www.madridiario.es
Comienza la 'cuarentena' educativa en la Comunidad de Madrid por coronavirus
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

Comienza la "cuarentena" educativa en la Comunidad de Madrid por coronavirus

Primer día de "cuarentena" educativa

martes 10 de marzo de 2020, 19:38h

Todas las instituciones educativas de la Comunidad de Madrid, desde de 0 a 3 años hasta las universitarias y sin tener en cuenta si son públicas, privadas o concertadas permanecerán cerradas a partir de hoy durante un mínimo de 15 días como medida de prevención extraordinaria contra la propagación del coronavirus.

Fueron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruíz Escudero, quienes anunciaron este lunes por la noche -tras informar de ello a los portavoces parlamentarios de la Asamblea de Madrid en una reunión en la Real Casa de Correos- la decisión tomada por el Ejecutivo madrileño durante la reunión celebrada de manera excepcional por el Consejo de Gobierno madrileño.

Tal y como explicó el consejero de Sanidad, el cierre de universidades, institutos, colegios, guarderías y centros de Formación Profesional es de carácter general y obligatorio en toda la Comunidad y ningún estudiante podrá acudir a clase en los próximos 15 días. De igual manera, quedan suspendidas las actividades educativas de carácter complementario y extraescolar propias de los centros educativos, ya que la Comunidad carece de competencia para regular la labor de academias, clubs o asociaciones privadas.

Según indicó Ruiz-Escudero, en un primer momento la clausura de los centros va a tener una duración de 15 días, lo que significa que, en principio, el día 26 de marzo se podría volver a la normalidad educativa en la región madrileña. Por el contrario, el titular de Sanidad recalcó que vencido ese primer periodo de tiempo, se analizará la situación sanitaria y de la propagación del virus por parte de Salud Pública y se valorará si es necesario establecer una prórroga del cierre total de los centros.

Profesores a clase

Sin embargo, y con el objetivo de que “se mantenga la calidad del sistema educativo” madrileño, este martes el consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio, anunció que los docentes de la Comunidad de Madrid tendrán que acudir a clase a pesar del cese educativo decretado. De esta manera, se pretende que los profesores puedan fomentar desde su puesto de trabajo medidas que permitan continuar la formación y evaluación de los alumnos a distancia, siendo excepción los menores de 0 a 3 años.

El titular de Educación indicó en una rueda de prensa en la Real Casa de Correos que las medidas adoptadas por la Comunidad al respecto fueron enviadas en ese mismo momento a los centros educativos de la región. En estos, el personal docente y la dirección de cada centro buscará la manera de adecuar las programaciones didácticas para explicar a los alumnos y a sus familias cuáles podrán hacerse desde casa y las formas de presentación o entrega de cada una de ellas.

Entre los alumnos, el consejero ha destacado la “especial atención” que debe prestarse a los estudiantes que están preparando la Evaluación de Acceso a la Universidad (EVAU), la cual tendrá lugar del 2 al 5 de junio. "Los centros tienen autonomía, tenemos magníficos profesores y directores educativos que lo que tienen que hacer es con los elementos que tienen articulando para que desde su domicilio puedan seguir su servicio educativo. La EVAU, por la importancia que tiene, es dentro de poco tiempo, les pedimos que extremen las medidas", indicó el titular de Educación.

Por otro lado, para poder mantener el servicio educativo, los profesores también mantendrán "dentro de lo posible" un contacto periódico con los alumnos, padres y tutores a través de la plataforma EducaMadrid, una herramienta que pondrá a disposición de los centros educativos todos sus servicios como la mediateca educativa o las comunidades virtuales. En el caso de que haya familias o alumnos que no dispongan de ordenadores, conexión a Internet o medios tecnológicos, el consejero indicó que estos debían ponerse en contacto con los centros educativos o con el área territorial para buscar una solución adecuada a todos.

Sindicatos en contra

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) Madrid ha manifestado su “absoluto rechazo” a la orden que pauta a los docentes de la Comunidad de Madrid a seguir acudiendo a clase a pesar del cese educativo decretado y el fomento de la enseñanza online durante el periodo. "El sentido de suspender las clases es que no se produzcan aglomeraciones de personas y, en ese sentido, parece que el profesorado y demás personal que trabaja en los centros educativos sostenidos con fondos públicos no sean personas, dado que un claustro supone una concentración notable", ha indicado el sindicato.

Además de considerar que se trata de una medida adoptada de forma “totalmente unilateral" y a "espaldas de los legítimos representantes de los trabajadores", CCOO ha criticado que un tercio de las familias madrileñas “no tiene medios informáticos ni conectabilidad adecuados", lo que supone crear una brecha entre los alumnos madrileños y no asegurar su educación.

De la misma manera, el secretario general del sindicato cuestionaba la situación en la que quedan los comedores escolares y los niños becados en los centros, los cuales deberían disponer de un catering a domicilio, pero las instrucciones dadas por la Consejería no recogen "nada al respecto". En referencia a esto, el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que llevará la comida a domicilio a los menores vulnerables de las escuelas infantiles que lo necesiten. Según indicó este martes la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, en la reunión de Junta de Gobierno extraordinaria celebrada este martes por la tarde se ha pactado esta medida y los casos ya han sido detectados por los servicios sociales.

Comunidad universitaria

La decisión del Gobierno regional de suspender la actividad docente a partir de hoy también en las universidades ha generado preocupación entre los estudiantes, casi 300.000 en la Comunidad de Madrid, en especial en lo que se refiere a sus resultados académicos y al aplazamiento de prácticas.

Estos próximos 15 días y la proximidad de las vacaciones de Semana Santa -a mitad del mes de abril- hace que muchos de los universitarios tengan la sensación de que los últimos meses de curso van a pasar muy rápido, una situación que va en detrimento de la celebración de los exámenes finales. La condensación de materia por la dificultad de seguir el ritmo lectivo a través de clases online, por ejemplo, es una de las mayores preocupaciones de los jóvenes estudiantes. El retraso de final de curso, otro. Pero a estas se suman otra más: la del cierre de los colegios mayores o residencias universitarias.

Por el momento, solo el Colegio Mayor Loyola, adscrito a la Universidad Complutense, ha decidido suspender temporalmente su actividad a partir de este miércoles durante 15 días. Los 200 estudiantes que residen en sus instalaciones deberán volver a sus casas de manera temporal.

Como medida contra las posibles incidencias académicas que se puedan ocasionar, las universidades madrileñas han optado por retrasar dos semanas el calendario académico y de matrícula. Así lo indicó el rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), Rafael Garesse, en un escrito dirigido a su comunidad universitaria este martes por la noche donde detalla que, para compensar este parón de actividad, se retrasa en dos semanas las tareas docentes de evaluación. Se adaptan también el resto de procedimientos académicos como compensación curricular y permanencia.

Conciliación

La medida adoptada por Educación implica que los 1.227.255 escolares registrados en el curso 2019/2020 en la Comunidad de Madrid permanecerán en casa las próximas dos semanas. El desglose de esta cifra indica que 93.923 son niños de 0 a 3 años que acuden a guarderías; 195.058 son niños matriculados en segundo grado de Educación Infantil; 433.808 son alumnos de Educación Primaria; 288.077 de Educación Secundaria Obligatoria (ESO); 105.614 de Bachillerato; 11.576 de Formación Profesional Básica; 1.444 de Programas Profesionales; 38.478 de Cursos de Grado Medio; 53.653 de Cursos de Grado Superior; y, finalmente 5.624 alumnos de Educación Especial.

De esta manera, un mínimo de 728.413 alumnos -los más pequeños y aquellos que necesitan asistencia especial- van a requerir de cuidado y vigilancia por parte de un adulto, un hecho que va a obligar a muchos padres y madres a hacer cábalas para poder continuar con sus actividad laboral normal. El teletrabajo y la flexibilidad laboral son dos de las medidas que más se han escuchado en las últimas horas y que ya han adoptado algunas empresas, entre ellas la Administración regional.

La Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Hacienda y Función Pública, acordó este martes tomar distintas medidas destinadas a facilitar la conciliación laboral y familiar de los empleados públicos -unos 35.000-, como es el teletrabajo. Será el responsable de la unidad correspondiente quien valorará la situación de los trabajadores de su equipo para autorizar la opción del teletrabajo, y en el caso de que no se pueda realizar el trabajo desde casa, será también el responsable de cada unidad quien valorará de manera individual las necesidades y circunstancias personales y se determine la mejor manera de poder conciliar mientras esté en vigor el cierre de los centros educativos.

Sin embargo, esta es una realidad que no todos los negocios han adoptado y que, por lo tanto, no todos los profesionales y trabajadores pueden permitirse. "Estamos ante una situación única, tenemos un problema y pido a la Administración del Estado, que es quien tiene las competencias, que lo tenga en cuenta", subrayó el consejero de Educación de la Comunidad de Madrid tras hacer públicas las medidas que su área ha planteado para los próximos 15 días. Ossorio apostillaba que desde su área se ha pedido a las empresas que favorezcan el teletrabajo y medidas de conciliación, pero que desde el Ejecutivo autonómico no tienen las competencias para regular, por ejemplo, una baja de cuidados.

Esta ha sido precisamente una de las posibilidades que han contemplado muchos padres y madres madrileñas para poder hacerse cargo en los próximos días de sus hijos. Recurrir a los abuelos es otro de los medios que algunos van a adoptar las próximas dos semanas, pero precisamente las personas mayores suponen el porcentaje de la población con mayor riesgo de contagio de coronavirus, algo que hace contraproducente la idea.

De la misma manera, en algunos centros se han visto carteles en los que estudiantes universitarios -cuyas clases presenciales también han sido suspendidas- se han ofrecido a cuidar a los más pequeños mientras permanezcan las medidas extraordinarias de prevención, pero esto supone para las familias asumir el pago de una retribución económica a estos jóvenes que en muchos casos no se pueden permitir.

Por todo ello, la portavoz del Gobierno central y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anunció este martes que el Ejecutivo "va a presentar un plan de choque de medidas económicas" para hacer frente al coronavirus que contempla, entre otras actuciones, "ser capaces de atender" a las familias que tienen que hacerse cargo de sus hijos ante la suspensión de las clases.

Montero precisó que se darán "mas detalles" sobre las medidas a adoptar, aunque ha enfatizó que serán actuaciones que protejan a los progenitores o al progenitor -"en el caso de las familias monoparentales"- que tenga que quedarse en casa para cuidar de sus hijos "que no perjudiquen su desarrollo personal y profesional". Asimismo, la ministra insisitió en que el Ejecutivo atenderá a las familias que se encuentran "en la necesidad" de ausentarse de su trabajo "al no disponer de red familiar" sin que se perjudique "a la actividad profesional de las personas".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios