haremos las estaciones de Metro que los madrileños necesiten", prometió Aguirre.

Una vecina observa los murales por los 25 años del Consorcio de Transportes colocados en el Metro de Mirasierra.Para el futuro queda, aunque sin plazo concreto, la segunda fase del proyecto de ampliación, la que comunicará Mirasierra con la estación de la calle de Costa Brava. Allí el Metro conectará con las líneas de Cercanías C-7 (Príncipe Pío-Colmenar Viejo) y C-8 (Atocha-Villalba). El acuerdo para hacerlo posible está a punto de ser firmado entre la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento, responsable del ferrocarril. Sólo la primera parte del recorrido ha costado 110 millones de euros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios