www.madridiario.es
Bomberos revisan el estado del inmueble.
Ampliar
Bomberos revisan el estado del inmueble. (Foto: Chema Barroso)

Los vecinos de edificios colindantes a la explosión podrían retornar a casa esta tarde

jueves 21 de enero de 2021, 13:59h

Los inquilinos de los inmuebles colindantes al edificio del arzobispado que explosionó la tarde del miércoles podrían regresar esta misma tarde a sus casas. Así lo ha avanzado el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien ha precisado que trabajan en la inspección de los bloques afectados para que "retornen sin peligro a sus hogares". En el caso de los ancianos evacuados de la residencia aledaña, ha preferido "no aventurar" una fecha ante "las labores de desmontaje en la pared medianera" que se están acometiendo.

En la misma línea, el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, ha trasladado que se estima que los residentes de los números 104 y 106 de la calle Toledo regresen a sus domicilios a lo largo del día de hoy "si la compañía de gas ve que todo está bien y hay calefacción". Además, ha explicado que el 102 presenta "daños en la cubierta porque el muro medianero de ladrillo explotó y salió como metralla". En consecuencia, se registran desperfectos en la cubrición y en el último piso, donde incluso el muro está "agujereado" por los impactos.

"Más allá de eso no existe un daño estructural que ponga en peligro la integridad de los edificios, son daños en albañilería o cristales", ha precisado el edil sobre el estado de las construcciones cercanas al siniestro. En estas también se están efectuando inspecciones en los forjados, las cornisas y voladizos.

Técnicos del área de Control de la Edificación evalúan en estos momentos las posibles afecciones en ocho recintos: tres bloques de viviendas, el colegio La Salle La Paloma, la residencia de ancianos Los Nogales y tres edificios más de titularidad municipal. Estos últimos son un centro de atención infantil, un centro de servicios sociales y un vivero de empresas. "Los tres están cerrados, sin uso y están siendo revisados", ha señalado Fuentes.

Respecto a la demolición, Martínez-Almeida ha apuntado este jueves que durará "no menos de dos semanas". El desmontaje se llevará a cabo desde gruas "de gran calado", ha especificado el delegado de Desarrollo Urbano, ante la imposibilidad de acceder al interior por el riesgo de derrumbe. Aunque se había indicado que solo serían objeto de derribo las cuatro plantas superiores, el concejal ha aclarado que "la realidad es que se está evaluando hasta qué parte del edificio se va a desmontar". Esta tarde se tendrá "un avance claro de cuál es la parte que se queda en pie", ha manifestado.

Actuaciones de los servicios municipales

En la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, la delegada de Emergencias y Seguridad, Inmaculada Sanz, ha indicado que "siguen estando presentes servicios de emergencia" en el lugar del suceso. La portavoz municipal ha detallado que ayer se desplegaron en la zona 70 agentes de Policía, el servicio de medios aéreos con los drones, 23 dotaciones de Bomberos, 28 vehículos del Samur y dos unidades del Summa.

Samur Social acompañó a 56 usuarios de la residencia, que fueron derivados a otros centros geriátricos en Paseo Imperial y Pontones y se desplazaron 23 vecinos a un hotel "para que pudiesen estar alojados", ha expuesto la vicealcaldesa, Begoña Villacís.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios