www.madridiario.es
Madrid se despide de las mascarillas: estas son las excepciones que debe conocer
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

Fin de las mascarillas en interiores: cuándo y dónde es obligatorio su uso

Fin del uso obligatorio de mascarilla en interiores

Por Lidia Núñez Alañón
miércoles 20 de abril de 2022, 08:36h

A partir del próximo miércoles 20 de abril las mascarillas dejarán de ser obligatorias en los espacios cerrados con tres excepciones: medios de transporte, centros sanitarios y centros sociosanitarios -como las residencias de mayores-. Esta previsto que en el Consejo de Ministros de este martes se apruebe la nueva normativa y entrará en vigor cuando se publique en el Boletín Oficial del Estado.

Una medida esperada por muchos, pero también recibida con cautela por otros tantos. La retirada de la mascarilla de forma total se espera que se produzca de forma progresiva y gradual, al mismo tiempo que quedará sujeta a la responsabilidad individual de cada uno. Además de los tres supuestos en los que es obligatorio su utilización, desde el Ministerio de Sanidad instan a hacer un “uso responsable” en aquellos lugares con aglomeraciones o con poca ventilación.

Gente con mascarilla por la calle (Foto: Chema Barroso)

De esta manera, la mascarilla será obligatoria para aquellas personas que trabajen en hospitales, centros de salud y centros asistenciales, así como aquellos que visiten estos lugares. Las personas que se encuentren ingresadas deberán ponérsela cuando salgan de su habitación y vayan a espacios compartidos con otras personas. Los mismo ocurrirá con las residencias, las personas que viven en ellas no deberán llevarla pero sí los trabajadores y visitantes.

“Soy de los que opinan que es pronto para tomar esta medida y de esta manera”, afirma Víctor Jiménez, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense. Para el experto debe tratarse de un “proceso paulatino de normalización y convivencia con el virus” y en estos momentos, la “circulación del virus es bastante importante”.

"La inmunidad poblacional es muy elevada"

Tras la exitosa campaña de vacunación y la sexta ola marcada por la variante Ómicron, la inmunidad poblacional es muy elevada lo que permite relajar las medidas. Sin embargo, el experto en Microbiología advierte de que sigue siendo “un virus potencialmente peligroso y mortal para mucha gente”, por lo que “cada contagio es un eslabón más en la cadena de transmisión para que el virus llegue al final a una persona que puede acabar en el hospital o que puede sufrir Covid persistente”.

Esto lleva a la responsabilidad individual, pero debería haber una campaña institucional que enseñara que la mascarilla sigue siendo útil”, destaca Jiménez. De hecho, con la nueva norma será obligatoria su utilización en caso de ser positivo en Covid, debiendo llevar mascarilla durante 10 días desde el diagnóstico, incluso aunque los síntomas sean leves.

La mascarilla no será necesaria en los centros educativos

La mascarilla ya no será obligatoria, en ninguna circunstancia, dentro de los colegios, institutos, universidades y centros educativos en general. “Ante esta vuelta al colegio, con la noticia de la eliminación de las mascarillas en interiores consideramos necesario mantener la prudencia y actuar con cautela”, explica Esteban Serrano, secretario de Organización de ANPE (sindicato profesional mayoritario en la enseñanza pública).

Alumnos en clase con mascarilla

“Siempre hemos considerado, desde que empezó la pandemia, que debemos seguir las recomendaciones sanitarias y los consejos que sobre este asunto ofrecen los expertos”, expone. A las recomendaciones sanitarias se une el empeoramiento de la calidad del aprendizaje con el uso de las mascarillas, algo de lo que son conscientes desde este sindicato.

“Los niños no pueden visualizar nuestra boca y nuestra expresiones. Lo notamos especialmente en los alumnos más pequeños que están en la fase de aprendizaje de la lectoescritura, los alumnos con necesidades especiales o a la hora de adquirir algunos contenidos como pueden ser los idiomas”, apunta el secretario de ANPE.

A pesar de los impedimentos que pueda suponer la mascarilla en el desarrollo de su labor pedagógica, desde el sindicato se muestran preocupados por aspectos como la edad de algunos profesores o las condiciones de las aulas, en cuanto a amplitud y posibilidad de una correcta ventilación.

"Depende de la situación personal y familiar de cada uno"

“Depende de dónde imparta cada uno clase, si el centro es antiguo o es más moderno. El tipo de aulas y si se facilitan la ventilación, mientras que en otras es prácticamente imposible”, apunta Esteban como factores clave a la hora de tomar la decisión de ponerse o no la mascarilla.

Desde el sindicato de profesores consideran que la decisión quedará a elección de cada uno según sus circunstancias personales, lo que incluye personas vulnerables o con familiares en situación de riesgo. “Hay quien lo lleva peor y otros que se han acostumbrado. Depende un poco de la situación personal y familiar de cada uno, y del área que imparta, cómo sea la clase, el número de alumnos…”, destaca Esteban.

Todo ello unido a una reivindicación previa a la pandemia: la reducción de alumnos por clase. “Tenemos que tener en cuenta que hemos vuelto a las ratios elevadas que teníamos en la pre pandemia. Todos estos apoyos contratados el año pasado los han quitado, lo que ha derivado en juntar de nuevo todas las aulas: más número de alumnos y menos profesores”, reclaman desde ANPE.

El uso de la mascarilla, a criterio de cada empresa

El fin de la mascarilla obligatoria afecta a todos los espacios públicos: supermercados, tiendas o centros comerciales, así como teatros, cines, bares y restaurantes. Se podrá acceder a estos lugares sin mascarilla aunque los empresarios pueden hacer obligatorio su uso en sus locales acogiéndose a su derecho de admisión. De igual manera, quedará a decisión de los comités de prevención de cada empresa la utilización de la mascarilla en las oficinas y espacios de trabajo, atendiendo a las circunstancias propias de cada una.

Gente con mascarilla en el interior de un comercio (Foto: Chema Barroso)

Por el momento, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y su órgano competente en la Comunidad de Madrid, CEIM, esperarán a la redacción y publicación de la norma definitiva para entrar en su valoración. Fuentes de la CEOE consultadas por Madridiario indican “que las empresas son meros colaboradores del Sistema Público de Salud”.

En hostelería no podría exigirse el uso de la mascarilla

A pesar de que los establecimientos comerciales y hosteleros pueden acogerse al derecho de admisión, solo pueden recomendar el uso de la mascarilla. De acuerdo con la Confederación Española de Comercio, la regulación de cada establecimiento no podría imponer llevar mascarilla, más allá de hacer recomendaciones a sus clientes, ya que imponer su utilización podría ir en contra de sus derechos.

Lo mismo ocurre con la hostelería: en bares y restaurantes no podría exigirse el uso de la mascarilla ya que la ley exime de la obligatoriedad de hacerlo. Sí podrían hacerse recomendaciones, lo cual no va en contra de la libertad individual de cada uno, aseguran desde la Confederación Empresarial de Hostelería de España.

En cuanto a la protección de los trabajadores, todavía habrá que esperar a la letra pequeña de la normativa que se aprobará en el día de hoy. Desde Comisiones Obreras esperan se “extremen las medidas de prevención” allí donde “no haya ventilación o no se garantice la distancia de seguridad” ya que podría poner en riesgo al trabajador.

Posible repunte de casos tras la Semana Santa

El consejero de Sanidad en una rueda de prensa (Foto: Chema Barroso)

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha subrayado que habrá que esperar a ver los "flecos" que quedan por definir sobre el uso de mascarilla en interiores y ver cómo queda la redacción final en el Real Decreto que se publicará el miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE)

En esta línea, ha defendido que la situación actual es de "control", con 11 semanas consecutivas de descenso en todos los niveles asistenciales. "Mientras que se mantengan esos indicadores de control podremos hablar como mínimo de final de sexta ola", ha subrayado.

Además, ha concretado que la incidencia acumulada a 14 días se sitúa en 180 casos por cada 100.000 habitantes para la población general y de 235 para los mayores de 60 años. Además, hay unas 340 personas hospitalizadas y 40 en UCI, la cifra más baja en toda la pandemia, y la vacunación continúa "aunque a un ritmo más lento", con el 93 por ciento de la población mayor de 12 años con la pauta completa.

En cualquier caso, ha pedido esperar a ver cómo impacta la Semana Santa en estos indicadores ya que, según ha recordado, "probablemente" se notará "un repunte de casos". No obstante, se ha mostrado convencido de que las próximas fiestas de San Isidro, que se celebra a mediados de mayo, recuperarán las actividades previas a la pandemia, ya que la mayoría se celebra al aire libre y ahí se reduce un 90 por ciento la posibilidad de contagio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios