www.madridiario.es

Los hechos ocurrieron el pasado 12 de abril

Un paciente denuncia al Gregorio Marañón por haber sufrido un trato vejatorio

Por MDO/Efe
miércoles 18 de abril de 2007, 00:00h
Miguel Ángel Merino, ha denunciado el que a su juicio considera un "trato vejatorio y vergonzoso" en el Hospital Gregorio Marañón. El paciente acudió a Urgencias del centro, por prescripción de su médico de cabecera, para hacerse pruebas por una posible tuberculosis. Declara que sufrió mal trato, error de dianóstico y humillación.

El autor de la denuncia, Miguel Ángel Merino, ha explicado ante el Defensor del Paciente que cuando acudió el pasado 12 de abril a este centro sobre las 17.15 horas, permaneció allí hasta las 17.00 horas del día siguiente y recibió "en todo momento un trato vejatorio y vergonzoso".

El paciente, de 31 años, fue introducido en una sala de "unos tres metros cuadrados sin ventanas y sin ventilación de ninguna clase", donde una doctora le informó sobre las 18.00 horas que enviaría una enfermera a realizarle una extracción de sangre y recoger unas muestras de esputo. Estas muestras tuvieron que repetirse por orden de una doctora que informó a Miguel Ángel Merino de que "habían dado negativas".

Así, estuvo solo y sin ingerir ningún alimento hasta las 08.00 de la mañana siguiente, cuando le sirvieron "un café y cinco galletas", pero tuvo ocasión de asistir a la fuga de un menor con problemas psiquiátricos y varios intentos de suicidio y de ver cómo un enfermero perdía los nervios con una de sus pacientes y le propinó "cuatro bofetones, que yo contara".

Cuando un hermano de Merino llegó a visitarle a media mañana y le entregó un bocadillo, una enfermera le envió a un cuarto de baño a comerlo y, ante su negativa, le acusó públicamente de querer contagiar a los demás pacientes y personal. Merino explica que "(la enfermera) se pone en medio de la sala y textualmente dijo: "A ver, señores, hagan el favor de no acercarse a este señor (el paciente) porque tiene la tuberculosis y pretende contagiárnosla a todos".

Finalmente, 24 horas después de su ingreso, el paciente pudo abandonar el hospital con un diagnóstico de "una simple neumonía".

El Defensor del Paciente envió una carta al consejero de Sanidad de la Comunidad, Manuel Lamela, denunciando "el bochornoso relato que nos ha remitido el paciente" Miguel Ángel Merino a través de un correo electrónico. En este correo, Merino detalla la "lamentable situación que tuvo que padecer la semana pasada en el Hospital Gregorio Marañón: mal trato, error de diagnóstico, humillado, vejado, y no sólo en su caso, sino en otros pacientes que allí se encontraban".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios