www.madridiario.es
La biología regenerativa abre la puerta a la medicina personalizada.
Ampliar
La biología regenerativa abre la puerta a la medicina personalizada. (Foto: UAX)

La biología regenerativa, gran apuesta de la UAX

Trasplantes sin rechazo, mejorar la calidad de vida en edad avanzada o conseguir un tratamiento a medida para cada paciente son tres ejes fundamentales en los avances en materia de Biología Regenerativa.

Los avances de la Ciencia están contribuyendo a mejorar la calidad de vida de la sociedad, con un notable aumento en la esperanza de vida. Gracias a las investigaciones, focalizadas en la anticipación a la manifestación de las dolencias, se abre la esperanza para que, en un futuro, se puedan controlar los efectos adversos de las enfermedades, con la consiguiente mejora en la calidad de vida de las personas. "No se trata solo de existir", sino de hacerlo de la forma "más activa posible", expresa el doctor José María Rojas Cabañeros, jefe del Área de Biología Celular y del Desarrollo, así como de la Unidad de Biología Celular, en la Unidad Funcional de Investigación de Enfermedades Crónicas del Instituto de Salud Carlos III, centro con el que la UAX mantiene una alianza estratégica.

Cómo hacer frente al "deterioro físico provocado por la enfermedad" es una de las grandes batallas que se vienen librando en las investigaciones llevadas a cabo en campos como el de la biología regenerativa, las cuales profundizan en la búsqueda de alternativas que pasan, según apunta el doctor Rojas, por "mejorar la salud del paciente usando sus propias células". En conversación con Madridiario, el doctor añade que este concepto, "relativamente moderno", en realidad fue ideado en el pasado y consiste en "regenerar tejidos utilizando técnicas" en las que se podría considerar factible una "modificación de las células".

La biología regenerativa ya es presente, pero, sobre todo, futuro. Y es que, según el doctor Rojas, "a partir de células troncales", como se deberían denominar -a su juicio- las "células madre", podemos hablar de grandes hitos como que se hayan "logrado formar órganos", denominados "organoides", tanto a partir de órganos sanos como de los "alterados" por alguna afección, como, por ejemplo, los aquejados por un tumor o "tumoroides", explica el doctor.


¿Por qué enferma un órgano?

Una de las grandes ventajas de la biología regenerativa es que "permite conocer mejor los pasos intrínsecos del desarrollo de diferenciación de los tejidos", lo que, según el experto en la disciplina, "ayuda a entender mejor cómo somos y qué ocurre cuando padecemos alguna enfermedad". No obstante, añade, "los organoides se están estudiando como un mecanismo para entender mejor qué sucede en una estructura cuando se diferencia".

De ese modo, no solo se reparan órganos, también se producen. De momento, de manera muy incipiente y en tamaño mini, pero la senda a seguir ya está marcada, y ahí reside una de las grandes esperanzas de la biología regenerativa: su aplicación en trasplantes, con todo lo que ello conlleva. "Uno de los grandes problemas, además de la necesidad de tener donantes, es la posibilidad de que se produzca un rechazo del órgano. Como aquí lo que se implantaría serían células de la misma persona, ese riesgo lo eliminamos", afirma el doctor.

Aún hay más: se abre la puerta a la medicina personalizada, es decir, probar nuevas terapias y encontrar la más adecuada a cada paciente. Un aspecto por el que "están muy interesadas las compañías que trabajan en la búsqueda de fármacos", al ser "una tecnología que va a permitir un análisis en la fase preliminar mucho más eficaz". Y más posibles aplicaciones todavía: "Se piensa que algunas enfermedades, como por ejemplo el alzhéimer, son causadas por un agotamiento de la base de esas células troncales adultas, por lo que podría haber una opción de mantener esas células de alguna manera para que la persona no perdiese la memoria. O incluso, aunque esto es un poco más especulativo, la regeneración de la rotura de los nervios en un parapléjico o un tetrapléjico", relata Rojas.


Formación internacional y transversal

Conscientes de un futuro tan prometedor, la Universidad Alfonso X el Sabio (UAX) ha puesto en marcha el Programa de Doctorado Biología Regenerativa y Nuevas Terapias, que cuenta con la colaboración del Instituto de Salud Carlos III y el Hospital Universitario Clínico San Carlos. Un programa internacional y transversal dirigido a titulados en ciencias biomédicas o experimentales, entre quienes se incluyen graduados o licenciados en Medicina, Biología, Bioquímica, Biotecnología, Veterinaria o Farmacia. "La idea es ofrecer al alumno un programa que le va a permitir incorporarse al mundo de la investigación, a una clínica, a empresas farmacéuticas o al mundo de la aplicación industrial, por ejemplo", señala el experto, que coordina el proyecto, en el que participan otros investigadores como la doctora Rosario Baquero Artigao, profesora titular y vicedecana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Alfonso X el Sabio.

"La UAX ha hecho una apuesta muy exigente con el objetivo de lograr un programa de prestigio", apunta el doctor Rojas. El programa, comprometido en formar investigadores de alta calidad y que cuenta con equipos de investigación de primer nivel, es intenso, exhaustivo y personalizado. Tanto que solo hay diez plazas. Diez alumnos que, entre otros, estudiarán, sobre todo, dos nombres propios: los de John B. Gurdon y Shinya Yamanaka, galardonados con el Premio Nobel de Medicina en el año 2012.

Una experiencia educativa de futuro que no se ciñe solo al aula. El plan de estudios del programa también incluye estancias de "al menos tres meses en un laboratorio fuera de la UAX, en España o en el extranjero". Profesionales de la biología regenerativa que no tendrán el secreto de la eterna juventud, pero sí la clave para lograr alcanzar calidad de vida a edad avanzada, fármacos más específicos para cada paciente y la posibilidad de evitar que los órganos trasplantados puedan ser rechazados.

No obstante, el doctor Rojas advierte: "No se debe pensar que una tecnología es la panacea de todo; se está probando e investigando, y algunas cosas van a funcionar, pero otras no". Un futuro que, concluye, "no plantea ningún problema ético -a su juicio-, ya que los procedimientos empleados están admitidos ya por todas las comisiones éticas, pues se trabaja con células diferenciadas que se han transformado artificialmente en células pluripotentes o células troncales". El futuro de una de las disciplinas científicas más prometedoras pasa por la Universidad Alfonso X el Sabio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.