www.madridiario.es

REALOJO DE EL GALLINERO

Ion Marin y Alina en su chabola.
Ampliar
Ion Marin y Alina en su chabola. (Foto: Kike Rincón)

Así se sobrevive en una chabola en Madrid

martes 10 de julio de 2018, 07:44h

Sin agua corriente, sin baño, con calor en verano y mucho frío en invierno malvive algo más de un centenar de almas, en su mayoría niños, en el poblado chabolista de ‘El Gallinero’. Madridiario se adentra en él.

A solo 12 kilómetros de la Puerta del Sol, junto a la A-3, unas 40 chabolas desafían al calor de este mes de julio en ‘El Gallinero’, en Villa de Vallecas. En pie desde hace casi 20 años, este poblado acoge a familias de procedencia, en su mayoría, rumana. Como la formada por Ion, Alina y sus cuatro hijos, de entre 4 y 9 años.

Alina nos abre las puertas de su vivienda, construida con chapa, madera y cartones y con el suelo (de cemento) cubierto por alfombras. “Tenemos muchas cucarachas y ratas, por nosotros, nos íbamos hoy mismo”, asegura Ion, su marido. Tanto es así que ya han hecho el equipaje, que aguarda su traslado en la entrada de la chabola.

Tras cruzar el umbral, un breve espacio hace las veces de recibidor. Mientras charlamos, los dos hijos más pequeños, de cuatro y cinco años, corretean por la reducida estancia a nuestro alrededor. La vivienda cuenta con dos estancias más: la principal, con una cama de matrimonio, y otra más pequeña, con una cama individual. Hace un calor asfixiante.

Es de cuanto disponen para dormir y vivir. Como no cuentan con cuarto de baño, hacen uso de los que instaló en ‘El Gallinero’ el Ayuntamiento hace unos meses, como el resto de los habitantes del poblado. Friegan a mano en un barreño en el exterior de la vivienda, se lavan como pueden en esos baños portátiles o con una manguera a pleno Sol.

De las 164 personas empadronadas en ‘El Gallinero’ el pasado mes de noviembre, 101 eran niños. En estos momentos queda algo más de un centenar de personas de las que la inmensa mayoría sigue siendo menor de edad. Durante nuestro paseo, nos rodean un montón de niñas, que nos piden pintalabios. La escena recuerda a la que se vive al viajar a otros lugares mucho más lejanos. Eso es lo que más cuesta digerir: es Madrid, pero el cerebro no encuentra ni un asidero en esa realidad tan cruda que le permita reconocer el terreno y asimilarlo.

A pocos metros de la vivienda de Ion y Alina comen unos cerditos en unas jaulas. Vemos también gallinas y muchos pollitos. ¿Qué harán con los animales cuando vivan en un piso en la ciudad? El proceso va a durar todo el verano aunque a algunos, como a esta pareja, les quedan solo unos días. Ya saben que irán a vivir a Villaverde Alto durante seis meses y, si todo sale bien, se les asignará a continuación otra vivienda también de alquiler.

Alina quiere ser mediadora y se está preparando para ello recibiendo la formación reglamentaria, que ya cursó hace unos años. Si logra ser elegida entre los 15 aspirantes para una de las dos plazas de trabajo previstas, podrá llevar a casa unos ingresos cada mes y ayudará a sus vecinos a integrarse en su nuevo vecindario y a vivir en comunidad.

El objetivo es que ‘El Gallinero’ esté desmantelado a finales de septiembre, según anunciaron ayer el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, durante una visita al poblado.

El realojo no será uniforme ya que se plantean procesos distintos según las circunstancias de cada familia. Una decena de ellas entrarán a vivir en viviendas de alquiler de forma inminente. Son las que han pasado por los procesos de integración y habilidades sociales y pueden afrontar el pago de los consumos de los pisos.

Otras once familias no disponen de suficientes ingresos e irán a viviendas compartidas gestionadas por la ONG Accem, donde se les hará un seguimiento por parte de Comunidad, Ayuntamiento, Cruz Roja...

Otra situación es la de alguna persona mayor. Su caso está en conversaciones con el Consulado rumano en España para estudiar si pueden regresar a su país de origen, un proceso que se llevará a cabo con los servicios sociales rumanos para que allí cuenten con apoyo social y una vivienda.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

6 comentarios