www.madridiario.es
Los bajos datos de Radar Covid, la 'esperanza' del rastreo

Los bajos datos de Radar Covid, la "esperanza" del rastreo

lunes 25 de enero de 2021, 07:34h

A principios del pasado mes de octubre, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, informaba de que la aplicación Radar Covid estaría disponible para los ciudadanos de toda la región en pocos días. Hacía un mes que la app se había puesto en funcionamiento a modo de proyecto piloto en el municipio de Guadarrrama, y parecía que la efectividad era la esperada.

Se depositaban así muchas esperanzas de control de la pandemia en esta herramienta, que ya estaba en funcionamiento en varias autonomías españolas, sobre todo porque la contratación de rastreadores en la Comunidad de Madrid era escasa. Desde el Ejecutivo, de hecho, catalogaron a Radar Covid como una “gran aliada en la lucha contra la segunda oleada” del coronavirus, un adelanto tecnológico que puede “marcar un antes y un después en el desarrollo de la crisis sanitaria”, según decía Aguado.

"El propio Ministerio de Sanidad nos confirma que si no somos capaces de generar un volumen importante de ciudadanos que lo hayan descargado tendrá menos eficacia esta aplicación. Es esencial que, a partir de ahora, que hemos decido extenderlo a toda la Comunidad se la descarguen, la activen y empiecen a usarla", instaba el vicepresidente.

Sin embargo, pasada la segunda ola y sumergidos en la tercera, mucho más voraz en cuanto a cifras, y aún con la contratación de rastreadores suficientes en duda, la aplicación Radar Covid parece no situarse a la altura de lo esperado y deseado. Según los últimos datos registrados por la propia App –actualizados por última vez el pasado 17 de enero-, en España se han declarado a través de Radar Covid desde el día 1 de septiembre de 2020 un total de 36.737 casos positivos.

La misma herramienta indica que en la actualidad se ha descargado la aplicación en 6.705.557 dispositivos, y que está conectado con aplicaciones de 10 países de la Unión Europea: Alemania, Bélgica, Croacia, Dinamarca, Finlandia, Italia, Países Bajos, Irlanda, Letonia y Polonia. De esta manera, se establece una red de interoperaciones más allá de las fronteras.

Por el contrario, y volviendo a España, si se tiene en cuenta que desde el 1 de septiembre de 2020 y hasta el día 17 de enero de 2021 (última actualización de las cifras oficiales de Radar Covid) se han diagnosticado en el territorio español un total de 2.336.451 casos positivos, se esclarece que tan solo el 1'57 por ciento de los casos han sido notificado a través de la aplicación móvil.

Y es que, a pesar de que la app se erigió en un primer momento como un mecanismo tecnológico que con ‘un solo click’ permitía que el resto de personas con la aplicación conocieran su nivel de riesgo tras un caso positivo. Por el contrario, para evitar falsos positivos o casos de fraude, el funcionamiento de la aplicación incluye asimismo la verificación de los datos a través de un código.

La generación de este códice lo realizan los médicos o personal sanitario tras haber realizado la prueba pertinente, dependiendo en este caso de cada Comunidad Autónoma. Una vez el usuario tiene su código, solo puede introducirlo la persona dueña del ‘smartphone’ en la app de forma totalmente voluntaria y anónima.

Radar Covid en la Comunidad de Madrid

En el caso de la Comunidad de Madrid, el código se genera a partir de Salud Pública y son los funcionarios que se encargan de la atención telefónica de información quienes lo facilitan, tal y como se explica en el documento ‘Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de Covid-19 en la Comunidad de Madrid’.

“Los sanitarios de Atención Primaria se limitan a hacer las pruebas pertinentes y a hacer el seguimiento de los pacientes, como si hubieran acudido presencialmente a la consulta”, explica a Madridiario el portavoz de Atención Primaria de la Coalición Sindical Independiente de Trabajadores – Unión Profesional (CSIT), José María Molero. “En la valoración de los casos se encuentran unas figuras que se denominan ‘Agentes Covid’, profesionales que fueron contratados hace aproximadamente unos 2-3 meses inicialmente y entre los que algunos de ellos daban apoyo a los centros de salud, pero que ahora realizan este tipo de funciones y otras que tienen que ver con el rastreo”, comenta.

“Está todo organizado y coordinado por Salud Pública”, indica, por lo que en el caso de la región madrileña la generación del código para comunicación de un positivo a través de Radar Covid se realiza de manera independiente al ámbito de la Atención Primaria y hospitalaria.

Madridiario ha solicitado los datos relativos al uso de Radar Covid a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid pero no ha obtenido respuesta, por lo que tan solo se cuenta con las cifras relativas al proyecto piloto de la aplicación en el municipio de Guadarrama. Los vecinos de esta localidad madrileña fueron los primeros en contar con esta herramienta, y entre el 11 de septiembre y el 4 de octubre la Consejería de Sanidad facilitó un total de 141 códigos a personas positivas usuarias de la aplicación. Por su parte, y tras recibir una alerta como contacto estrecho a través de la APP Radar Covid, 150 ciudadanos contactaron con Sanidad.

Como se indica en el citado texto elaborado por la Consejería de Sanidad, en la autonomía una vez introducido el código (que se envía por SMS) en la aplicación, se genera una alarma y “a las personas que reciben esta alerta en su móvil, la propia aplicación les ofrece un número telefónico, el 900 102 112, en el cual les indicaran la actuación adecuada según la situación” y se les facilita a través de la misma aplicación “unas recomendaciones generales de prevención e higiene”, como mantener la distancia de seguridad o evitar acudir a eventos o lugares con muchas personas o limitar los contactos sociales, entre otras.

“En caso de que se pueda identificar el posible caso índice, se manejará de la misma manera que los contactos estrechos identificados mediante la investigación epidemiológica”, es decir, y siguiendo lo establecido en el documento, en la situación epidemiológica actual, la realización de una prueba diagnóstica de infección aguda a los contactos estrechos que sean “convivientes, personas vulnerables, personas que atienden a personas vulnerables, ámbito social (familiares no convivientes, amigos, otros), ámbitos sanitario y socio-sanitario y en situaciones de especial riesgo que establece salud pública”.

Asimismo, se señala que si se le realiza una prueba diagnóstica se manejará, según se indica, en el manejo de contactos estrechos en el ámbito comunitario. “En el momento de realización de dicha prueba, se verificará que efectivamente la persona que acude tiene una alerta de contacto estrecho en su aplicación, para lo que será necesario solicitar al usuario mostrar la alerta generada en su dispositivo”, así como se pedirá al usuario “que abra la aplicación delante del sanitario para comprobar que se trata de una alerta y no de una captura de pantalla”.

Por el contrario, en el caso de que “no se identifique ningún contacto con un caso confirmado conocido, se actuará en función de la valoración de riesgo realizada al contacto”, dicta la información referida al uso y gestión de Radar Covid.

Otros métodos de rastreo

Dado el poco éxito de la herramienta, la trazabilidad de los contagios y la detección de los mismos recae en otros elementos de la actividad denominada como 'rastreo' de casos, es decir, la detección precoz de todos los casos compatibles con Covid-19 y la vigilancia epidemiológica de los casos sospechosos para la no propagación del virus.

Tal y como se establece en la ‘Estrategia de detección, vigilancia y control de COVID-19 del Ministerio de Sanidad’, los rastreadores son piezas claves para ello, pues son los profesionales encargados de buscar a todas aquellas personas que hayan podido estar en contacto directo o estrecho con un positivo, aplicando los protocolos para la contención del coronavirus. Sin embargo, en la Comunidad de Madrid la presencia de estos ha estado ampliamente cuestionada.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, declaró a mediados del año pasado, cuando comenzaban a levantarse los confinamientos en todo el mundo, que “ningún país puede controlar la pandemia si no sabe dónde está el virus”, al tiempo que la institución internacional llamó a todos los estados a poner especial interés en el seguimiento y la monitorización de los casos para evitar los rebrotes incontrolados. Si bien el Ministerio de Sanidad no estableció un número concreto de rastreadores por cada habitante, los estándares internacionales sitúan esta recomendación entre 20 y 30 facultativos por cada 100.000 habitantes.

Siguiendo estas bases, la Comunidad de Madrid debería contar con algo más de 1.665 rastreadores en la región, cifra cercana a las que ofrece Sanidad a los medios de comunicación al respecto. “La cifra aproximada de profesionales que en este momento desde los diferentes ámbitos están colaborando en el rastreo está en torno a 1.600 profesionales”, indicó la directora general de Salud Pública, Elena Andradas, en rueda de prensa el pasado viernes por la tarde.

“La realidad es que durante el mes de diciembre ya se amplió el número de rastreadores, de profesionales que desde los centros de salud y desde las unidades de apoyo Covid-19 están colaborando en la primera etapa de lo que es la investigación epidemiológica, es decir, la identificación de los contactos de los casos que se vienen confirmando”, indicó Andradas, haciendo referencia a la inversión de 894.093,20 euros realizada el pasado mes de diciembre para el seguimiento telefónico de contactos Covid-19.

Sin saber el número exacto de rastreadores existentes en la Comunidad de Madrid, la cifra es similar a la dada por el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 del Gobierno regional, Antonio Zapatero, quien a mediados de octubre ya señaló que “la Comunidad de Madrid ya tiene más de 1.500 rastreadores, como prometió la presidenta, Isabel Díaz Ayuso”, aunque de nuevo no especificó cuántos. En cualquier caso, se trató de una buena noticia pues, a principios del mes de septiembre, en medio de la segunda ola, tan solo constaban 1.100 rastreadores en toda la Comunidad de Madrid.

"Realizamos un mayor seguimiento de casos", afirmó Zapatero, quien también destacó que el Ejecutivo regional sigue apostando por "una mayor capacidad diagnóstica" y por los test de antígenos. A este respecto, el Gobierno regional inició el pasado miércoles, en siete campus universitarios públicos madrileños, la realización de test antigénicos a jóvenes con edades comprendidas entre 18 y 29 años, que no presenten síntomas de Covid-19, una iniciativa a la que se han sumado más de 21.000 jóvenes.

Por otro lado, continúan la realización de test en Zonas Básicas de Salud (ZBS) con altos niveles de incidencia, un rastreo que desde que comenzó ha conllevado la realización de más de 619.896 test y se ha convocado a más de 2.122.508 ciudadanos, de los que han resultado positivos 2.474, tal y como indica la Consejería de Sanidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios