www.madridiario.es
Protesta contra el Gobierno
Ampliar
Protesta contra el Gobierno (Foto: Chema Barroso)

Iglesias alerta sobre los escraches: Ayuso o Monasterio pueden ser las siguientes

martes 19 de mayo de 2020, 15:24h

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha avisado de que, si se generalizan las protestas como la que estos días están realizando "gente de derechas" contra algunos miembros del Ejecutivo frente a sus domicilios, no se sabe "dónde pueden acabar". Iglesias ha sugerido que lo próximo pueden ser concentraciones "de gente de izquierdas" frente "al apartamento" de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, o la casa del líder de Vox, Santiago Abascal.

"Hoy es gente de derechas manifestándose en la puerta de mi casa. Mañana puede ser gente de izquierdas manifestándose en frente del apartamento de Ayuso, de la casa de los Espinosa de los Monteros o de Abascal", ha advertido en una entrevista en La Sexta, recogida por Europa Press, en la que ha señalado que en lo que a él respecta, no se queja, porque "a la política hay que venir llorado de casa".

En este sentido, el líder de Podemos ha afirmado que es "legítimo" que los políticos sean objeto de protestas, pero se ha mostrado preocupado por el riesgo de que se generalicen las concentraciones frente a las casas de los políticos, porque no se sabe hasta dónde pueden llegar. "Yo tengo costumbre de recibir muchos ataques, pero hay mucha gente que no tanto, y el problema es que esto se sabe por dónde empieza, pero no se sabe dónde acaba, y si esto se generaliza, si al final todo el mundo entiende que la manera lógica de protestar es ir a casa de Ayuso, de Abasal, de Casado o de Espinosa de los Monteros, o a casa de periodistas que se convierten en referentes de opinión, entraríamos en una situación muy negativa", ha enfatizado.

Por ello, ha defendido que "hay que intentar que el derecho a la manifestación se proteja, pero evitando situaciones de crispación", al tiempo que ha asegurado que él nunca ha defendido "que la gente vaya a casa de nadie".

"A la política hay que llegar llorado de casa"

"Otra cosa es que cuando uno tiene un cargo público, pues claro que tiene que asumir que la gente pueda protestar o que te puedan decir algo por la calle, como es normal, o que vayan a tu Ministerio o a la sede de tu partido o al lugar donde trabajas porque eso forma parte de la democracia", ha defendido.

En este sentido, ha afirmado que él no se va a quejar, porque "lo que venga, tendrá que venir", y ya asumió cuando entró en política "que las cosas nunca iban a ser fáciles y siempre van a ser complicadas. "A la política hay que llegar llorado de casa", ha enfatizado.

Interior refuerza la vigilancia contra los escraches

Por su parte, el Ministerio del Interior ha ordenado reforzar la vigilancia ante los últimos escraches en los domicilios particulares de algunos ministros para evitar "actitudes de acoso" tanto hacia los políticos como a sus familias, han informado a Europa Press fuentes del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska.

Estas fuentes oficiales defienden que las indicaciones para estar "especialmente vigilantes" se encuadran en las actuaciones habituales que desarrollan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en este caso ante las protestas en las viviendas particulares en señal de rechazo por la gestión del Gobierno en la crisis sanitaria derivada de la Covid-19.

En lo referente a caceroladas y otras protestas en la vía pública, Interior sostiene que la Policía ya se ha desplegado "y se seguirá desplegando" en aquellas calles y zonas donde entienden que es necesario para preservar la protección de la salud, de acuerdo a lo dictado por el real decreto del estado de alarma por la pandemia de coronavirus.

"Se levantan las correspondientes propuestas de sanción ante los comportamientos graves", subrayan estas fuentes, que niegan que haya órdenes políticas o que directamente se pretenda suspender el derecho de manifestación o las protestas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios