www.madridiario.es
Rosa Aguilar quiere poner coto a la contaminación

Rosa Aguilar quiere poner coto a la contaminación

Por Carmen M. Gutiérrez
miércoles 09 de febrero de 2011, 00:00h
La ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, ha sacado la artillería para intentar poner freno a la contaminación de las ciudades españolas. Mantendrá reuniones para consensuar medidas que eviten que se incumplan las exigencias europeas. En Madrid, pese a las recomendaciones, han salido a la calle este jueves los mismos coches que un día cualquiera.
Por primera vez, los problemas de contaminación en Madrid y también en el resto de España han llegado a las primeras páginas de los periódicos, han empezado a preocupar a la ciudadanía e, incluso, el Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino está preparando un plan nacional de calidad del aire. Así que el debate sobre el uso del vehículo privado está a la orden del día.

La combinación del anticiclón que lleva instalado sobre la Península alrededor de una semana y las emisiones habituales en una ciudad como Madrid han provocado que la contaminación suba, por lo que el Ayuntamiento de Madrid ha pedido, sin éxito, a los ciudadanos que utilicen el transporte público para evitar llegar a niveles de alerta. Según los datos oficiales en el interior de la M-30-, la circulación ha aumentado este miércoles en hora punta (entre las 7 y las 10 horas) un 0,27 por ciento respecto a ayer y un 0,50 por ciento respecto a la jornada del lunes. En cuanto al tráfico en la propia M-30, se ha producido, sin embargo, una reducción del 0,33 por ciento respecto al día de ayer, pero un aumento del 0,66 por ciento si se compara con los datos recogidos del pasado lunes.

Obligados desde 2010
Una de las claves para entender por qué se está hablando tanto de contaminación desde hace unas semanas, cuando los datos son similares a los de años anteriores, es que desde 2010 es obligatorio cumplir unas directrices europeas que la ciudad de Madrid no cumple, como tampoco la Comunidad de Madrid, Barcelona o algunas capitales europeas. "Con los índices de contaminación que tenemos, que son los que habitualmente teníamos hace 10 años y a nadie le alarmaba, podemos decir que somos la ciudad que más ha mejorado su medio ambiente en la última década", ha sostenido el primer edil, Alberto Ruiz-Gallardón.

Las autoridades tuvieron tiempo para adaptarse a esta regulación europea, pero no ha sido hasta comprobar que en 2010 no 'aprobaron' cuando ha saltado la polémica. Madrid ya ha anunciado que pedirá una moratoria, que según Ecologistas en Acción es difícil de obtener. La ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, también ha tomado cartas en el asunto y este jueves se reunirá con el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Pedro Castro, para colaborar en la lucha contra la “contaminación atmosférica en el marco del Plan Nacional de Mejora de la Calidad del Aire en el que ya está trabajando el ministerio".

Aguilar también ha anunciado que este mes se reunirá con los consejeros de Medio Ambiente de las comunidades, con la participación de los ayuntamientos, para analizar "qué medidas se pueden tomar desde las competencias de cada Administración". La ministra no se ha mostrado partidaria de las medidas fiscales, por no ser "la respuesta para resolver las cosas", y ha apostado por medidas preventivas, disuasorias y de sensibilización. Sobre Madrid ha dicho que tiene mala calidad del aire de "forma habitual" y que no conoce que se haya puesto en marcha ningún paquete de medidas para evitarlo.

Vehículos diésel
Uno de los temas que preocupa a los Ayuntamientos -como ha mostrado varias veces el alcalde de la capital- es la creciente presencia de vehículos diésel en las calles y carreteras. Esto se debe a los estímulos económicos que da el Gobierno central a este combustible como apoyo al sector del transporte y para reducir las emisiones de CO2, uno de los objetivos ‘verdes’ europeos; pero también tiene una contraindicación: la calidad del aire en las ciudades. El problema radica en que en entorno urbanos el gasóleo es mucho más sucio que la gasolina. El Ayuntamiento dijo que el vehículo ideal para circular por Madrid sería uno de gasolina y baja cilindrada, aparte del vehículo eléctrico.

