www.madridiario.es

El huevo de Colón, Sánchez y el Rey

Por Ángel del Río
lunes 14 de junio de 2021, 11:16h

Según la RAE, se define como “huevo de Colón” algo que aparenta tener mucha dificultad, pero resulta ser fácil al conocer su artificio. Todo se remonta a cuando el descubridor de América, sentado a la mesa con varios nobles españoles, escuchó de uno de ellos lo siguiente: “Si vuestra merced no hubiera encontrado las Indias, no nos habría faltado una persona que hubiese emprendido una aventura similar a la suya, aquí, en España que es tierra pródiga en grandes hombres muy entendidos en cosmografía y literatura”. Colón colocó un huevo sobre la mesa y desafió a los allí presentes a que no serían capaces de ponerlo de pie, como él lo había hecho. Y nadie fue capaz.

Viene esta anécdota a cuenta de la concentración celebrada el pasado domingo en la plaza de Colón de Madrid, en protesta por los indultos que el Gobierno de Pedro Sánchez va a conceder a los condenados por el Procés.

De conocimiento general es la diferencia de cifras de participación en actos como este, según el signo político de las administraciones que las reporten, pero, personalmente, no recuerdo tamaña distancia como la del pasado domingo, donde la Delegación del Gobierno cifraba la participación en 25.000 personas y la Policía Municipal, en 126.000. Aquí el huevo de Colón no se sostenía de ninguna manera.

Después llegaron las descalificaciones hacia quienes participaron de este acto, tachándoles de ultraderecha por parte de los sectores que defienden conceder el indulto a los condenados, por encima de lo que dictamine el Tribunal Supremo. Los que protestan porque no quieren que se perdone a los que no piden perdón ni están arrepentidos y amenazan con repetir la jugada, son ultraderecha; los que violan la Constitución y el orden constitucional, son “auténticos demócratas”. El mundo al revés. Este país nuestro está de psiquiatra con barretina.

Y para echarle más leña al fuego, aunque en el fondo no fuera esa su intención, tras finalizar el acto, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, se excedió poniendo al Rey entre la espada y la pared: “¿Qué va a hacer el Rey a partir de ahora? ¿Va a firmar estos indultos? ¿Lo van a hacer cómplice de esto?".

Desafortunadas preguntas en momentos tan complicados. Felipe VI no puede abrir ese melón, porque se corre el peligro de abrir una crisis institucional de incalculables consecuencias que puede polarizar un debate en torno a la Corona.

La culpa de esta grave situación no es del Rey, sino de quienes llevaron a Sánchez hasta la Moncloa, de los españoles que le votaron y de los independentistas que ejercen sobre él una especie de chantaje a cambio de votos para seguir gobernando.

Por cierto, ¿cómo se puede llamar ultraderecha a quienes piensan como pensaba Sánchez, antes de ser presidente del Gobierno? Esto es lo que dijo entonces: “Hay que acabar con los indultos políticos. Siento vergüenza y pido perdón a la ciudadanía por los del PSOE”. Él tampoco ha podido poner en pie el huevo de Colón. Se le cae y a este paso va a hacer una tortilla catalana.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios