www.madridiario.es
    11 de julio de 2020

Pablo Casado

Después de mantener encuentros individuales con representantes de 15 partidos políticos, el Rey Felipe VI ha puesto fin a la ronda de contactos. El monarca ha decidido proponer a Pedro Sánchez como candidato a la Presidencia del Gobierno a falta de que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, comunique la fecha del debate de investidura. Pablo Casado y Pablo Iglesias han pedido al líder socialista que no demore esta jornada mientras Albert Rivera ha adelantado que, desde la oposición, tendrá una actitud "dura" con los socialistas para que no suban los impuestos.

El rey Felipe VI cerrará este jueves la ronda de consultas con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que acude a la cita sin haber hablado previamente con ninguno de sus posibles socios de cara a la investidura. Al más puro 'estilo Rajoy', Sánchez ha optado por esperar a que los demás hayan mostrado sus cartas antes de hacer cualquier movimiento.

COM.PERMISO

Com.Permiso, tertulia política de Contantino Mediavilla, presidente de Madridiario, en Madrid Directo, programa de Nieves Herrero en Onda Madrid, se trasladó este jueves hasta el salón inmobiliario en IFEMA para analizar la semana postelectoral. Aunque el partido de Manuela Carmena, Más Madrid, fue la formación política más votada, lo cierto es que no tiene mayoría absoluta para seguir en el Ayuntamiento otros cuatro años y quien tendría más posibilidades de gobernar es el PP si consigue llegar a un acuerdo entre Ciudadanos y Vox. El mismo escenario se plantea en la Comunidad de Madrid donde el PSOE, la fuerza más votada, tampoco tiene los apoyos necesarios para gobernar. Ante este tablero político, Ferrán Boiza, periodista de El Mundo, y Carlos Hidalgo, de ABC, contemplaron que la opción más realista es que, a pesar de las condiciones de Vox y la negativa de Ciudadanos a sentarse con el partido de Santiago Abascal a negociar, al final acabe gobernando una alianza entre los tres partidos de derechas.

PARTIDO POPULAR

Poco ha durado el pesimismo inicial en Génova. La "prudencia" a la que apelaba la Ejecutiva Nacional del Partido Popular con los primeros votos escrutados ha virado a euforia generalizada en la sede popular. Las ventanas de la primera planta, campamento base del PP de Madrid, dejaban entrever los saltos y abrazos de los candidatos y desde la calle se escuchaban los vítores hacia José Luis Martínez-Almeida e Isabel Díaz Ayuso. El primero liderará el nuevo gobierno en Cibeles y la segunda hará lo propio desde la Puerta del Sol, en ambos casos con la suma del triunvirato de la derecha. Han descartado el saludo desde el balcón, pero desde una improvisada tarima han gritado rotundos que el PP "ha iniciado la remontada desde el Kilómetro Cero".

Han compartido bancada e incluso fila, aunque cada uno en un extremo. Los líderes del PP y Cs, Pablo Casado y Albert Rivera mantienen su pugna por el liderazgo de la oposición al Gobierno de Pedro Sánchez, y en la sesión constitutiva del Congreso, el 'naranja' ha asumido ese rol ante un 'popular' callado y en actitud más propia del fin de algo que del arranque de la legislatura.