www.madridiario.es
El alcalde en la Casa de Campo
Ampliar
El alcalde en la Casa de Campo (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

Madrid plantará 100.000 árboles para reponer los caídos por Filomena

lunes 19 de julio de 2021, 16:00h

Las secuelas de Filomena aún requieren la actuación municipal en la Casa de Campo. Las tareas de limpieza, poda y desbroce continuarán hasta noviembre para devolver al gran pulmón verde de la ciudad a su imagen anterior al devastador paso de la borrasca. Desde allí, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado que el Ayuntamiento capitalino prepara la plantación de 100.000 nuevos árboles para equilibrar los 80.000 que no sobrevivieron al temporal.

La medida se enmarca en el Plan de Recuperación del Arbolado que el regidor ha presentado esta mañana. Lo ha hecho acompañado por el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y por Antonio Prieto, presidente del Consejo Asesor del Arbolado, un grupo de expertos que ha radiografiado el censo arbóreo de la capital, ha analizado el impacto de la nevada y ha propuesto soluciones para subsanar tal destrozo ambiental. Las conclusiones han quedado recogidas en un decálogo que el primer edil ha asegurado que “acatarán”.

La primera decisión adoptada en base al informe será acometer la campaña de plantación “más importante de la historia de la ciudad”: 100.000 ejemplares. La segunda, rellenar los 20.000 alcorques vacíos de la capital. Almeida ha avanzado que una primera remesa se plantará desde el próximo mes de octubre hasta mayo. La operación se repetirá en las mismas fechas el año siguiente. “Queremos tener la garantía de que se lleve a cabo en las debidas ocasiones”, ha señalado.

Estas nuevas unidades ayudarán a que Madrid no pierda su destacado lugar como una de las urbes con mayor patrimonio vegetal de Europa. En concreto, cuenta con 1,74 millones de ejemplares de más de 500 especies diferentes distribuidos en 6.000 hectáreas de zonas verdes y 5.000 calles arboladas. Filomena provocó daños en 800.000, el 46 por ciento de los que se contabilizan. De ellos, 80.000 cayeron o han sido talados, más de 60.000 en la propia Casa de Campo, el parque más afectado por la borrasca. Los 51.300 árboles plantados en los últimos dos años no son suficientes para contrarrestar los perdidos a causa de las copiosas nieves y, por ello, se llevará a cabo la anunciada reforestación masiva, pero muy pensada.

No solo se plantarán especies autóctonas

No obstante, el Consejo Asesor quiere evitar con sus recomendaciones que se caiga en los errores cometidos en los años 50 y 60, cuando la repoblación de la Casa de Campo “no fue clara”, ha comentado Antonio Prieto. “Indiscriminada en relación con las necesidades”, la ha descrito el alcalde. El comité de expertos ha comprobado que las especies más afectadas han sido “las de copa amplia y hoja persistente”, como el Pino Cupressus, así como otras coníferas y frondosas. Sin embargo, descartan dejar de plantarlas, como sugirieron algunas voces tras la borrasca. “Este tipo de especies genera una cantidad de servicios ecosistémicos importantes y durante todo el año captan contaminantes, secuestran CO2, regulan térmicamente las ciudades, ofrecen cobijo para especies de fauna y microfauna”, argumentan en el documento.

El equipo presidido por Prieto renuncia a reforestar Madrid con plantas autóctonas en exclusiva y aboga por lograr una “buena distribución de especies en su selección”. “Cuanto mayor número, mejor”, han defendido. No obstante, sí precisan que los árboles deben poseer características específicas que “permitan la adaptación y desarrollo adecuado a las condiciones urbanas de la ciudad, garantizando la biodiversidad y un envejecimiento secuenciado del conjunto”. Para cumplir esta pauta, el Gobierno municipal desarrollará una nueva herramienta informática que incluya todos los parámetros y sirva de apoyo en esta toma de decisiones sobre la elección de especies”.

Este Consejo Asesor independiente, cuya creación impulsó Vox y cuya constitución se aprobó por unanimidad en el Pleno de febrero, apuesta por dotar de conectividad ecológica a las zonas verdes existentes y las de nueva creación. Esto se concretaría en corredores ecológicos que discurran por las infraestructuras artificiales de la ciudad y las carreteras. Además, no olvidan la necesidad de dar respuesta al desequilibrio en la distribución de las zonas verdes y parques en los barrios. En este sentido, el Consistorio matritense se ha comprometido a que todas las zonas que ocupen más de cinco hectáreas de superficie estén unidas, como mínimo, con otra zona verde de al menos igual tamaño.

El protocolo de El Retiro se extiende al resto de parques

Los expertos reclaman, asimismo, una gestión planificada de las zonas verdes en los diferentes contratos de conservación de los parques principales. En consecuencia, el Ayuntamiento ha avanzado que el actual Protocolo de actuación en El Retiro ante situaciones adversas se extenderá al resto de parques históricos, una medida que permitirá realizar labores de inspección más exhaustivas sobre el arbolado tras producirse fenómenos climatológicos extremos como fuertes vientos, heladas, sequía o altas temperaturas.

Además, se aprobarán planes directores para la gestión de los parques históricos y singulares y se incorporarán nuevas prestaciones sobre el arbolado viario en los futuros pliegos del Servicio de Revisión y Vigilancia del arbolado (SERVER) relacionadas con protocolos ante situaciones meteorológicas adversas relacionadas con viento y nieve. Todas las recomendaciones del informe se recogerán como obligatorias en los planes de gestión de los nuevos contratos de conservación, mantenimiento y limpieza de las zonas verdes. El mismo, que entrará en vigor en agosto, prevé que las nuevas plantaciones que se ejecuten se lleven a cabo con un arbolado de mayor diámetro para aumentar los servicios ecosistémicos y mejorar la imagen del viario.

Antonio Prieto y sus compañeros han pedido también realizar un estudio sobre la historia y las características de las plantaciones madrileñas, “extrayendo conclusiones que contribuyan a conservar los valores estéticos y sociales que configura el paisaje urbano de la ciudad”. Una demanda que se cumplirá fijando una metodología específica que permita poner en valor la contribución del arbolado al bienestar y desarrollo económico y social.

Por último, aluden a la importancia de buscar financiación externa para garantizar la viabilidad de la campaña de plantación el mantenimiento posterior de los ejemplares. En esta línea, el Consejo cree conveniente que el Plan de Recuperación del Arbolado crezca como un proyecto en el cual se implique la ciudadanía, que asumiría tareas de cuidado de las zonas verdes. Para ello, José Luis Martínez-Almeida ha manifestado que trasladará el informe de manera inmediata al resto de grupos políticos y a los ciudadanos para que “entre todos hagamos ese esfuerzo colectivo”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios