www.madridiario.es
Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, atiende a los medios.
Ampliar
Ignacio Aguado, portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, atiende a los medios. (Foto: Kike Rincón)

Ahora, Casado: PP y Cs vuelven a la (escénica) gresca

jueves 17 de mayo de 2018, 14:39h
Pese a su indisimulado gusto por los focos, Pablo Casado ha sido el gran ausente en los pasillos de la Asamblea de Madrid. Las dudas sobre su currículum han azuzado el escénico distanciamiento con el que se miran PP y Ciudadanos.

Sin matrimonio de investidura que les una, pero aliados necesarios para que el centroderecha -o "centro reformista", en palabras de Ángel Garrido- mantenga el Gobierno en la Comunidad de Madrid, Ciudadanos (Cs) y PP amagan ahora con haber encontrado la enésima escénica tirantez en su 'pimpinélica' relación: Pablo Casado.

Las redobladas dudas sobre el currículo del dirigente popular -y, sobre todo, potencial candidato para las próximas elecciones-, han despertado recelos entre los 'naranjas', tanto en la Asamblea como en el Ayuntamiento de Madrid.

Ignacio Aguado ya expresó ayer su "preocupación" al saltar la noticia. Aunque Casado no ostenta ningún cargo institucional en la región, la situación rima con el 'mastergate'. En esa crisis, su partido mantuvo el apoyo a Cifuentes hasta el penúltimo compás, llegando a rechazar una alternativa a Garrido alrededor del socialista Ángel Gabilondo.

Ahora, las coincidencias que parecen tenderse entre ambos casos les obliga a mirar con distancia lo que ocurre con el vicesecretario de Comunicación. Mientras el revuelo se extiende en Cibeles él, que extrañamente ha evitado los focos y no ha asistido hoy a la primera jornada de la sesión de investidura, ha sido de hecho uno de los protagonistas absolutos en los pasillos de Vallecas.

El PP se defiende atacando

Sin embargo, en el PP, lejos de mostrar prudencia ante las informaciones que ponen en duda cómo obtuvo su carrera de Derecho, han pasado al ataque contra quienes más terreno les está comiendo en esta actual precampaña preñada de encuestas. El presidente del Senado y (de forma interina) del PP de Madrid, Pío García-Escudero, ha confirmado que contará con el dirigente en el núcleo duro del que se rodeará para orquestar el partido hasta el próximo congreso, tras las elecciones de 2019. Por si fuera poco aval, García-Escudero se ha mostrado contundente al afirmar que Casado "por supuesto" está en condiciones de ser la cara de la formación en los carteles de esos comicios.

El otro enviado de Génova a la Cámara regional este jueves, el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, ha dado un paso más y ha pedido "explicaciones" a los de Aguado, torsionando la polémica después de conocerse que Alberto Pérez de Vargas, el director del centro en el que el dirigente popular se sacó media carrera en un año y que ha reconocido algún tipo de presión, era vocal vecino de Ciudadanos en la capital.

Aunque este cargo ya ha dimitido, el portavoz de los populares en el Consistorio de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ha apuntado a Begoña Villacís y hasta a Albert Rivera en la escala de responsabilidad al entender que son, en último término, quienes han mecido la filtración del caso a la prensa. La 'naranja' ya ha tachado de "cortina de humo" el razonamiento, pero el jefe de la oposición a Manuela Carmena -que sí ha estado presente en la Cámara regional- ha hablado de "guerra sucia". "Bajo la fachada de la nueva política no caben actuaciones de este tipo", ha censurado. El campo de batalla, parece, vuelve a desenrollarse entre estos simbióticos socios naturales ya sin Cifuentes. Ni falta que les hace.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.