www.madridiario.es

ENTREVISTA

Entrevista a Álvaro Bermejo, escritor de la novela 'El secreto del rey alquimista'.
Ampliar
Entrevista a Álvaro Bermejo, escritor de la novela 'El secreto del rey alquimista'. (Foto: Kike Rincón)

El misterio del Manuscrito Voynich, en la nueva novela de Álvaro Bermejo

miércoles 31 de octubre de 2018, 12:45h
Entrevistamos al autor Álvaro Bermejo sobre su nueva novela, El Secreto del Rey Alquimista.

Mirando en los recovecos de la historia, esos que a veces albergan tramas más apasionantes que cualquier ficción, y sumando un par de, más que invenciones, hipótesis de cómo pudo discurrir el pasado. Así ha gestado el escritor Álvaro Bermejo su nueva novela, El Secreto del Rey Alquimista, un relato que gira en torno al fascinante Manuscrito Voynich.

Bermejo sitúa la acción en el momento en que este libro, que se exhibe actualmente en la Universidad de Yale y cuyo contenido no ha podido descifrarse aún, se encuentra en Praga, en manos del emperador Rodolfo II de Bohemia. A partir de aquí, el autor propone al lector una versión de la historia en la que Felipe II, que reinaba en España fascinado por la astronomía y la alquimia inmerso en una crisis económica y con un delicado estado de salud, envía una expedición secreta para traer el manuscrito, obsesionado con la idea de que sus páginas encierran la fórmula de la piedra filosofal y el elixir de la vida.

Por las páginas de El Secreto del Rey Alquimista se pasean personajes históricos, escenarios reales y ficciones posibles para componer un relato que tiene de novela de aventuras, negra, histórica y romántica y encierra una reflexión sobre la propia sociedad contemporánea y las obsesiones del poder.

¿De dónde nace esta novela?

Es un libro que empieza cuando yo descubro el Manuscrito Voynich, hace unos quince años. Es de esas cosas que se te quedan en la cabeza. En cuanto lo descubrí pensé ‘aquí hay una novela’. Seguí la pista del Manuscrito Voynich y me fue haciendo la novela casi sola.

Es un libro verdaderamente marciano, no parece de este mundo.

Un manuscrito plagado de secretos…

Es el libro ilegible, intraducible, codificado… Es un libro que reúne tres peculiaridades absolutamente desconcertantes: no se sabe quién lo escribió, no se sabe cuándo lo escribieron y está escrito en un lenguaje indescifrable: nadie ha conseguido descifrar ni una sola palabra de un libro de 260 páginas.

En mi novela aparece en el siglo XVI pero se sabe que es mucho más antiguo, posiblemente del siglo XIII, XIV o XV. En cada siglo, se le atribuye un autor, a un genio; han dicho que lo escribió Leonardo Da Vinci, que lo escribió Francis Bacon… Y las ilustraciones son todavía más desconcertantes: aparecen plantas que en el siglo XV no se conocían, que estaban en América, y constelaciones que solo se ven desde América o desde Australia. Es un libro verdaderamente marciano, no parece de este mundo.

¿Cómo llegas a enlazar este libro con la historia de España a través de Felipe II?

Siguiendo la pista del libro, descubro que estuvo en Inglaterra en la época de Isabel I y que salió de allí en manos de Jonh Dee, un astrónomo y mago inglés que fue expulsado de la Corte de la Reina por estafa. Este John Dee es un personaje difícil de catalogar, porque puede parecer un estafador como cualquier otro, pero también fue quien descubre y traza el meridiano de Greenwich o el que espía por toda Europa la construcción de naves para crear la fortaleza del imperio marítimo británico. No es un loco, aunque también tiene un espejo negro de Asimismo tiene un espejo negro de Obsidiana con el que, dice, puede hablar con los ángeles.

El caso es que en un momento determinado Dee llega a la Praga de Rodolfo II, un emperador que apenas reinó porque solo le interesaba la alquimia, la astronomía, la cábala, el esoterismo… Él se retira al castillo de Praga, el castillo kafkiano por antonomasia, con sus alquimistas, sus astrónomos, sus videntes, sus magos, sus brujos… y se desentiende de las tareas de Gobierno en la convulsa época de las guerras de religión y la amenaza otomana a las puertas de Viena. Dee le vende el Manuscrito Voynich por una cifra astronómica: 600 ducados de oro, el equivalente a unos 50 millones de euros.

Cuando el rey de España va a Inglaterra a casarse con María Tudor, la hija de Enrique VIII, se vuelve sin casamiento pero con ese espejo de obsidiana de John Dee y la obsesión por el Códice Voynich. Resulta que Rodolfo II, el nuevo dueño del manuscrito, es sobrino del rey de España, Felipe II.

¿Por qué estaría Felipe II interesado en este códice?

Felipe II lidia en aquel momento con dos quiebras muy importantes: la de la economía del país y la de su salud. Si nos asomamos a lo que supusieron las dos bancarrotas que decreta Felipe II, lo de Leman Brothers y el crack de Wall Street son una broma. Todo el norte de Europa e Italia se quedan a dos velas porque el rey de España dice que está en números rojos y que no paga. A eso se le suma una salud muy deteriorada, porque tenía de todo Felipe II. Con 50 años era un anciano: gota, asma, artritis, cálculos biliares… era un cadáver andante. Él se obsesiona con el elixir de la vida y con la piedra filosofal -el primero, para mejorar su salud, y la piedra para fabricar oro y más oro- y cree que su secreto puede estar en el manuscrito. Cuando se entera de que está en posesión de su sobrino, envía una embajada clandestina a Praga para conseguir el libro y descifrarlo, y es aquí donde empieza la novela.

¿También es donde empieza la ficción?

Lo único que es inventado es la propia embajada. Y ni siquiera es algo descabellado. En la España de la Inquisición, de la que no se puede salir para no contaminarte de la energía luterana ni pueden entrar libros extranjeros para que no contaminen el país, en la que hay hogueras quemando herejes heterodoxos, Felipe II establece en las criptas de El Escorial un laboratorio alquímico secreto, donde reúne a los mejores alquimistas de Europa… Eso es cierto, por ejemplo. La realidad supera a la ficción. Yo no he tenido que inventar prácticamente nada, simplemente la embajada que va allí, que es lo de menos. Los personajes, del primero a último, son reales. Pero es que llegas a esa Praga del siglo XVI y te encuentras con Tycho Brahe, el astrónomo de la nariz de plata, Galileo, Keppler, el pintor Giuseppe Arcimboldo, el rabino Judah Loew, creador de la leyenda de esa montaña de barro destructora que es el Golem… y un manuscrito imposible, escrito en una lengua indescifrable. Con esos ingredientes, la novela te sale sola.

No hay nada más actual que un libro de historia bien leído

Más allá de las aventuras de los personajes en ese escenario histórico, ¿qué es lo que discurre por el subsuelo de la novela? ¿Qué relato universal subyace, capaz de entroncar con nuestro tiempo?

No hay nada más actual que un libro de historia bien leído. Por un lado, el debate de fondo de la novela lo plantean los enemigos de Felipe II que van tras la embajada para evitar que el rey consiga el códice, partidarios de una política de contención y que critican que Felipe II quiere el libro para conseguir oro y más oro, ampliar el imperio al precio de millones de vidas humanas desangradas y lograr para poder y más poder. ¿Para qué queremos oro y más oro, también hoy en esta sociedad tan consumista y tan capitalista? Además, también invita a una reflexión sobre el peso de la magia en el mundo contemporáneo, aunque creamos que es cosa del pasado. Si hacemos un repaso de grandes jefes de estado o amos del mundo que han recurrió a astrónomos y han tomado decisiones en base a consultas a nigromantes o cabalistas, es estremecedor: Hitler, Reagan, Federico grande de Prusia, Roosvelt, Nixon… Y también hoy vivimos obsesionados con el elixir de la vida, a base de nanotecnología, de microbiología.

Madrid es uno de los escenarios de la novela. ¿Qué viaje se propone al pasado de la capital?

Madrid no ha cambiado mucho en tres siglos. En concreto, los lugares de poder, muy relacionados con este mundo de alquimistas y cabalistas. Vas recorriendo la historia de Madrid y te encuentras un montón de huellas de ese pasado mágico. El Escorial, la casa de las siete chimeneas, el Madrid subterráneo… Aunque hoy vivimos en otra dimensión y hemos olvidado mucha de esta cabalística, todo está debajo, latente, pulsante. Y hermanan en mi novela Madrid, que es una ciudad mágica, con Praga que es la ciudad de la alquimia por antonomasia. Y el tío y el sobrino, Felipe y Rodolfo, están unidos por el manuscrito Voynich, por la búsqueda de la piedra filosofal y del elixir de la vida.

Después de tantos años siguiendo la historia del manuscrito Voynich, ¿tienes una teoría sobre su significado?

Tengo varias. La que más me convence es la que está en el libro… pero hay que leerlo para conocerla. Avanzo, de hecho, una posible interpretación y creo que Da Vinci sí tuvo algo que ver. Pero es que estamos hablando de un libro que se ha sometido a los súper ordenadores de la NASA, a las máquinas que descifraron en código Enigma en la Segunda Guerra Mundia… y nadie ha podido descifrar ni una letra. Ahí están esperando una mente iluminada que dé con la clave. A saber qué secretos guardará, secretos que pueden cambiar la vida del mundo.

Sin desvelar más de la cuenta: ¿el Felipe II de tu novela logra su objetivo?

Mis embajadores vuelven a Madrid con una página, y Felipe II esperando en el trono a que llegue el contenido de esa página, ansioso y con un pie en la tumba. La llega a ver y lo que pone es lo que tiene que oír. Y él lo oye.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • El misterio del Manuscrito Voynich, en la nueva novela de Álvaro Bermejo

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    11693 | Paloma Ortiz de Zárate - 03/11/2018 @ 09:24:05 (GMT+1)
    Fue leer esta entrevista, hacerme con el libro... y devorármelo. Absolutamente recomendable.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.