www.madridiario.es

Good bye, Lasquetty

viernes 03 de julio de 2020, 10:40h

Estamos viviendo un momento de trascendencia histórica para nuestra región. La Comunidad de Madrid ha sido el epicentro de esta pandemia en España y nada volverá a ser igual cuando esto pase. Los sanitarios y todos los trabajadores esenciales de esta Comunidad han hecho un esfuerzo que tendrá que ser recordado. Sus ciudadanos han sufrido mucho, han demostrado estar a la altura de las circunstancias y en su inmensa mayoría han actuado con responsabilidad para evitar la propagación de la pandemia.

En el plano político también ha habido cambios significativos y muchos actores han hecho un giro copernicano. Los bancos centrales han puesto en marcha medidas expansivas sin precedentes para reflotar la economía. La Unión Europea ha levantado todas las reglas presupuestarias y ha dado un paso importante hacia a la unión fiscal con el fondo de reconstrucción de 750.000 millones de euros. El propio FMI ha pasado de exigir recortes a los países a pedir más gasto público. Los diferentes países están poniendo en marcha medidas sin precedentes para sostener la economía condicionando muchas de las ayudas a construir una recuperación que apunte hacia un nuevo paradigma de modelo verde y sostenible.

Parece que todo ha cambiado a nuestro alrededor. Todo menos el Señor Javier Lasquetty, Consejero de Hacienda del gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Este heredero de Aguirre arrastra a todo el Gobierno de Comunidad de Madrid hacia un fanatismo ultraliberal que terminó de morir como ideología en todo el mundo cuando el virus se coló en nuestros hogares y dejó ver las costuras de nuestros hospitales públicos y nuestras residencias maltrechas por años de recortes que él mismo protagonizó cuando formó parte del gobierno de Esperanza Aguirre, en la sanidad de esta Comunidad.

La política presupuestaria de descapitalización de los servicios públicos y rebajas fiscales a los que más tienen de esta Comunidad lleva años saliendo muy cara a los madrileños pero esta crisis ha terminado de evidenciarlo. Los recortes del presupuesto sanitario en la Comunidad de Madrid está a la cola de España sobre PIB, un 3,6%, más de dos puntos por debajo de la media de las comunidades autónomas y la Comunidad de Madrid es de las pocas que ha reducido su gasto sanitario desde 2008. Ese es el motivo de la “mala suerte” que han tenido los 6.000 ancianos que han muerto en residencias de la Comunidad y que no fueron atendidos por los servicios del SERMAS por indicaciones suyas.

Esos recortes son indisociables de la política tributaria que ha convertido a la Comunidad de Madrid en un paraíso fiscal para el 1 por ciento más rico de este país y que hace que cada año dejemos de ingresar 870 millones de euros que podrían destinarse a reforzar el sistema sanitario, de cuidados o a fomentar un tejido productivo sostenible y resiliente.

Nos encantaría pensar que Lasquetty ha entendido lo que ha pasado en esta Comunidad, que ha aprendido de los errores y que a partir de ahora va a rectificar. Sin embargo, viendo las medidas irrisorias que han puesto en marcha durante la crisis y las que tienen previstas en su plan de reconstrucción, solo podemos pensar que sigue cegado por su fanatismo.

El único Plan del Gobierno de la Comunidad de Madrid para salir de la crisis, recuperar los empleos perdidos y evitar que una parte importante del medio millón de personas en ERTE pasen a ERE consiste en profundizar en las rebajas fiscales e incentivar el ladrillazo reduciendo los controles ambientales, que es justo lo contrario a lo que pide Bruselas.

Como le ocurría a la madre de Daniel Brühl en Good Bye Lenin, Javier Lasquetty ha quedado estancado en un coma ideológico que le impide ver que el mundo ha cambiado a su alrededor Su dependencia de Vox no ayuda nada a que algún día abra la ventana y afronte una realidad que obliga a rectificar sus políticas de los últimos 25 años. Sin embargo, a pesar de su ceguera, el Consejero de Hacienda sigue llevando el mando ideológico en el Gobierno de Ayuso. Esto es lo que está haciendo imposible replicar la senda de acuerdos que si están haciendo posible en el Ayuntamiento de Madrid. Si no despierta, el consejero de Hacienda conducirá a los madrileños al abismo y también a sus socios de Ciudadanos. La única esperanza de esta Comunidad radica en que el pueblo de Madrid haga sonar los aplausos lo suficientemente alto como para obligarle a despertar o hacer que se vaya.

Eduardo Gutiérrez

Diputado de Más Madrid en la Asamblea de Madrid y portavoz en la Comisión de Hacienda

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios