www.madridiario.es
El desmontaje del edificio siniestrado en la calle Toledo durará mínimo dos semanas
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

El desmontaje del edificio siniestrado en la calle Toledo durará mínimo dos semanas

El día después de la explosión

jueves 21 de enero de 2021, 07:54h

Técnicos de Edificación del Ayuntamiento de Madrid están revisando gracias a una grúa de más de 30 metros de largo el estado de las últimas plantas del edificio de la calle Toledo 98 que explosionó ayer por la tarde debido a un escape de gas.

A las 11:45 la pluma de la grúa ha elevado una cesta en la que varios técnicos se han subido para llegar a los últimos pisos del inmueble. Por su parte, según fuentes de Emergencias Madrid, los Bomberos están inspeccionado los edificios anexos para comprobar si están en condiciones de que puedan volver sus residentes.

A ellos les han confirmado de momento que pueden quedarse una noche más en el hotel donde han pasado la noche. A lo largo de la mañana han continuado llegando vecinos para intentar pasar a sus casas. Algunos lo han conseguido y han recogido ropa, documentos, dinero y algunos enseres.

La presencia de las grúas, además de los equipos de Bomberos, Policías y Samur en la zona obligarán a que la calle Toledo en ese tramo siga cortada al menos varios días, lo que también afecta a las cinco líneas de autobuses de la EMT que pasan por allí. Y es que varias palas siguen retirando escombros y elementos susceptibles de caer a la vía o en mal estado del bloque afectado y aledaños.

Por otro lado, fuentes del Área de Desarrollo Urbano del Consistorio han señalado que el edificio donde se produjo la deflagración había pasado las inspecciones técnicas oportunas. Ahora hay que conocer si la caldera de gas, supuesto origen de la estallido, había pasado las correspondientes revisiones.

El desmontaje del edificio durará al menos dos semanas

El desmontaje del edificio durará al menos dos semanas, ha dado a conocer este jueves el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno de la ciudad.

"Se han iniciado hoy los servicios, se trabaja en la inspección de tres edificios colindantes, pero el desmontaje del edificio no durará menos de dos semanas", ha expresado a renglón seguido.

Almeida ha manifestado que confía en que si no hay daños en los edificios de la calle, los vecinos vuelvan a sus domicilios entre este jueves y viernes.

Por su parte, la delegada de Seguridad y Emergencias y portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, ha indicado que los hospitales de campaña de Samur-Protección Civil atendieron ayer tras la explosión a un total de seis personas que no precisaron finalmente traslado a otros centros hospitalarios.

Sanz ha explicado que ayer hubo un total de 70 agentes de Policía Municipal, con apoyo de la Unidad de Seguridad, así como medios aéreos con los drones, "que permitieron tener una visión exacta de lo que estaba ocurriendo". También se acercaron hasta el lugar 23 dotaciones de bomberos con 50 efectivos.

También se desplazaron 28 vehículos de Samur, vehículos de mando, farmacia móvil y psicólogos, así como dos unidades del SUMMA.

Policía Municipal retira los vehículos dañados por los cascotes

La Policía Municipal de Madrid está retirando esta mañana los vehículos dañados por los cascotes del edificio, algunos de ellos gravemente dañados.

Hasta las 10:00, habían retirado cuatro de estos coches. A esa hora también ha entrado una gran grúa a esa calle, que continúa acordonada por los agentes, para labores de más pesadas de retirada de elementos inestables del inmueble.

Por otro parte, hasta el cordón policial se han acercado algunos vecinos de los edificios desalojados próximos al de la deflagración para coger algo de ropa, dinero y objetos personales de su casa. Han pasado la noche algunos con familiares y otros en un hotel habilitado para la ocasión.

Una de ellas ha sido Margarita, del edificio del número 102. "Todos los cristales están reventados, parte de la pared se cayó. Pero no sé nada más porque cuando pasó todo cogí los perros y salí de casa pitando", ha relatado. La buhardilla entera parece que está caída. Es un edificio de 130 años. Esto va para largo, no sabremos cuándo podremos volver, antes hay que ver en qué condiciones está el edificio", ha relatado a los medios.

En el lugar, además de los Bomberos y Policía Municipal y Nacional, también se encuentra Samur en preventivo -ya retiró los dos puestos de mando sanitario- y una furgoneta de una ONG que provee de bebidas calientes y agua a vecinos afectados y profesionales que están trabajando en la zona.

Solo uno de los heridos permanece ingresado

Uno de los heridos en la explosión permanece ingresado, según consta en el último balance de los hospitales del Servicio Madrileño de Salud de la Comunidad de Madrid.

La fuerte deflagración costó la vida en el momento a tres personas, dos de ellas viandantes que en este momento paseaban en una zona próxima al inmueble y otra de ellas un operario que revisaba la caldera del inmueble. Horas más tarde fallecía un sacerdote en el Hospital de La Paz.

Tras ello, permanece ingresado un varón de 53 años en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid con traumatismo craneoencefálico leve y fracturas costales. La previsión es que sea dado de alta a lo largo de este jueves.

Según consta en el balance, anoche se dio de alta a un varón de 29 años con fractura del peroné que había sido trasladado al Hospital Clínico San Carlos.

Almeida destaca la labor de los vecinos "que se lanzaron a la calle a retirar cascotes y ayudar a heridos"

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha destacado este jueves la labor de los vecinos de la calle Toledo que ayer, tras la explosión, "se lanzaron a la calle a retirar cascotes y a ayudar a heridos".

Así lo ha valorado en una entrevista en Telecinco, en la que ha lamentado el fallecimiento de cuatro personas por la deflagración. Si bien, ha apuntado que "la tragedia podría haber sido infinitamente mayor", pero que "gracias" a la nieve y el hielo en el colegio La Salle La Paloma, los alumnos no estaban fuera.

El regidor ha reiterado que de forma controlar se van a derribar las plantas altas del edificio, completamente destrozadas tras la explosión, y aún así queda "revisar el edificio de la residencia de personas mayores" así como desescombrar el patio "y hacer también revisiones".

También ha asegurado que la Junta de distrito de Centro ha establecido un "canal de atención" para todas las personas que han sido atendidas.

Revisan el edificio con drones

Agentes de los Medios Aéreos de la Policía Nacional se encuentran desde primera hora en la zona utilizando pequeños drones para filmar el estado de las plantas más afectadas. El objetivo es conocer si se puede acceder al edificio en condiciones de seguridad y cuando puedan los agentes realizarán una inspección ocultar pasando unos días.

Las imágenes servirán de apoyo a la Policía Científica para recabar pruebas para determinar las causas de la deflagración. Se ha abierto un atestado que lleva la comisaría de Centro y los agentes han tomado ya declaración a algunos testigos.

Por otro lado, continúa la búsqueda de Brutus, un perro "muy pacífico" cuya familia sigue buscando después de que ayer se perdiera asustado por la explosión en la calle Toledo. La asociación Nueva Vida Adopciones ha facilitado en sus redes sociales un teléfono, el 676 96 78 01, para informar del posible paradero de Brutus.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios