www.madridiario.es
El esperpento en la Puerta del Sol

El esperpento en la Puerta del Sol

jueves 11 de diciembre de 2008, 00:00h
La celebración del 30 aniversario de la Constitución se ha convertido en una oportunidad perdida. Siempre hay ocasión para convertir las oportunidades en pérdida. Es más, bien parece que la Corte de los Milagros instalada en la Puerta del Sol es experta en buscar las ocasiones para desaprovechar oportunidades, al mejor estilo de los cortesanos decimonónicos que alentaban continuas revueltas palaciegas y motines de salón.

La conmemoración constitucional en la Puerta del Sol ha buscado la ocasión en las declaraciones del alcalde Pedro Castro, que ha llamado “tontos de los cojones” a los votantes de la derecha. No justificaré en modo alguno los excesos verbales de esta persona. Creo que nada aportan al debate sereno que necesitamos y abundan en las peores tradiciones frentistas.  Exceso verbal que, por obra y gracia de las técnicas de comunicación y esa manía de colgar en Internet cada acto de un cargo público, ha adquirido relevancia nacional. Exceso verbal que convierte la política en revista del corazón y a los políticos en frikis mediáticos. Es el precio perverso de la política on line. Más le valdría a los partidos de la izquierda, como Pedro Castro, abrir una serena reflexión sobre las causas por las cuales no consiguen el respaldo político de la mayoría de la ciudadanía madrileña, ya que en lugar de salir a ganar parecen esperar que Esperanza Aguirre pierda.

Para superar los votos del PP en Madrid la izquierda tendrá que quebrarse bastante la cabeza con propuestas y alternativas para que un puñado de “tontos de los cojones” que votan a la derecha se decidan a cambiar su voto y otros cuantos “tontos de los cojones” desilusionados de la izquierda se decidan a ir a votar.

No seré tampoco el que justifique que los “liberados políticos” de Esperanza Aguirre dediquen el día de la Constitución a repartir y exhibir pegatinas en el acto institucional de la Puerta del Sol, bajo el lema “Día de la Constitución. Pedro Castro dimisión”. Habrá que pensar qué hubieran dicho esos liberados políticos si los “liberados sindicales” hubiéramos hecho un gesto similar, portando pegatinas o camisetas sobre cualquier tema reivindicativo de la actualidad madrileña, que haberlos haylos.

Los liberados políticos de Esperanza Aguirre han cometido el grave error y han incurrido en la grave irresponsabilidad de matar moscas a cañonazos en la propia sede institucional de la Presidencia regional.

Ante el exabrupto verbal, reconocido por el propio autor, con dolor del pecado, propósito de enmienda, públicamente confesado y dispuesto a la penitencia, a un PP que no duda en subir al estrado de la celebración constitucional al Nuncio de Su Santidad, como en los peores tiempos inconstitucionales pasados, no le cabe otra que recriminar el exceso, y aceptar las disculpas. Al menos mientras el no menos “popular” Fabra siga anunciando sus intenciones de ir “meando” por los locales de Izquierda Unida, si le toca otra vez la lotería, por poner otro reciente exabrupto, como ejemplo a no imitar.

De nada valió que la delegada del Gobierno, Soledad Mestre, convocante del acto junto a la presidenta regional, alabase la Constitución y recordase cuánto queda por hacer para que derechos constitucionales como la protección de la salud o la educación sean efectivamente tutelados por las administraciones competentes. De nada valió su recuerdo del empresario vasco Ignacio Uría, recientemente asesinado por ETA.

En nada quedó la adhesión a la Constitución y el sentido patriótico, la emoción que manifestó la presidenta Aguirre al recordar 30 años de libertad, paz y progreso, mientras los liberados del PP repartían continuamente pegatinas.

De nada sirvió porque el debate estaba servido. Fue acabar el himno nacional y comprobar la avalancha de periodistas y cámaras que perseguían a Pedro Castro, Esperanza Aguirre o Tomás Gómez. El día de la Constitución se convirtió en un tonto debate por mor de los cojones.

La puerta abierta es peligrosa porque, aún con cientos de concentraciones de protesta de todo tipo en la Puerta del Sol, hasta ahora nadie se había concentrado en el interior de la sede de la Presidencia, y aún menos en un acto institucional conmemorativo de la Constitución para reivindicar otra cosa que no fuera la propia Carta Magna. Si además los protagonistas son liberados políticos del PP, el despropósito es aún mayor.

Que no nos vengan con la consabida “libertad de expresión”, porque si así fuera se abriría la veda y todos estaríamos legitimados para concurrir a estos actos con pegatinas, camisetas, pancartas y parafernalia propagandística. Un poquito de por favor.

Indignación y vergüenza. Eso es lo que sentimos quienes accediendo a un acto institucional pudimos asistir a un acto bochornoso, propio de la mejor Corte de los Milagros valleinclanesca.  El esperpento se instaló en la Puerta del Sol.

Indignación y vergüenza ante la oportunidad perdida para ratificar los compromisos constitucionales con la salud, la educación, la vivienda digna, la cultura, los derechos de los trabajadores, la protección social, la igualdad de hombres y mujeres. Esas cosas que de verdad importan y que nos hacen de verdad más libres y más iguales.

Habrá que esperar a mejor ocasión, pero les aseguro que esa ocasión llegará. La ocasión en que alguien se entretenga en disertar y trabajar por la construcción de un Estado social y democrático de derecho cuyos valores superiores sean la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político del pueblo soberano, del que emanan los poderes del Estado, que es, más o menos, como comienza el artículo 1º de la Constitución treintañera.

Francisco Javier López Martín.
Secretario General CCOO Madrid.

Javier López

Patrono de las Fundaciones Abogados de Atocha y de la Sindical Ateneo 1º de Mayo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios