www.madridiario.es
Grafitis centenarios desvelan la cara oculta del Templo de Debod
(Foto: Ayuntamiento de Madrid)

Grafitis centenarios desvelan la cara oculta del Templo de Debod

viernes 14 de octubre de 2016, 07:52h
Investigadores del Museo de San Isidro de Madrid y la Universidad tinerfeña de La Laguna desarrollan desde 2003 un proyecto de investigación de los grafitis grabados que, a lo largo de la historia (desde los griegos hasta el siglo XIX), los viajeros fueron plasmando en las paredes del Templo de Debod. Magia, expulsión de malos espíritus, religión, comercio y búsqueda de aventuras son los motivos que recuerdan esas 'cicatrices' en este santuario hoy ubicada en el parque del Oeste de la capital.

Un curso de método y aplicación digital de epigrafía en los muros del Templo de Debod en 2003 se convirtió en un innovador estudio científico, denominado tA-Hwt, de la vida de este espacio a lo largo de los siglos. "Tenía conocimiento de los grafitis del templo y había hecho una primera lista provisional pero no fue hasta 2003, tras una conversación con el doctor Miguel Ángel Molinero -Universidad de La Laguna-, que decidimos profundizar en la importancia histórica de estos grabados", explica Alfonso Martín, conservador del Templo de Debod. Era un enfoque novedoso -no pionero- en la literatura científica de la Egiptología: ir más allá del estudio de los relieves oficiales y estudiar aquellos símbolos informales que podían dar una perspectiva vital del templo.

El caso de Debod en este aspecto no es una excepción en las megaestructuras religiosas egipcias. Los templos nubios conservan con cierta frecuencia este tipo de marcas. "Documentan la presencia de personas en los templos, dan información de grupos humanos, incluso después del abandono de los edificios", comenta Martín que, junto a Molinero y a los doctores Daniel Méndez y Lucía Iglesias, han inventariado, catalogado y analizado hasta ahora alrededor de 140 grafitis que van desde época griega al siglo XIX.

El más antiguo, ubicado en el segundo portal, es un término griego ('proskynema'), incompleto, registrado por Lepsius. También hay grabados dibujados de grupos caravaneros de época romana y bizantina (camellos y otros seres cuadrúpedos), cruces coptas e inscripciones árabes con el objetivo de execrar el paganismo y los malos espíritus, dameros y círculos irregulares, marcas de abrasiones por el apoyo de estructuras de madera, y firmas de occidentales hasta el siglo XIX indicando el año que visitaron el lugar cual Indiana Jones de época 'retro'. "En nuestra investigación hemos descubierto que los visitantes que dejaron su rastro en cada época y cultura grababan la piedra en distintas zonas del templo. Los africanos, en zonas más exteriores. Los occidentales, en el corazón del lugar", agrega el conservador.

Además de estos rastros antrópicos, han descubierto el desgaste de los sillares de piedra de varias zonas del templo, especialmente la que estaba debajo de las figuras de los dioses Amón y Mahesa, para obtener arena que consideraban que tenía algún tipo de cualidad mágica.

En el proceso de investigación, el equipo de historiadores ha desarrollado aplicaciones en realidad virtual dedicados a este efecto que han sido presentadas en congresos nacionales e internacionales de egiptología. "Tras preparar a personas en ese tipo de toma de datos, nos gustaría llevar esta experiencia a otros templos en Egipto que no han sido estudiados desde este punto de vista por el momento", concluye Martín.

La copia y catalogación de estas inscripciones parásitas está en proceso de recopilación. En paralelo, los investigadores del templo están realizando el dibujo digital de varias zonas del templo. También se está recopilando toda la información producida en el siglo XIX que ofrece datos sobre elementos arquitectónicos y artísticos perdidos. Combinando esos trabajos con informes de documentación previos, como fotogrametrías y escaneados tridimensionales, se obtendrá suficiente documentación de los testimonios escritos y decorativos del santuario que servirá, no solo como base para el estudio de su significado religioso, sino, también, como elemento de información para futuras intervenciones de protección. Mientras tanto, Debod seguirá desvelando muchos otros secretos sobre el pasado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.