www.madridiario.es
Libros de texto de primaria en la librería Multicolor en la calle Arenal, 3.
Ampliar
Libros de texto de primaria en la librería Multicolor en la calle Arenal, 3. (Foto: Kike Rincón)

Estos son los diez cambios en la ley de libros de texto gratis

La Asamblea de Madrid ha modificado la ley de gratuidad de libros de texto y material curricular, que entrará en vigor en el próximo curso académico. A partir de ahora, el sistema es voluntario y los colegios concertados y privados deberán solicitar su adhesión. También, se elimina la prohibición explícita del copago y la ampliación a otras etapas formativas. Madridiario desmenuza los cambios más importantes.

PP y Ciudadanos (Cs) lograron aprobar este jueves en el Pleno de la Asamblea una modificación de la ley de gratuidad de libros de texto y material curricular aprobada en junio, que hará que, en principio, los padres de la región no tengan que desembolsar dinero en la compra de los manuales de sus hijos a partir del próximo curso gracias a un sistema de préstamo.

Este nuevo documento tumba las enmiendas del PSOE que la Cámara aprobó tras la equivocación de una parlamentaria popular en junio. También, agrega algunas puntualizaciones que antes no estaban.

PP y Cs creen que la modificación era necesaria para eliminar contradicciones. El PSOE lo negó, pero se abstuvo en la votación y, para Podemos, esta reforma esconde un sentido ideológico.

Tras esa maniobra parlamentaria, estos son los diez cambios más importantes:

  • El sistema ya no es obligatorio: a partir de ahora, la participación en el sistema de préstamo de libros de texto y material curricular es "voluntaria". Habrá que manifestar expresamente, "en la forma y plazos que se determinen reglamentariamente", la intención de padres y representantes legales de los niños de pedir el préstamo. Con la ley aprobada en junio, el sistema llegaba "a todos los alumnos" de forma "automática" y era la renuncia lo que había que manifestar.
  • Diferencia con la concertada y la privada: la reforma también ha incluido artículos que nunca estuvieron ahí. La no obligatoriedad de la norma explicada arriba saca expresamente a los centros concertados o privados. Serán sus direcciones (y no los padres) los que elijan si el centro (y todos sus alumnos) se adhieren o no al sistema de préstamos.
  • Solo para Primaria y Secundaria: la reforma también elimina la obligación de aplicar la Ley "en el plazo máximo de dos años" a otras etapas no obligatorias como la Educación Infantil, el Bachillerato o la Formación Profesional de grado medio o superior.
  • Se elimina la prohibición explícita del copago: la normativa nueva elimina un artículo llamativo. Antes, se impedía negro sobre blanco a alumnado y sus familias "aportar fondos económicos o materiales al sistema de préstamo", ya fuera por decisión propia, de los centros educativos o la propia Administración. Ahora, este texto ha dejado de existir.
  • Cualquier superficie: cae también de la normativa que la financiación se realizara "preferentemente como ayudas directas a las familias" y "favoreciendo la adquisición en librerías de proximidad y estructuras comerciales de pequeño tamaño".
  • Material de papelería: también desaparece el desarrollo de programas para que la Comunidad termine asumiendo el coste del "material escolar no reutilizable, fungible o de papelería" o los libros digitales.
  • Menos deberes de control: la Comisión de Seguimiento ya no tendrá que informar de los "desarrollos reglamentarios y las modificaciones ulteriores" de la ley, solo de su implantación. Además, las funciones de la Comisión de Gestión del sistema de préstamo que tendrá que constituirse en cada centro nace sin funciones a la espera de que se establezcan.
  • Cambia el cálculo: la Comunidad no utilizará para calcular la financiación que debe aportar a esta ley "el coste real de los libros del catálogo de gratuidad", sino "el coste medio real de los libros de uso más común".
  • El coordiinador del programa en cada centro, en vía muerta: en el texto tumbado, se establecía la existencia de un coordinador del programa encargado de "liderar pedagógicamente y supervisar y coordinar su desarrollo", algo que debía incorporarse a su horario como horas lectivas. Ahora ya no. Además, se suprime el párrafo que obligaba a los centros a organizar "la recogida, comprobación, preparación, marcado y distribución de los libros de texto y el material curricular para su reutilización".
  • No habrá necesidad de enseñar el préstamo como valor: la reforma elimina de golpe un artículo entero consagrado a "consolidar" el proyecto. Los tutores ya no tendrán que promover "el valor pedagógico" del sistema ni supervisar la "correta utilización" del material. La ley mantiene la previsión de castigos por un mal uso que pueden llevar a dejar de beneficiarse del sistema de préstamo en el curso siguiente si no se entregan los libros del anterior "en un adecuado estado de conservación". Al caer este artículo cae tambjén la necesidad de que el Departamento de Educación habilite "teléfonos y un sistema de comunicación informático así como una página web" específicos para atender consultas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.