Sin embargo, para Ecologistas en Acción, Equo o la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos la solución pasa por tomar medidas contundentes, es decir, por restringir el tráfico en el centro de Madrid. Este miércoles, durante la presentación del informe sobre la calidad del aire en la región, han denunciado que hay políticas contraproducentes para reducir el uso del vehículo privado en la ciudad, como la ampliación de carreteras emprendida por la Comunidad de Madrid o la reforma de la M-30 hecha por el Ayuntamiento de Madrid. No obstante, el alcalde asegura que con esta obra se ha reducido un 7 por ciento el tráfico en la almendra central, dato que los ecologistas atribuyen a la crisis económica.

Restricción del tráfico
Muchas ciudades europeas han puesto peajes a la entrada de vehículos, cierran el tráfico cuando hay episodios de contaminación o solo permiten la entrada de las matrículas pares e impares los días alternos. Sin embargo, en España ninguna ciudad ha tomado este tipo de medidas. La más arriesgada fue reducir la velocidad máxima permitida en las entradas de Barcelona, pero el nuevo gobierno de Cataluña la quiere modificar. El alcalde de Madrid ha argumentado este miércoles que  no se pueden aplicar "medidas radicales" en el tráfico porque, de ese modo, se perderían puestos de trabajo. Los ciudadanos pueden poner también su granito de arena, como pide el Ayuntamiento de Madrid, más cuando un 29 por ciento de los conductores madrileños asegura que coge el coche por comodidad y otro 12 responde que no utiliza el transporte público porque "no le gusta", según un informe municipal.

La Comunidad, por su parte, ha recibido este miércoles críticas no solo por las superaciones de algunos límites de contaminación, sino también por eliminar en diciembre la Comisión de Calidad del Aire, el instrumento para afrontar situaciones de emergencia por contaminación, como ha denunciado el PSM. Desde la Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública se ha recordado, asimismo, que la Comunidad suprimió hace dos años la Dirección General de Salud Pública y repartió sus competencias en otros organismos, que ahora están "descoordinados".

Pese a la reducción del consumo de carburantes debido a la crisis, en 2010 Madrid ha incumplido la normativa europea de calidad del aire, así como la Comunidad. Coslada y Leganés han salido destacadas como ciudades contaminadas, pero hay que tener en cuenta que no todos los núcleos de población tienen estación de medición, por lo que podría haber más municipios con problemas.

Junto con la obligatoriedad de cumplir los niveles de NO2, el informe realizado por la Fiscalía de Medio Ambiente sobre el cambio de la red de medición de calidad del aire también ha echado leña al fuego. La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ha salido en defensa de  la decisión tomada por el Ayuntamiento. Por el momento, no se ha abierto ningún proceso por esta causa, aunque la investigación sobre si el Ayuntamiento podía modificar la ubicación de las estaciones sigue abierta. La normativa europea permite realizar estos cambios, excepto cuando ha habido superaciones repetidas de partículas en suspensión. 

Efectos sobre la salud

Además, España lleva más de una semana con anticiclón por lo que el aire no se está limpiando y ha aparecido la 'boina' de Madrid. Ante esta situación, el alcalde dijo que los madrileños pueden estar "tranquilos", ya que los niveles de contaminación en la capital están "muy lejos" de la alerta. Sin embargo, hay colectivos que piensan que la actual situación es peligrosa para la salud. Un dato muy significativo, ofrecido por Ecologistas en Acción, es que a día de hoy ya hay dos estaciones de calidad del aire en la ciudad de Madrid (situadas en Ramón y Cajal y Fernández Ladreda) que han superado el número de horas con alta contaminación permitido para todo el año por la Unión Europea. Numerosos estudios muestran que los niveles elevados de agentes contaminantes producen muertes prematuras -unas 2.000 en la Comunidad cada año- y enfermedades respiratorias y cardiovasculares.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios