www.madridiario.es
Obras 'Castigo sin venganza'.
Ampliar
Obras 'Castigo sin venganza'. (Foto: Antonio Castro)

El castigo sin venganza: la pasión contra el honor

jueves 22 de noviembre de 2018, 13:35h

La Compañía Nacional de Teatro Clásico pone en escena por segunda vez la tragedia El castigo sin venganza, de Lope de Vega. Este nuevo montaje está dirigido por Helena Pimenta.

Ya en 2005 Eduardo Vasco puso en escena esta comedia en la sede provisional de la compañía en el teatro Pavón. La actual versión es de Álvaro Tato, que vuelve a demostrar su maestría para hacer perfectamente comprensibles los enrevesados argumentos del Siglo de Oro. Uno de los acierto de adaptador y directora es no hacer tragedia tremebunda desde el minuto primero. El gran drama ya llegará en el último acto pero, entre tanto, nos presentan el desarrollo de una pasión amorosa. Y traza dos poderosos personajes femeninos. Casandra, casi adquirida como un objeto por su esposo, el Duque de Ferrara, se rebela contra su destino de convertirse en silla o mesa del ajuar. Aurora, enamorada desde niña del galán, es capaz de urdir una trama de celos al verse rechazada y, posteriormente, ejercita su venganza contra quien primero la rechazó y después pretende recobrar sus favores. Beatriz Argüello es una extraordinaria Casandra, llena de fuerza, con gran sabiduría a la hora de decir el verso. Es una alegría que la compañía nacional la haya recuperado. Nuria Gallardo es Aurora, desplegando toda su capacidad dramática -que es mucha- en las últimas escenas cuando se transforma en un dechado de rencor y odio. Lola Baldrich completa las protagonistas con varios personajes que le permiten lucir su vis cómica o su arte cantando.

Rafael Castejón encarna al doliente conde Federico, enamorado de su madrastra y lleno de remordimiento por engañar al padre. Sus diálogos con Argüello son estupendos. Carlos Chamarro se incorpora con gran eficacia a la galería de graciosos de este tipo de teatro. Y resulta gracioso sin empeñarse en serlo: diciendo el verso con soltura y sentido común. También se incorpora a la compañía Javier Collado. No pude por menos que recordar el extraordinario éxito de sus padres, el director Manuel Collado y la actriz María José Goyanes, con el espectacular montaje de Equus en este mismo escenario hace cuarenta y tres años. El hoy reconocido actor todavía no había nacido.

La directora ha introducido, además, un coro de cuatro intérpretes que acompañan todas las acciones de conjunto, como servidores, soldados o cantantes. Ellos son Alejandro Pau, Anna Maruny, Fernando Trujillo e Íñigo Álvarez de Lara.

Helena Pimenta, con el iluminador Gómez Cornejo y la escenógrafa Mónica Teijeiro, presentan una puesta en escena sombría, casi tenebrosa, en la que la luz matiza con maestría las situaciones dramáticas. La directora imprime un ritmo constante para evitar que las largas tiradas de verso acaben pesando en el público. Pero eso no impide disfrutar con la gran belleza de situaciones como la declaración de amor de los dos adúlteros, Federico y Casandra, entregados a la pasión desenfrenada aprovechando la ausencia de la corte del esposo. Porque ese amor ilícito es el que provoca el terremoto en la corte del Duque de Ferrara, primero disoluto y, finalmente, renegado de sus vicios pasados.

Llega el desenlace cuando el marido engañado da rienda suelta a los grandes temas dramáticos de ese siglo: el honor y la religión. Y es ahí cuando Joaquín Notario saca toda fuerza interpretativa dominando la escena con la dolorosa contradicción de vengarse o castigar a los que considera culpables. Y trama un castigo sin venganza del que hará ejecutor a uno de los culpables: su hijo bastardo Federico. Ahí si que, ni adaptador ni directora, han ahorrado tragedia y el público se estremece con el horror.

El castigo sin venganza es un montaje muy recomendable. Algo se debe oler el público cuando se han agotado las entradas para las primeras representaciones aun antes de haberse estrenado. Pimenta, que está en su última temporada como directora de la CNTC, se despide a lo grande y con acierto. Suponemos que, como suele ser costumbre, el montaje se repondrá la próxima temporada tras el periplo veraniego. Creo que tiene una merecida larga vida.

Estará en cartel hasta el 9 de febrero.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.