www.madridiario.es
La familia del virus del papiloma humano incluye más de 150 tipos de virus; dos de ellos son los responsables de aproximadamente el 70 por ciento de los cánceres de cuello de útero en Europa.
La familia del virus del papiloma humano incluye más de 150 tipos de virus; dos de ellos son los responsables de aproximadamente el 70 por ciento de los cánceres de cuello de útero en Europa. (Foto: Europa Press)

Ni Comunidad ni Gobierno toman la iniciativa: la vacuna del papiloma seguirá siendo (por ahora) cosa de chicas

miércoles 22 de agosto de 2018, 07:50h

Desde hace diez años, la Sanidad española incluye la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) en las cartillas. Solo, eso sí, en las de las niñas. Las autoridades argumentan que, protegiendo a la población femenina -expuesta al cáncer de útero con el que habitualmente se relaciona esta enfermedad de transmisión sexual-, queda, por extensión, protegida la población masculina. Un error de bulto que ha dejado a su suerte tanto a hombres que tienen sexo con hombres como hombres que lo tienen con mujeres sin vacunar. Médicos y asociaciones exigen remediar esta "discriminación", origen, dicen, de cánceres que causan 600 muertes al año en España. Siguiendo las recomendaciones de la OMS, varios países y algunas comunidades ya han empezado a cambiarlo. Madrid, todavía, no.

El virus del papiloma humano (VPH) puede afectar a cualquiera y por eso cualquiera debería tener derecho a que la Sanidad pública le vacunase contra él. Ese es el razonamiento que alinea hoy a representantes de la medicina, el tercer sector y la política. Conocido singularmente por su capacidad para causar cáncer de útero, la Administración incluye desde hace diez años dos dosis de antígenos de este virus en el calendario de vacunación. Solo, eso sí, en el femenino.

“Es vergonzoso, hay una desigualdad clara", señala a Madridiario Paco Ramírez, presidente de la asociación Colegas, que ha activado una campaña al respecto. Según sus cifras, alrededor de mil mujeres mueren al año de cáncer cervical en España y medio millar por otros asociados al VPH. Pero, en ese tiempo, recuerda que el virus también causa en hombres 2.000 cánceres -de pene, boca, cuello y ano- y 650 muertes. "Confiar en que la presunta inmunidad generada por la vacunación solo de las mujeres protegerá también a los hombres es un desacierto, algo poco científico", argumenta.

Los hombres más abandonados

Colegas dedica sus esfuerzos al colectivo LGTBIQ+. Su defensa de la generalización de esta vacuna nace de esa militancia, ya que los más perjudicados por la "discriminación" actual son los HSH [hombres que tienen sexo con hombres, una noción más amplia que gays]. "El VPH afecta también a heterosexuales, aunque gran parte están protegidos -explica Ramírez-. Es indudable que los HSH son quienes están desamparados del todo". La entidad afirma que más del 75 por ciento de gays, bisexuales o varones que han tenido experiencias sexuales con otros se contagia del virus, algo que incrementa casi cuatro veces el riesgo de infección por VIH. La FELGTB ha puesto también el grito en el cielo en este punto.

Solo dos comunidades -Asturias y Cataluña- han comenzado a vacunar de forma sistemática a niños y a ofrecer esta profilaxis a otros grupos, como jóvenes o adultos HSH y trabajadores del sexo. Una tercera, Navarra, lo ha anunciado recientemente. "Llevamos años proponiéndolo en todo el país", asegura a este periódico Ángel Hernández-Merino, vocal del comité asesor de vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

El comité promueve abiertamente esta ampliación de coberturas. Entre sus diez argumentos -que van desde la ética hasta la erradicación mundial pasando por el freno a las verrugas genitales-, el médico recuerda que hay mujeres que deciden no vacunarse, casi un 25 por ciento de las chicas en todo el país. Según datos de la Comunidad de Madrid, en la región, el número de menores que no recibe la dosis completa contra el VPH antes de abandonar Pediatría es del 17 por ciento. Con la compra de suministros para los varones, los profesionales creen que se estrecharía esa vía de escape.

"Se suele argumentar -reconoce el especialista- que es una intervención con un coste-beneficio dudoso por la falta de estudios". "El cáncer de cuello de útero aparece a los 30 o 40 años. Desde que se adquiere el virus con las primeras relaciones, normalmente pasan más de 20 años. Esta vacuna la estamos poniendo desde hace 10, así que todavía no ha dado tiempo a demostrar su efecto en la disminución de casos. Ahora bien, sí que sabemos que los parámetros intermedios (como las lesiones premalignas en el cuello) han disminuido", defiende.

Sin cambios a la vista

De momento, ni el Ejecutivo regional de Ángel Garrido ni el central de Pedro Sánchez se muestran sensibles a esta campaña. Fuentes de la Consejería de Sanidad aseguran que, salvo cambio de rumbo, Madrid se limitarán a cumplir solo lo que indique el Ministerio y la oficina de Enrique Ruiz Escudero dejará para su "estudio" en algún momento del futuro la petición de pediatras o afectados. Y eso, pese a que la propia Consejería reconozca en sus publicaciones oficiales que "la mejor prevención contra este virus", además del preservativo, es "la vacunación".

Si la Comunidad no tiene intención de tomar la iniciativa y remedar a los heterogéneos gobiernos de Javier Fernández, Quim Torra o Uxue Barkos, mayores dudas reinan aun en el Ministerio del ramo que dirige la recién llegada Carmen Montón. En su presentación ante el Congreso de los Diputados en julio, en la que dio a conocer las líneas generales de sus venideras políticas, no dedicó ni un segundo ni al papilomavirus ni a la generalización de su vacuna. La ministra -a ella y a la titular de Igualdad, Carmen Calvo, interpela Colegas en su campaña-, reconoció que, a día de hoy, los datos demuestran un "aumento de las infecciones de transmisión sexual", pero su compromiso no pasó de un genérico fomento de "políticas preventivas".

Fuentes del Ministerio recuerdan que el calendario de vacunación común se debate en la Comisión de Sanidad Pública y pasa para su aprobación al Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), un órgano creado hace 30 años y el único capaz de establecer las mínimas inmunizaciones que las comunidades deben incluir en su cartilla. Este consejo necesita la reunión en Pleno para aprobar cualquier modificación puntual de este calendario (por ejemplo, por desabastecimiento, necesidades logísticas o decisiones políticas) y para aprobar uno nuevo. Pero, según las mismas fuentes, no hay ninguna sesión a la vista.

La OMS lo recomienda si hay dinero

En su última publicación al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) insta a los Gobiernos proteger de forma primordial a las niñas. Lo hace bajo la misma premisa, que así se reduce el riesgo de que el virus pase a los chicos. Ahora bien, el organismo dependiente de la ONU asume en sus conclusiones que es "recomendable" suministrarla también en grupos secundarios siempre que sea viable económicamente. "En muchos casos, son cánceres que se pueden prevenir de una forma fácil y poco costosa. Más vale dedicar ahora unos recursos que invertir mucho más en los tratamientos años después", contraponen desde Colegas.

Lo cierto es que, como ocurre entre nuestras fronteras, son todavía escasos los Estados que han tomado la iniciativa. La AEP cuenta media docena en Europa más Australia, Canadá y Estados Unidos.

Para Hernández-Merino, sin embargo, hay esperanza. Igual que hace una década la vacuna del VPH era una rareza, confía en que ahora un 'efecto dominó' impulse al resto de comunidades a mirar al flanco masculino. "Estoy seguro de que se acabará incorporando", reitera. "A nosotros, nos parece muy irresponsable que la Comunidad de Madrid no lo quiera considerar, es un tema muy importante", censura Ramírez. "España se está quedando atrás en estos avances".

Preguntas y respuestas del virus del papiloma humano

¿Qué es?

El virus del papiloma humano (VPH), también llamado papilomavirus, es un virus muy extendido que afecta a más de la mitad de las personas que tienen relaciones sexuales, aunque a la gran mayoría no les provoca ningún problema y vencen la infección sin tan siquiera haberla notado, según la Asociación Española de Pediatría (AEP).

¿Cómo se transmite?

Como recuerda la Consejería de Sanidad, las infecciones por el VPH se transmiten por contacto sexual (vaginal, oral, anal), a través del contacto íntimo con sangre o mucosas sin protección.

¿Qué enfermedades provoca?

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque la mayor parte de las infecciones por VPH no provocan síntomas, la infección genital por VPH persistente puede causar cáncer de cuello de útero en las mujeres. De hecho, prácticamente todos los casos de cáncer de cuello de útero (el 99%, según sus cifras) están vinculados con la infección genital por el VPH, que es, además, la infección vírica más común del aparato reproductor.

Cabe recordar que el cáncer de cuello de útero es uno de los tipos más comunes de cáncer que afectan a mujeres en todo el planeta, aunque la gran mayoría de las muertes que provoca (266.000 al año, según su última estimación) se dan en las regiones menos desarrolladas.

El VPH también puede causar otros tipos de cáncer anogenital, cánceres de la cabeza y del cuello y verrugas genitales tanto en hombres como en mujeres.

¿Cómo se diagnostica?

La Comunidad de Madrid recomienda realizar un examen físico y ginecológico que incluya la prueba del papanicolau en el caso de las mujeres. Colegas denuncia que no existen programas de prevención y detección precoz de estos tipos de cánceres en hombres, al contrario de lo que ocurre con el cribado de cérvix en mujeres.

¿Qué vacunas hay?

Actualmente se comercializan dos tipos vacunas contra el VPH en muchos países. Ambas son altamente eficaces para prevenir la infección por los tipos 16 y 18 del virus, que son los causantes de aproximadamente el 70 por ciento de los cánceres de cuello de útero a nivel mundial.

¿Y en Madrid?

La Comunidad recuerda que la mejor prevención contra este virus es el uso correcto del preservativo durante toda la relación sexual.

Dicho esto, la vacunación contra el VPH incluida en el calendario infantil se restringe a niñas de 12 o 14 años si no se han vacunado previamente. También, en la región está contemplada la vacunación de mujeres hasta 45 años conizadas en los últimos tres años por neoplasia cervical intraepitelial de alto grado, CIN 2 o superior. Se puede vacunar antes, después o durante el tratamiento.

Para el resto de la población, no hay financiación pública prevista.

¿Hay tratamiento?

Sí, aunque, como en todo, depende del tipo de lesión y del momento en el que se diagnostique.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.