www.madridiario.es
Funcionarios (3)

Funcionarios (3)

Por Pedro Fernández Vicente
miércoles 09 de junio de 2010, 00:00h
Está claro que los funcionarios no quieren perder el protagonismo que les ha regalado el presidente del Gobierno, con la reducción de salarios. Y vuelven a la primera fila, esta vez con una huelga que está provocando muchos renglones, palabras e imágenes. Los medios de comunicación somos así, insistentes, pero también los encargados de contar la historia del día a día, la más difícil porque es la que tenemos encima, la que nos aplaude o nos critica.
Pues esta huelga, protagonizar, protagonizar, la han protagonizados más los sindicatos, el gobierno y los periodistas, que los funcionarios, propiamente dichos. Digo esto, porque los trabajadores públicos se han abstenido de acudir a la llamada sindical. La convocatoria ha sido un fracaso, no han querido escuchar el reclamo, supongo, que por diversos motivos. Cada cual tendrá los suyos, seguro que si, pero hay uno que se repite con mucha frecuencia: que no están dispuestos a perder más dinero de lo anunciado. O lo que es lo mismo, como no sirve para nada, al menos, que no me reduzcan el sueldo, más, este año. 

Que quede claro que no han dado de lado a la huelga porque estén de acuerdo con las medidas del gobierno, ni mucho menos. Según los comentarios que se pueden escuchar en las cafeterías, en los pasillos, en la calle, en las conversaciones entre amigos, y donde se los quiera escuchar, los empleados de la administración están tan en contra del gobierno, por la reducción de sueldos, como de los sindicatos, por su inactividad. Por eso rechazan que, ahora, después de lo que ha llovido en este país sin hacer nada, se acuerden de ellos para llevarlos a una huelga. Pues no, eso es lo que les han dicho, y la huelga se ha quedado bastante corta. Un hecho lamentable, porque la labor sindical es la única fuerza de que disponemos los trabajadores y esta es una mala noticia.

Los asalariados necesitamos unos sindicatos fuertes para protegernos de unos empresarios y, visto lo visto, de un gobierno tan prepotente como los empresarios. Por lo tanto el fracaso de esta huelga y la debilidad con que se enfrentan, las organizaciones sindicales, a la convocatoria de un paro general, es una muy mala noticia. Pero es la verdad. Sería un buen momento para que UGT y CC.OO. reflexionen. Algo se está haciendo mal. Los funcionarios no se sienten protegidos. Esa es una realidad y, antes que rechazarla e ignorarla, conviene analizarla. Los médicos, las enfermeras, los oficinistas… se sienten atacados y poco protegidos por quien debería hacerlo.

Muchos de estos que nos atienden o nos limpian, cuando estamos enfermos en los hospitales públicos, piensan que mañana, dentro de un año o de dos, cuando la economía vuelva a sentirse fuerte, se volverán a negociar convenios, las empresas iniciaran un nuevo camino de recuperación, se venderán más coches y más ordenadores y subirán los pisos. Pero ¿qué ocurrirá con ese 5, 6, 7 y hasta 10 por ciento de reducción de sueldo a que se ha sometido a los funcionarios? ¿Recuperarán ellos el coste de la vida? ¿Les devolverán el porcentaje perdido? Está claro que desconfían. Ya el gobierno de José María Aznar congeló los salarios con un objetivo de recuperación de las cuentas públicas, sin que nadie se haya vuelto a acordar de aquellas pérdidas.
Quizá este es un buen momento para que el PP se moje y haga un planteamiento de futuro. Cuando la economía recupere su pulso ¿están dispuestos a devolver lo quitado en concepto de SOLIDARIDAD?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios