www.madridiario.es

Examen a las cuentas públicas, que caen en más de 1.600 millones

La oposición critica los 'presupuestos del paro' y echa en cara a Aguirre que recorte 'a los pobres'

La oposición critica los "presupuestos del paro" y echa en cara a Aguirre que recorte "a los pobres"

jueves 04 de noviembre de 2010, 00:00h
"Los presupuestos austeros y coherentes con la política que está llevando a cabo este Gobierno". "Sí, reduciendo 3.000 millones en impuestos a los que más tienen, el 7% de los habitantes de la Comunidad". "Pues se lleva usted el premio al disparate del año. Usted presentó unos presupuestos austeros para 2009 pero gastó 1.479 millones más".
Este diálogo a tres bandas es el que mantuvieron este jueves en el pleno de la Asamblea de Madrid la presidenta Esperanza Aguirre, el coordinador general de IU, Gregorio Gordo, y la portavoz socialista en la Cámara, Maru Menéndez a cuenta de los presupuestos de 2011, que con 1.659 millones menos deberán recurrir a la imaginación y los recortes para poder soportar los servicios públicos.

PSOE e IU, más el PP a modo de defensa, convirtieron el pleno de este jueves en una sesión de control a las próximas cuentas públicas. Gregorio Gordo comenzó la sesión vaticinando que, con la paralización de las inversiones y los recortes en ayudas (becas escolares, para la adquisición de viviendas, subvenciones a empresas) Madrid registrará hasta 33.000 nuevos parados. Las rebajas fiscales o la eliminación del impuesto de patrimonio, que se traducen en menos dinero disponible para Educación, Sanidad o Dependencia, tampoco ayudan a su juicio: "Su receta es la del Pijo 'Party' -espetó a Esperanza Aguirre- Para los pobres, recortes; para los ricos, 3.000 millones en regalos fiscales que benefician solo al 7% de la población".

Y es que después de revisar la ejecución del presupuesto de 2009, la oposición ya no se cree las promesas de austeridad de la presidenta. "Habla de reducción del gasto pero practica lo contrario. En 2009 gastó un 9% más que en 2008, año en el que gastó un 6% más que en 2007", le recordó Maru Menéndez. La portavoz del PSOE puso sobre la mesa que la Comunidad incrementó la deuda y el gasto en 2009 dejando de invertir uno de cada tres euros en Infraestructuras o 221 millones en políticas de empleo "justo el año en el que el número de parados pasó de 262.000 a 468.000 en Madrid". "Usted cumple con la estabilidad dejando de pagar a proveedores, dejando de pagar el gasto farmacéutico. Ha gastado más y ha invertido menos consiguiendo que el paro sea 10 puntos superior al de la media española, todo un ejemplo de gestión", zanjó.

Austeridad, también para funcionarios
Aguirre, dubitativa en sus respuestas, se aferró al "gasto social" de su Gobierno y al conocido mérito de que Madrid es la única autonomía que no ha tenido que presentar un plan especial para frenar su deuda. "O gastamos o no gastamos", respondió a Menéndez. "Ustedes creen que cuanto más gasto público y más dinero del contribuyente se ponga, más prosperidad, pero la realidad demuestra todo lo contrario", arrancó la presidenta. "La realidad es estamos cuatro puntos por debajo en tasa de paro que España, que llevamos tres trimestres creciendo y los datos del paro de octubre dicen que en la Comunidad de Madrid son 255 madrileños los que encuentran empleo. Es muy poco, es verdad, pero son 255 que en lugar de estar en la cola del paro cobrando un subsidio tienen un trabajo", concluyó la jefa del Ejecutivo, que calificó a Zapatero como "el estrangulador de Madrid" por no invertir "ni un euro en obra nueva" en la región.

Mientras los diputados discutían en el interior, un centenar de representantes sindicales de CCOO y UGT protestaron con pancartas y pitos por la negociación del convenio colectivo del personal laboral de la administración y por un acuerdo con los funcionarios respecto al recorte de liberados sindicales pretendido por la Comunidad.

El 'tijeretazo' al sector público (incluidas las empresas) se materializará tras el debate de presupuestos y la aprobación de la ley de acompañamiento. Este jueves, el portavoz del Ejecutivo, Ignacio González, aseguró que se siguen manteniendo contactos para recortar más de 1.000 representantes sindicales en la Administración madrileña. Los sindicatos lo niegan y advirtieron que la Comunidad no pretende negociar, sino imponer el recorte por las buenas. Un recorte que demandaron empiece por el propio Gobierno de Aguirre y sus "liberados políticos", los cargos de confianza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios