www.madridiario.es
Concentración de ciclistas en busca un carril bici en el Paseo de la Castellana
Ampliar
Concentración de ciclistas en busca un carril bici en el Paseo de la Castellana (Foto: Chema Barroso)

Asociaciones ciclistas, en contra del proyecto final del carril bici de Castellana

No al carril bici de Castellana

Por David Martínez
jueves 13 de enero de 2022, 17:12h

Desde que el Ayuntamiento de Madrid diera luz verde el pasado mes de octubre a la construcción del carril bici de Castellana, han sido muchas las críticas emitidas por parte de diferentes colectivos ciclistas sobre los planes finales del Consistorio. A pesar de ser una de las apuestas más fuertes de los últimos años por la movilidad en bicicleta por la capital, muchos usuarios consideran insuficiente y “poco ambicioso” el proyecto del Área de Medioambiente y Movilidad, liderada por Borja Carabante.

Con el objetivo de mostrar su oposición a este nuevo itinerario para bicicletas, la asociación Madrid Ciclista, que lucha por conservar y ampliar los derechos de estos usuarios en la capital, ha organizado una maratón reivindicativa este sábado. La movilización consistirá en una acción de protesta durante 24 horas en la que los miembros de esta asociación recorrerán en grupos y de forma ininterumpida un trayecto que abarcará desde el Paseo de la Castellana hasta el Paseo del Prado.


El elevado gasto que supondrá el proyecto, la falta de seguridad en algunos tramos o el recorrido extra que deberán realizar los usuarios al circular por las rotondas, son algunas de las principales críticas que realiza este colectivo. Desde Madrid Ciclista consideran que el nuevo plan del Consistorio no logrará atajar los principales problemas de la capital, como son los altos niveles de contaminación y ruido y denuncian que el Ayuntamiento continúe dando mayor prioridad a los coches frente a la movilidad sostenible. “Hacer el carril bici en una calle como la Castellana, que es una de las más grandes de Madrid y con un formato muy de autopista, es una declaración de intenciones. Se hace el carril bici, pero va a seguir habiendo coches. No se ha pensado pacificar la calzada ni reducir el tráfico, que es lo que realmente hace falta. Es como decir “yo he hecho esto”, pero la realidad es que todo va a seguir siendo igual”, explica Elena, socia de Madrid Ciclista.

"Circular por la calzada va a ser imposible"

Circular de forma segura por la calzada, al igual que el resto de vehículos, es una de las principales apuestas de esta asociación. Para los miembros de Madrid Ciclista, la creación del carril bici de Castellana supone reforzar la segregación ciclista, excluir a la bicicleta de la circulación y relegarla a un papel minoritario. “Nosotros creemos que lo mejor es circular por la calzada como cualquier vehículo, sobretodo por los ciclocarriles de 30km/h, que cada vez se están extendiendo más. Por esos carriles tú vas circulando y los coches te ven, frenan y te adelantan. Es mucho más cómodo que estar arrinconado en un carril bici, donde en los cruces se crea una gran peligrosidad”, explica Elena. Además, desde la organización denuncian que el hecho de que se construya este carril bici provocará que el resto de vehículos no respeten a aquellos usuarios que deseen seguir pedaleando por la calzada y que, en consecuencia, se verán amenazados por los propios conductores. “Circular por la calzada va a ser imposible, porque los coches no van a entender por qué circulas por ahí si te han hecho un carril bici supuestamente para eso”, añade.

Sin embargo, Madrid Ciclista no es el único colectivo que ha destacado en los últimos meses los fallos de este carril bici. Pedalibre es otra de las asociaciones que ha mostrado su oposición a las consideraciones finales del proyecto del área liderada por Borja Carabante. A pesar de definir como “destacable” el hecho de que el Ayuntamiento haya apostado por una infraestructura de este calibre, desde este colectivo muestran su disconformidad con algunos aspectos del resultado final previsto. “Nosotros una de las alegaciones que hicimos fue que el carril bici tenía que ser bidireccional en ambos lados, porque hay algunos tramos que si quieres ir hacia un lado concreto, te obliga a ir hacia el contrario. Además, consideramos que el carril es un poco estrecho”, asegura Pedro Díaz, miembro de Pedalibre.

Uno de los principales objetivos de esta asociación, que cuenta con opiniones dispares a las de otras organizaciones, es conseguir que el Consistorio apueste por una verdadera red ciclista segura en la capital. “No se trata de convertir en carril bici todas las calles de Madrid. No queremos eso. Lo fundamental es una red básica, que sea pequeña pero que esté en los ejes principales”, explica.

Por su parte, otro de los grupos que ha luchado durante años por un proyecto de esta magnitud es la Plataforma por el Carril Bici Castellana. A pesar de la aprobación del proyecto y su ejecución durante los próximos meses tras años de reclamos y peticiones, los miembros de esta organización consideran que existen algunos aspectos que se podrían mejorar y denuncian la falta de ambición por parte de las instituciones. “El Ayuntamiento es muy perezoso con los temas de las bicis y siempre sitúa al coche como el centro de la movilidad. Aun así, pasito a pasito se va avanzando. Entre las necesidades de este carril bici, consideran que debe ser lo más ancho, amable y atractivo posible. Nosotros no somos diseñadores y eso es trabajo de los técnicos. Tiene que ser un carril que cuánto más anime al rango 8-80 mejor. En ellos debe poder ir un niño de 8 años y una señora de 80, que cuenten con visibilidad, semaforización, que sean anchos y sin peligro”, añade.

Negociaciones entre Ayuntamiento y asociaciones

La elaboración del proyecto del carril bici Castellana ha estado caracterizada, entre otros aspectos, por la escucha por parte del Ayuntamiento de las alegaciones y peticiones de las diferentes asociaciones ciclistas. Tal y como afirman algunos miembros de estos colectivos a Madridiario, “nunca antes un proyecto había admitido tantas modificaciones como este y nunca antes se había conseguido que los ciclistas vieran tantos cambios que habían pedido”. Sin embargo, desde este tipo de colectivos critican que el Ayuntamiento haya vuelto a actuar con operaciones de última hora y destacan la necesidad de haber realizado las consultas en una fase más temprana.

Entre las peticiones que, desde el área de Carabante, se han estudiado, aceptado e incluido en el proyecto destacan: la eliminación de la acera-bici, la corrección de algunos ángulos peligrosos en glorietas como la de Cuzco y Lima, el ensanchamiento de pasos peatonales, la bidireccionalidad en el último tramo, el mantenimiento del ciclocarril lateral y las conexiones con las calles laterales. Sin embargo, en dichas reuniones los colectivos también solicitaron algunos cambios que no fueron incluidos en el proyecto final, como la eliminación de algún carril para los coches y la permisión para realizar algunos cruces o recorrer las glorietas en línea recta.

El Ayuntamiento responde

A pesar de que el pasado mes de octubre la portavoz municipal, Inmaculada Sanz, anunció que la construcción del carril bici arrancaría en diciembre de 2021, lo cierto es que las obras aún no han comenzado. Tal y como ha podido conocer Madridiario a través de fuentes municipales, el retraso de las obras se debe principalmente a la tramitación de estas. Sin embargo, desde el Área de Medioambiente y Movilidad aseguran que la construcción del primer tramo comenzará durante el primer trimestre de 2022 y durará alrededor de un año, comenzando posteriormente la construcción de las siguientes fases.

En cuanto a las reclamaciones de las diferentes asociaciones, desde el Ayuntamiento recalcan que se han mantenido diferentes reuniones con las asociaciones ciclistas y CERMI y finalmente se han incluido diferentes demandas a la solución final del carril bici. “Las rotondas se han adaptado a lo indicado por las asociaciones ciclistas y son bidireccionales todas ellas. Además, el carril bici también es bidireccional porque hay un carril por sentido”, explican desde el Área de Medioambiente y Movilidad. Sobre no reducir un carril para el tráfico de vehículos, desde el Consistorio aseguran que no se ha realizado dicha reducción con el fin de mantener el ciclocarril y poder satisfacer a aquellos ciclistas que no desean carriles segregados.

Los detalles del proyecto

Si los plazos lo permiten, a principios de 2023 la ciudad de Madrid contará con el primer tramo del carril bici Castellana construido y listo para ser recorrido por los usuarios de la bicicleta. Las obras de esta primera sección, que discurre entre Plaza de Castilla y Raimundo Fernández Villaverde, durarán 12 meses. Será cuando concluya la construcción de esta fase cuando se inicien las obras para ejecutar los cinco tramos restantes, que permitirán la creación de esta infraestructura vertebradora de la movilidad en la capital hasta la glorieta del Emperador Carlos V, ubicada en Atocha. En total, este nuevo itinerario para las bicicletas contará con 13 kilómetros bidireccionales, 6,5 kilómetros en cada una de las direcciones.

Los siguientes tramos que se comenzarán a construir cuando finalicen las obras de la primera fase serán los siguientes: 500 metros de carril bici entre Raimundo Fernández Villaverde y la plaza de San Juan de la Cruz; 800 metros entre San Juan de la Cruz y la glorieta de Emilio Castelar; 1 kilómetro desde Emilio Castelar hasta la plaza de Colón; 800 metros entre Colón y la plaza de Cibeles, y 1,3 kilómetros entre Cibeles y la glorieta del Emperador Carlos V en Atocha.

El nuevo plan es un compromiso adquirido por todos los grupos del Ayuntamiento de Madrid en los Acuerdos de la Villa que se rubricaron en julio de 2020. Además, se recoge en la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360 como una medida imprescindible para promover la movilidad ciclista y el fomento del transporte público.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
8 comentarios