www.madridiario.es
Don José Tamayo: 1920-2020 (I)
Ampliar

Don José Tamayo: 1920-2020 (I)

viernes 05 de junio de 2020, 08:04h

El 16 de agosto de 2020 se cumplirá el primer centenario del nacimiento de don José Tamayo, uno de los grandes hombres del teatro español en la segunda mitad del siglo XX. Falleció el 26 de marzo de 2003.

José, el hijo del panadero. En Granada, al pie de la Torre de la Vela, nació José Tamayo, primogénito de un popular panadero de la ciudad. Un año después nació Ramón, el hermano que le acompañaría en la mayor parte de sus aventuras teatrales. La primera vocación del niño Tamayo fue el seminario. Aunque estuvo allí durante seis años, el sacerdocio no acabó llamándolo, pero en ese tiempo descubrió que su auténtica vocación era el teatro. Y ya dedicó toda su vida a él como director y empresario.

Después del seminario le tocó ingresar en el servicio militar, en el arma de la Aviación. Para entonces ya había trabajado en el Teatro de Juventudes. Pero sería durante la mili -llegó a ser cabo- cuando empezaría a madurar un proyecto de compañía, que llegaría a ser profesional en 1946, cuando José tenía ya 26 años.

La Compañía Lope de Vega. Primero llevó el adjetivo de universitaria pero, el 10 de octubre de 1946 hizo su debut como profesional estrenando en el teatro Eslava de Valencia un montaje de Romeo y Julieta. Los protagonistas: Alfonso Muñoz, Asunción Balaguer y Enrique Guitart, entre otros. Para poder ponerla en pie tuvo que recurrir al auxilio de su padre, que le prestó 50.000 pesetas para que pudiera contratar a los actores. Antes de levantar el primer telón confesó que le quedaban ya solo 4.500. Se constituyó como una compañía de repertorio, representado Don Juan Tenorio, La vida es sueño, María Estuardo, Nuestra ciudad y, sobre todo, Otelo, que fue su primer gran éxito multitudinario con Carlos Lemos como protagonista. Se lanzaron a la carretera y consiguieron, en su primera temporada, el Premio Nacional a la mejor campaña en provincias.

Los grandes actores. Por la compañía pasaron grandes actores del momento. Además de los citados, estuvieron Mary Carrillo, Irene López Heredia, José Bruguera, Aurora Bautista… pero Tamayo siempre tuvo un gran olfato para descubrir talentos y, gracias a él, comenzaron a descollar algunas de las grandes figuras de los años posteriores: Francisco Rabal, José Rubio, Carlos Ballesteros, Berta Riaza, Fernando Guillen, Gemma Cuervo… La nómina de todas las temporadas produce mareos.

A Madrid llegaron el año 1947, debutando en el desaparecido teatro Fuencarral con Cuento de cuentos, de Dicenta hijo. Parece que la experiencia no fue especialmente buena en lo económico. Dos años más tarde entraron en el Calderón. Siendo ya una compañía consolidada, con solo ocho años de existencia, don José logró entrar en el teatro Español de Madrid donde podría llevar a escena algunos de los grandes títulos del teatro universal: La alondra, Las brujas de Salem, Tiestes, Seis personajes en busca de autor, Enrique IV, La orestiada, Don Juan Tenorio… En esa etapa le estrena a Buero Vallejo Un soñador para el pueblo y Las Meninas.

Artur Miller. De sus primeras andanzas con la compañía por tierras de América, Tamayo se trajo a un autor prácticamente desconocido hasta entonces en España: Arthur Miller. En 1952 estrenó en La Comedia La muerte de un viajante, con Lemos, Rabal y Josefina Díaz. Solamente se había visto fugazmente con anterioridad, Todos eran mi hijos. En los años siguientes volvería sobre Willy Loman en dos ocasiones. También montó Las brujas de Salem en 1956.

Don José estuvo en el Español -aunque no solo en él- hasta 1961. Para entonces ya se había adentrado en otros géneros que recordaremos en entregas posteriores: el auto sacramental, el musical americano, la zarzuela y los grandes montajes al aire libre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios