www.madridiario.es
Desperfectos en el cementerio de la Almudena.
Ampliar
Desperfectos en el cementerio de la Almudena. (Foto: Kike Rincón)

La Funeraria exige a Funespaña que revierta las instalaciones en perfecto estado

Por MDO
miércoles 03 de agosto de 2016, 15:39h
La Junta General de Accionistas de la EMSF (Empresa Mixta de Servicios Funerarios S.A.) celebrada el 26 de julio aprobó las cuentas anuales correspondientes a 2015. Dichas cuentas fueron aprobadas con el voto contrario del socio privado. La Intervención General municipal ratificó el informe de auditoría financiera externa -ATD Auditores Sector Público S.L- y de la Comisión Técnica, en el que se señala que existe un déficit de inversiones en las instalaciones de los cementerios, principalmente en el de La Almudena, cuya estimación se cifra en más de 23 millones de euros (23,8 millones). Esta cifra se vería rebajada –tras contabilizar gastos, beneficios, bajas de licitación y otros gastos- a 21,96 millones euros. Tanto el informe de auditoría realizado por ATD como el de la Intervención General del Ayuntamiento de Madrid confirman que las cuentas anuales aprobadas expresan en todos los aspectos significativos "la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios".

El consejo de administración de la sociedad del pasado mes de febrero, ya había aprobado por mayoría -con el voto en contra de los representantes de capital privado-, aceptar el informe técnico y asumir las obligaciones que se derivaran del mismo. La empresa Funespaña S.A. viene participando desde 1992 con el 49 por ciento en la EMSF y pasará a ser íntegramente municipal el próximo 16 de septiembre. Hay que recordar que la privatización se hizo por tan solo 0,6 euros (100 pesetas) y que, desde entonces, Funespaña ha recibido dividendos y el 20 por ciento de los beneficios netos a lo largo de las últimas décadas, un rendimiento extraordinario, ya que invirtió 1,2 millones de euros (200 millones de pesetas) y a cambio ha obtenido 64,6 millones de euros.

La EMSF, creada en 1966 con una duración de 50 años, ha concentrado hasta ahora la gestión de los 14 cementerios, 2 tanatorios y 2 crematorios municipales, tarea que pasará en septiembre a ser realizada directamente por la Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios S.A. mediante la fórmula de sociedad mercantil, de capital íntegramente municipal. El Ayuntamiento asumirá los 529 trabajadores (144 en cementerios, 115 servicios funerarios y 270 servicios de carácter transversal), contratados actualmente por la EMSF.

La forma de extinción de la sociedad, determinada por el artículo 111 del RSCP (Reglamento Servicios Corporaciones Locales), dispone que "revertirán a la entidad local, sin indemnización, el activo y pasivo y, en condiciones normales de uso, todas las instalaciones, bienes y material del servicio". El Ayuntamiento de Madrid, por tanto, exige a la sociedad que realice las actuaciones necesarias para que los bienes afectos a la concesión del servicio de cementerios se encuentren en perfectas condiciones de uso en el momento de su reversión, en base al informe elaborado por una empresa externa sobre "el estado de conservación de los inmuebles y bienes afectos".

El pasado mes de enero, la Comisión Técnica recibió el informe sobre el resultado de los trabajos realizados por la empresa, que llega a la conclusión de que existe un déficit de inversiones en las instalaciones de los cementerios, principalmente en de La Almudena, cuya estimación cifra en 23,8 millones. No obstante, el gasto que finalmente tendría que soportar la sociedad -tras contabilizar gastos generales, beneficio industrial, bajas de licitación y otros gastos-, se vería rebajada a 21,96 millones de euros.

Perfectas condiciones de uso
Este informe fue aceptado en el consejo de administración de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios del pasado mes de febrero, en el que se asumieron las obligaciones derivadas del mismo. Sin embargo, Funespaña interpuso una demanda, a la que posteriormente la sociedad ha presentado contestación. Sin perjuicio de que en el futuro deba prevalecer la situación jurídica que se derive de la sentencia, la Intervención municipal considera correcta la provisión dotada y señala que, "al término de la concesión, cualquiera que sea su causa y en el plazo máximo de un mes, habrá de efectuar todas las correcciones, reparaciones y sustituciones que los Servicios Técnicos Municipales determinen, a fin de que el Ayuntamiento reciba las instalaciones en perfectas condiciones de uso".

El Ayuntamiento había nombrado anteriormente un interventor técnico para llevar a acabo el examen del estado de conservación de las obras y material y se constituyó una Comisión Técnica -integrada por tres representantes municipales y dos del capital privado-, que acordó la contratación de los "trabajos para el análisis del estado de conservación de los inmuebles e instalaciones de la actual Empresa Mixta de Servicios Funerarios", contrato de licitación adjudicado a la empresa Cemosa, S.A.

La Intervención General también incluye un apartado en su informe en el que llama la atención de que no se hayan reclamado intereses a Funespaña en el "reintegros de pagos indebidos" correspondientes al año 2002. Según la Intervención, la Empresa Mixta de Servicios Funerarios debería haber realizado el correspondiente cálculo y exigido al socio privado su abono. Según indica también el informe de Intervención, en el año 2002, Funespaña reintegró a la EMSF 663.493,32 euros correspondientes al 20 por ciento de 3,31 millones de euros, importe de los gastos no contabilizados en la primera formulación de las cuentas e incluidos después en la definitiva.

Estas cantidades fueron descontadas a Funespaña de las liquidaciones trimestrales correspondientes a los gastos de gestión corporativa, pero no se tuvieron en cuenta los oportunos intereses. Desde entonces, la Intervención ha venido poniendo de manifiesto, año tras año, esta circunstancia, que ha vuelto a recordar en el pasado consejo de administración: "La EMSF, S.A. debería haber calculado y exigido a Funespaña el reintegro de los importes o efectuar la oportuna compensación en las liquidaciones emitidas". Es decir, la Intervención Municipal constató que la EMSF ajustó los gastos de gestión corporativa que se abonaban a Funespaña a la nueva situación de los estados financieros de la sociedad pero no exigió el reintegro de los intereses legales correspondientes, ajuste que aún sigue pendiente.

Reintegro de pagos indebidos
La Intervención General del Ayuntamiento de Madrid ha ratificado el informe de la auditoría financiera externa aprobado en la junta general de accionistas de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios e incluye un apartado en su informe en el que llama la atención de que no se hayan reclamado intereses a Funespaña en el "reintegro de pagos indebidos" correspondientes al año 2002.

Según Intervención, en el año 2002 Funespaña reintegró a la empresa mixta 663.493,32 euros correspondientes al 20 por ciento de 3,31 millones euros, importe de los gastos no contabilizados en la primera formulación de las cuentas e incluidos después en la definitiva. Estas cantidades fueron descontadas a Funespaña de las liquidaciones trimestrales correspondientes a los gastos de gestión corporativa, pero no se tuvieron en cuenta los oportunos intereses. Desde entonces, la Intervención ha venido poniendo de manifiesto, año tras año, esta circunstancia, que ha vuelto a recordar en el pasado consejo de administración.

Es decir, la Intervención Municipal constató que la empresa mixta "ajustó los gastos de gestión corporativa que se abonaban a Funespaña a la nueva situación de los estados financieros de la sociedad pero no exigió el reintegro de los intereses legales correspondientes, ajuste que aún sigue pendiente". En el mismo documento contabiliza una provisión por el déficit detectado en el estado de conservación de los cementerios de la ciudad, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado. Asimismo, la Intervención valida el criterio reflejado en la memoria, en la que se exige a la sociedad que subsane el "déficit de inversiones en las instalaciones de los cementerios". También incluye un apartado en su informe en el que llama la atención de que no se hayan reclamado intereses a Funespaña en el "reintegros de pagos indebidos" correspondientes al año 2002.

Desde el Ayuntamiento siempre han insistido en el "rendimiento extraordinario" obtenido para el socio privado ya que invirtió 1,2 millones de euros (200 millones de pesetas) y a cambio recibió 64,6 millones de euros. El Ayuntamiento asumirá los 529 trabajadores (144 en cementerios, 115 servicios funerarios y 270 servicios de carácter transversal), contratados actualmente por la sociedad. El Consistorio exige a la empresa que realice las actuaciones necesarias para que los bienes afectos a la concesión del servicio de cementerios se encuentren en perfectas condiciones de uso en el momento de su reversión, en base al informe elaborado por una entidad externa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios