www.madridiario.es
La antigua presa de La Alberca se convierte en uno de los hábitat de anfibios más importantes de Europa
Ampliar
(Foto: William Criollo)

La antigua presa de La Alberca se convierte en uno de los hábitat de anfibios más importantes de Europa

La Alberca, un "proyecto redondo"

Por Teresa Aísa / Cristina Valdivielso
miércoles 25 de agosto de 2021, 07:42h

La antigua presa de La Alberca, situada junto al municipio de Cenicientos, en la sierra oeste madrileña, ha dejado de ser un foco de problemas para convertirse en un espacio que además de contar con un gran valor paisajistico, vuelve a estar lleno de vegetación y especies autóctonas, en especial anfibias, mediante el desarrollo de un “proyecto redondo”.

La Comunidad de Madrid, a través de la empresa pública de gestión del ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid, el Canal de Isabel II, ha finalizado los trabajos de desmantelamiento de esta antigua estructura y también los de la restauración ecológica y paisajística de la zona. Ahora, más de 50 años después de que se comenzara a edificar lo que iba a ser un dique de abastecimiento de la zona, el Arroyo de la Huerta de las Ánimas, donde se encuentra, ha dejado de ser un “pozo de problemas”.

En el proceso de restauración “se ha querido tocar distintos elementos, el primero de ellos el agua, y para ello se ha restaurado el cauce del río del arroyo a su paso por esta zona y configurando una lámina de agua de un metro de profundidad”, señala Paloma Martín, consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura de la Comunidad de Madrid durante su visita al lugar.

Los resultados del trabajo por “recuperar la fauna y restaurar la flora” de la zona son “notables”, pero lo serán aún más dentro de unos años. Tal y como asegura Martín, se ha tratado de la puesta en marcha de “un proyecto redondo en todos los sentidos”, ya que además de solucionar riesgos por el estado de la presa, se ha tratado “el agua, la fauna y la flora, y además aplicando los principios de economía circular”.

Un presa inacabada y peligrosa

Tal y como explica el gerente del Ente Canal Isabel II, Pablo Rodríguez Sardinero, la presa “se concibió en los años 60 y las obras comenzaron a lo largo de 1969” con el objetivo de que abasteciera de agua a los municipios de Cenicientos, Rozas de Puerto Real y Cadalso de los Vidrios. Sin embargo, “fueron incapaces de finalizarlas por problemas de cimentación y pérdidas de agua por parte de la base”, a pesar de que en 1970 y 1980 se promovieran trabajos para su recrecimiento, mejora e impermeabiliación que nunca culminaron.

Las obras del dique fueron abandonadas tal y como estaban y desde entonces la presa de La Alberca ha sumado años pero no arreglos. De hecho, en 2015, la alcaldesa de Cenicientos, la socialista Noelia Núñez, comenzó a denunciar el mal estado de la estructura: empezaban a registrarse grandes filtraciones de agua en el lugar, lo cual asustó a los vecinos de la zona, algunos incluso residentes a unos 100 metros en línea recta bajo la presa.

Sin embargo, no fue hasta 2017 cuando se detectó un fallo grave en su cimentación y se vio la necesidad de tomar medidas al respecto. En el mes de marzo del mencionado año, la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) advirtió al Gobierno regional -presidido entonces por la popular Cristina Cifuentes- de la gravedad del sifonamiento detectado y de las consecuencias que acarreaba su permanencia. Dicho sifonamiento, un defecto causado por el desarrollo progresivo de erosión interna en una presa u obra de tierra, particularmente por infiltraciones, provoca que a largo plazo aparezca aguas abajo en forma de agujero por el que mana agua y material de acarreo.

Por ello, la CHT señaló a las autoridades madrileñas que la “cimentación” del lugar corría peligro, además de la “la vida y los bienes” de los vecinos residentes en áreas situadas debajo del dique. “Llegó un momento en que la presa podía provocar graves problemas, y no solamente en relación con la fauna y la flora, sino también para para las personas”, explica Rodríguez. “La presa se podría haber destruido” por la presión y las filtraciones continuadas, lo que habría provocado un cauce de “aguas abajo” sin control. “Hay casas muy cerca de la zona y además una carretera de acceso a Cenicientos”, señala Rodríguez.

Así, en enero de 2018, se valló el lugar y desde la Consejería de Presidencia -entonces encabezada por el ahora expresidente y exconsejero Ángel Garrido- se comprometieron a tomar medidas. Finalmente, el proyecto más viable era el del desmantelamiento total de la presa, y desde el Ejecutivo regional se avanzó que las obras estaba previsto que se iniciaran a finales del 2018 para ser concluidas a mitad del año 2019. Por el contrario, el embalse no ha estado restablecido hasta ahora.

El actual Gobierno regional, a través de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, ha destinado una inversión de 523.000 euros con los que llevar a cabo el proyecto de desmantelamiento completo y regeneración del entorno medioambiental, cuyas labores comenzaron en el mes de octubre de 2020. El Ayuntamiento de Cenicientos, asimismo, ha colaborado en la adaptación del espacio para la restauración medioambiental y el disfrute de sus vecinos.

Para ello, en primer lugar, se ha eliminado la estructura de la presa minimizando los impactos que se pudieran generar, tanto por los residuos producidos durante las obras como por la afección a los recursos naturales existentes. “Los lodos extraídos del arroyo se han utilizado como cubierta vegetal y el hormigón del derribo de la presa se ha triturado y transformado en zahorra para rellenar y arreglar caminos y vías pecuarias del entorno”, con los que además se han podido “rehabilitar más de cinco kilómetros y medio” de estas vías, dice Martín.

Un lugar de vida anfibia y murciélagos

Asimismo, a través del 'Proyecto de desmantelamiento de la presa de La Alberca en el Arroyo de la Huerta de las Ánimas, Cenicientos (Madrid)', el Canal de Isabel II además “de solventar la parte de peligrosidad de la zona”, explica Rodríguez, “se puede decir que la actuación en este caso es de las más importantes en relación a la protección de especies anfibias de los últimos 10 años en toda Europa”.

Si bien el lugar ya era un espacio natural de vida anfibia, las condiciones en las que ha quedado la zona “son mejores” que las que había antes y, en parte, eso ha favorecido a que haya crecido la fauna en el lugar. Para favorecer el desarrollo de las colonias de anfibios del entorno, el proyecto ha contemplado la ejecución de una balsa de profundidad reducida con las condiciones adecuadas para su desarrollo.

“Se está favoreciendo la llegada de anfibios con los tres islotes creados en el lugar, lo que al mismo tiempo es una manera de que esta fauna se asiente en este entorno”, explica la consejera, al tiempo que añade que, además, este trabajo “lo completamos con la reforestación de la zona, con las especies autóctonas que van a traer más vida y desde luego disfrute para todos los vecinos”.

Se ha reinstaurado la cubierta vegetal en toda la superficie afectada por el embalse y la propia presa, generando la mayor charca europea para anfibios lograda tras una restauración natural. Esta tiene escasa profundidad y se seca en los meses de verano, evitando así que otras especies se mantengan, de manera que el hábitat mantendrá las condiciones adecuadas para el desarrollo de los anfibios.

Del mismo modo, se ha mantenido una parte de la galería de la presa, que constituía un albergue de gran importancia para los murciélagos que buscaban refugio entre sus paredes y a los que se ha querido dar un nuevo espacio, propicio para la nidificación. En palabras de la consejera de Medio Ambiente, “habiendo aquí una colonia importante de murciélagos, se ha habilitado un espacio para que puedan anidar, siendo una experiencia a nivel de fauna extraordinaria y contando con todo el apoyo del ámbito académico, de los científicos y de los expertos y técnicos en la materia”.

“Es muy curioso que a estos animales se les escucha hasta por el día”, explica durante la visita a la zona Rodríguez para ejemplificar la gran cantidad de murciélagos que habitan en el lugar. De hecho, al mismo tiempo asegura que se “asombró” al ver tantos miembros de esta especie anidados en ese espacio, al tiempo que resalta que son “una especie muy importante para la preservación de la biodiversidad, como sucede con los mosquitos o algunos otros insectos, por eso también ha sido tan crucial mantenerlos aquí”.

En este caso, las actuaciones relacionadas con la fauna del lugar han estado dirigidas por dos entidades de prestigio en la conservación de la biodiversidad: la Asociación Herpetológica Española (AHE) y la Asociación Española para el Control y el Estudio de los Murciélagos (SECEMU), que han participado la búsqueda y traslado de estas especies antes de la ejecución de las obras, así como en el diseño de un nuevo hábitat para su retorno. “No solamente se ha recuperado especies, también se ha permitido que por ejemplo otro tipo de especies de anfibios estén haciendo uso de del trabajo que se ha realizado”, señala el gerente de Canal de Isabel II.

Por otra parte, la reforestación de toda la superficie ocupada por la presa y el embalse con especies del entorno se ha realizado con plantaciones de especies autóctonas, con una cuidada selección de ejemplares de fácil adaptación a este entorno, de pocas savias y de pequeño tamaño. Estas han sido facilitadas por el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), de la Comunidad de Madrid, y por el Centro Nacional de Recursos Genéticos Forestales, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios